Ir arriba

Comentarios (72)

Arnaldo Merbilhaa Romo | 24.11.2014
Este señor viene hablando de la reforma que esta llevando a cabo desde el 2011. Lo más increíble es que para sus hijos no cumpla con ninguno de sus planteamientos. Existen miles de colegios privados de excelente calidad, los costos de ellos varían desde los $150.000 a los $550.000, pero este señor LIBRE y VOLUNTARIAMENTE elige el de $550.000,pero no deja que esta libre elección, se pueda hacer en otros estratos de la sociedad. Ojalá CIPER deje el sesgo ideológico y haga periodismo de verdad.
Patricia | 23.05.2013
¡¡ Bien...¡¡ un priviligiado que reconoce la ceguera de los demás priviligiados. Aunque no quieran, todo caerá por su propio peso y Dios nos libre de las batallas que deberemos enfrentar los "resentidos contra los priviligiados" porque algo haremos. Esta injusticia tendrá su fin.
Jakob Grille | 15.10.2011
Exactamente eso es lo que está mal en lo que exige CONFECH:Gratuidad a todo evento en el CRUCh es financiar a los pudientes en vez de mejorar las condiciones de los menos pudientes de llegar a la U.
Mary Carmen Vázquez | 23.08.2011
Soy consciente de ser una privilegiada de esta sociedad. Mi padre, que asistió a la Universidad cuando se supone que era gratuita, tuvo que pagar algo por estudiar. Obviamente que fue una cantidad mínima comparada con los obscenos aranceles de hoy en día (tenía compañeros que evidentemente podían pagar y estudiaron realmente gratis). En fin, como no salió endeudado pudo, sin llegar a ser millonario, pagar mis estudios universitarios y los de mis hermanas (2). Por lo tanto, ni mis hermanas ni yo tenemos una deuda por haber podido estudiar. Somos privilegiadas. Sin embargo, dada la situación actual y si no se producen cambios significativos, tengo la tremenda incertidumbre de si podré entregarle la misma oportunidad de estudiar a mi hija, que hoy tiene menos de dos años. Eso de los privilegiados que perpetúan sus privilegios a su descendencia eternamente se aplica a un número muy reducido de familias. Un ejemplo de esto es que entre estudios de pregrado y postgrado (esto último gracias al apoyo de becas estatales) o en participando en grupos de acción social universitaria (tanto laica como vinculada a la iglesia católica) jamás me he topado con algún familiar de los cuatro clanes mencionados ¿Dónde estudian?, ¿En Europa, como en la época de la Colonia? Me parece que se está encasillando a mucha gente en esta "elite" que, evidentemente, no forma parte de la gran mayoría de los chilenos, ni se involucran en la realidad de este país.
PABLO RIVERA | 19.08.2011
El comentario me hizo recordar la "cueca perseguida" donde la bella dama baila la cueca con el Patron y con el Huaso de campo. El Patron conquista a la huapa niña con sus hermosos atuendos y sus zapateos con espuelas, mostrando todo su poder... Y el Huaso, vestido solo con su poncho y sus ojotas, pero brilla su simpatia, su valentia y la gracia de sus alegres movimientos... Yo pienso que la hermosa dama sera feliz con cualquiera de los dos... Resumiendo, no todos tenemos la misma educacion... pero todos tenemos la misma oportunidad de ser felices !!!
Rodrigo | 09.08.2011
Lei la columna, la reenvié a conocidos porque es necesario conversar de estos temas. Pero sobre todo, aplaudo y no dejaré de aplaudir el comentario de MARCELO sobre un padre con un hijo privilegiado y otro en problemas. INCREIBLE, QUE PRECISO Y CIERTO, TE AGRADEZCO MARCELO.
Cuando una sociedad se polariza | Politiq Circus | 08.08.2011
[...] han argumentado muy bien las posturas estudiantiles y recomiendo leer lo que explican, por ejemplo las columnas de Fernando Atria. De las posturas contrarias (pro status quo “estamos súper bien así”) bien, gracias, [...]
andres guerrero | 06.08.2011
excelente columna, debo repara eso si que la educacion municipal en muchos casos esta en mejor pie que la particular subvencionada, en donde solo se cumplen las cifras(o se falsean) para conseguir la subvencion.
Marcelo | 04.08.2011
Respecto del legítimo derecho de un padre a elegir lo mejor para su hijo:  si un padre tiene más de un hijo y uno de ellos tiene problemas, no dudará en destinar más recursos para apoyar al más débil aunque tenga que reducir en alguna medida los privilegios de los que no tienen problemas.  No sería humano negar ayuda al débil para mantener los privilegios del hijo más fuerte... ¿qué actitud tendremos como sociedad? ¿qué le vamos a pedir al estado: dejar de atender a los débiles para no limitar los privilegios de los fuertes?
Marcelo | 03.08.2011
Estimado señor Atria, Gracias por expresar "todo lo que yo hubiera querido decir y nunca encontré las palabras correctas".   Me preocupa la distancia enorme entre su análisis y el discurso del gobierno.  ¿Hay alguna manera de conversar con el ministro Bulnes en estos términos? ¿Cómo podemos lograr que lea estos artículos? ¿O tendremos que seguir haciendo ruido en la calle hasta que escuchen?
Erika | 03.08.2011
Las escuelas eligen a los niños. Lo que pasa es que los padres ya saben como funciona el sistema y por lo tanto, o ponen billete o llevan niños con billete más excelentes calificaciones. Nadie pobre y con malas calificaciones intentaría siquiera llamar por teléfono para preguntar por las postulaciones al Saint George, por dar un ejemplo. Aunque viva al lado del colegio. Se entiende??? Cuando un colegio hace selección por lo que sea, dinero, notas o comportamiento, discrimina y atenta contra la LIBERTAD de elegir. Para que haya libertad no pueden haber barreras.
Marco | 01.08.2011
Nunca había pensado en pagar para elegir con quien no estar... en verdad nunca lo había pensado... En mi experiencia, mi pequeña hermanita está en la educación pública pública y básicamente por horarios y ese tipo de cosas (pudimos elegir, entre pocos lugares, pero pudimos). Yo, personalmente, siempre pensé en calidad del establecimiento, no en los compañeros... pero tiene sentido lo que dices. En fin, gran artículo.
Paula | 01.08.2011
La CEP muestra lo que quiere mostrar y lo que muestra dice bien poco. Las respuestas mayoritarias que no fueron favorables a su postura no siquiera las difundieron! Insistes en que el articulo culpa a los padres de alguna cosa. El problema no es de culpas o no culpas individuales.Por cierto que en el abandono en que se ha dejado a la educ municipalizada los padres buscan lo que creen que es mejor. Sobre la SEP hay mucho que decir (te respondo mas adelante) pero hoy no esta apuntando a terminar con la segregación ni a llegar al piso de una educación como corresponde, C'omo calculas el valor de educar a un ninho pobre para compensar su situación? Debieramos formar profesores 'especializados' en nihos pobres? Todo el planteamiento es en si mismo una oda a la segregación.  Sobre el fantasma de la selección, existe y los padres que pagan 20 mil pesos se sienten a salvo de aquellos que pagan 10.000 en el colegio de mas alla. Como no existen muchos estudios cuantitativos, vale la pena mirar los trabajos de seguimiento a experiencias de integración fallidas, no las tipo Machuca, sino esas en que un colegio particular se vuelve subvencionado. O lo que pasa cuando, por una crisis económica, llegan alumnos de mayor nivel socioeconómico a un colegio de menores recursos y al poco rato los recién llegados empiezan a complicarse porque, según ellos, "no todos los ninhos son para este colegio" y promueven la expulsión de los "malos elementos". Gentrificacion le dicen.  
Paula Mena | 01.08.2011
Cristobal, si te refieres a la SEP, pues sabr'as que la mayoria de los part subvencionados decidio no firmr el convenio pues exigia no seleccion, entre otras cosas. La famosa ley del 15% de alumnos vulnerables nadie la fiscaliza y el monto en que disminuye la subvencion segun el aporte que hacen las familias con el financiamiento compartido no es proporcional, es decir, de todos modos en el caso de esos alumnos se gasta mas que en los de establecimientos gratuitos (tal como Jofre planteo que tenia que ser o de otro modo no hay incentivo al pago). Y tu sabes que los part subvencionados gratuitos son una minoría. El asunto de la seleccion es de lo mas oscuro porque lo unico que se ha podido hacer es preguntarle a los colegios si seleccionan y a los padres si estan donde querian estar, lo que metodologicamente es absurdo pues la pregunta se formul'o en 4 b'asico junto con el cuestionario SIMCE, o sea 4 anhos despues de matricular a tu hijo, y no durante el periodo inmediatamente posterior al proceso de matricula. Adem'as, si no te aceptan en el colegio X y el de mas all'a si, puede que ese establecimiento no te parezca malo al cabo de 4 anhos, lo que no significa que el proceso de seleccion sea inexistente.
Carlos | 31.07.2011
Cristobal, usted no entiende el punto. Esas personas comunes y corrientes de las que usted habla, no quieren "mantener cuerpos de privilegios". Lo que quieren es la mejor educación para sus hijos, no mala educacion para el resto. El que quema leña no quiere contaminar la ciudad, solo quiere mantenerse caliente cuando hace frío. De modo que es usted el que, en su lectura del argumento contrario, cree que es necesario imputar esas finalidades perversas. En un año todo esta bien en la escuela. Al siguiente llegan unos alumnos vulnerables que como son tales producen disfuncionalidad en la clase, aprenden mas lento, etc. Que hará esa "persona común y corriente que genuinamente busca la mejor educacion para su hijo"? Si puede, lo cambiara a uno donde no este expuesto a compañeros de curso vulnerables. Entonces ira a un establecimiento que no reciba alumnos vulnerables, o que si lo hace sea mas selectivo con los tipos de vulnerabilidad, etc. Por supuesto, esta escuela no tendrá un letrero que diga "no se aceptan flaites" porque eso seria ilegal. Tendrá un proyecto educativo que exija mayor presencia de los padres en la escuela, o niños que vengan de familias bien constituidas, etc. Además, el hecho de que usted ignore los efectos de la "pre-selección implícita" es insólito. Si usted tuviera escuelas para blancos y para negros, como había en algunos estados de estados unidos, como los negros sabían que las escuelas para blancos no los aceptarían no postularían, y responderían "si" a la pregunta del CEP. En lo relevante, la CEP no muestra nada.
CRISTÓBAL | 31.07.2011
Entendió mal mi punto Sr. Atria, independientemente de si ya hubo una pre-selección implícita por capacidad económica como sostiene Carlos (lo que no es tan claro considerando que existen cuotas de becas que deben asignarse por ley según criterios exclusivamente de vulnerabilidad -por lo que la capacidad de pago no debiera ser una restricción activa a la hora de elegir por primera vez-), lo que muestra la CEP es que el resto de los mecanismos grotescos de segregación que buscan ciertos grupos para arrancar de otros y mantener cuerpos de privilegios bajo control, es en buena medida un fantasma, y que los colegios son más bien abiertos a recibir alumnos que a excluirlos en el grueso del sistema educacional. Lo que hay en realidad, son personas comunes y corrientes que buscan genuinamente que sus hijos tengan la mejor educación posible, no por oposición a la calidad educacional de otros, ya que saben perfectamente que con los $45.000 mensuales que les ofrece el Estado a poco podrían aspirar. Afortunadamente, si ése es el escenario, se están configurando caminos mucho más efectivos para reducir brechas que los que plantea Atria, como queda consignado en mi comentario a su columna Nº2.  
Racatán | 30.07.2011
Cómo que nadie sostiene el mito de que el sistema chileno permite la elección de los padres... la última vez se lo escuché a la ex ministra Ena, casi rogando, para que los auditores comprendíeramos que había una cosa sagrada que defender en este vapuleado sistema educativo (y era justamente lo que ella defendía): la libertad de elegir. Recuerdo que fue en una entrevista en radio bio bio, donde además dijo que había que tenerle cariño a nuestra democracia tan criticada, "porque nos costó tanto tenerla", dijo ella, (ella puéh, que ahora se va al Senado con el voto de los que mandan en la UDI...) No nos engañemos: esa afirmación es uno de los grandes argumentos de fachada, que les permite ocultar los verdaderos argumentos, esos que no se pueden decir porque son descarados. Artia dice que es la mantención del privilegio; yo pienso que también es el gran negocio que hay detrás, enormisimo negocio, que nadie ha investigado bien.
Tomas | 30.07.2011
Cristobal, claro y bien fundado el punto que señalas, pero te esfuerzas en vano. Atria no está interesado en buscar soluciones sino culpables, por supuesto todos menos el. No conozco a nadie que sostenga el mito se pone como objetivo derrumbar, así es que el esfuerzo me parece bastante ocioso. ¿Quiénes son esos expertos de los centros de estudio que "se dedican a jornada completa a buscar maneras de mostrarle al privilegiado que el sistema educacional en particular está construido de modo de mejorar todo lo que sea posible al que está peor situado"? ¿Quienes son los que niegan que el sistema actual es poco equitativo y de baja calidad y que eso tiene que cambiar? ¿Quienes son los defensores de esos privilegios? ¿No prometian ambas candidaturas presidenciales duplicar la subvención escolar?Atria se erige disimuladamente a sí mismo como el Quijote que se desmarca de los privilegiados (a un gran costo personal por supuesto) para encarar a los ricos que defienden sus privilegios a costa de los pobres, cuento viejo. Todo el que puede dar oportunidades a sus hijos mayores que las que ha sido capaz de ofrecerle el Estado lo hace y por supuesto los pocos ricos y la gran clase media de este país no son la excepción, pero de ahí a que lo hagan para sacar ventaja perpetuando la desgracia de otros solo puede suponerlo una mente oscura y torcida. ¿El 55% de los niños de Chile que va a colegios particulares subvencionados son los ricos del señor Atria?La realidad es menos sabrosa y vehemente y requiere de menos opinólogos mesiánicos y más trabajo. Con distintos puntos de vista todos los sectores, padres, investigadores, profesionales del rubro, estudiantes, expertos o economistas están tratando de resolver el problema y no de perpetuarlo. Le propongo al señor Atria un cambio de enfoque que le hará bien al alma. Use sus fuerzas para que la sociedad (a través del Estado) le pueda dar a los pobres esos privilegios que los ricos y la clase media han podido conquistar y pagar. Quizás así nivelamos para arriba y no para abajo.
Fernando Atria | 29.07.2011 | Socio/a 11 años y 5 meses
La serie 10 Lugares Comunes Falsos, por decisión editorial de Ciper, continuará el lunes. Aprovechando esta pausa quiero contestar algunas observaciones que han hecho llegar los lectores, a quienes agradezco todos sus comentarios. 1. El lector que se identifica como "Mer" cree que yo dije que “que los que trabajan en centros de estudios etc., es para perseverar con sus privilegios, demuestra su resentimiento y estupidez”. Precisamente no fue eso lo que dije. Aunque todo parece como si fuera una conspiración, no lo es. Es el resultado al que espontáneamente tienden las cosas, sin intervención: el sistema escolar tiende a segregarse; y la discusión pública y quienes fijan los estándares generales de “seriedad” técnica o científica tienden a convencerse de que lo que conviene a los privilegiados es lo que conviene a todos, etc. Nadie necesita intervenir en este proceso de mala fe, guiado por la intención de proteger sus privilegios. Pero una cosa es que lo que uno pretende hacer y otra cosa es la que uno hace. Para explicar este fenómeno, es decir, precisamente para excluir lo que el lector "Cristóbal" llamó una “teoría conspirativa” (aunque incomprensiblemente para mí él me la atribuye) era necesario decir un par de cosas sobre lo que "Iván" llamó “análisis pseudo-psicológico del "rico" que accede a una educación privilegiada”. 2. El lector que se identifica como "Elías Provoste" objeta mis afirmaciones “poco objetivas” que ejemplifica con la siguiente: “Por ejemplo el hecho de que el "rico" es un "ser egoísta" y casi culpable del "problema" por poner a sus hijos en los mejores colegios”. El Lugar Común N°3 responde, creo, a eso. Aquí basta reiterar que lo que sostuve es precisamente que el rico no es un ser egoísta, y precisamente por eso es que todavía hay esperanza. "Rodrigo Arcano" y "Francisco González" formularon la misma objeción, y la respuesta es la misma. Además "Francisco" me proveyó de la formulación que comento en el Lugar Común N°3 3. Le lector "Iván" sostiene que es “simplista e ideologizada esa visión sobre los criterios de admisión que pudieran tener los colegios al analizar las familias postulantes. Sé a ciencia cierta, porque soy profesor, que la variedad de proyectos educativos que uno puede encontrar entre los diferentes colegios particulares es enorme”. Respecto de la variedad de proyectos, no hay objeción y mi texto no dice nada en contra de eso. Respecto de primero está el problema: lo que los establecimientos hacen es aplicar sus criterios de selección, que han definido conforme a sus proyectos educativos. No tengo razón para dudar de eso, y en ningún momento le he imputado a nadie malas intenciones. Pero es claro que una cosa es lo que el establecimiento quiere hacer, y otra el efecto que ello implica cuando, a lo que ese establecimiento hace, se suma lo que hacen todos los demás. El mercado es extraordinario para ordenar y agregar preferencias y lo que el mercado tenderá a producir es una ordenación de establecimientos para destinatarios homogéneos. Sin entender la diferencia entre lo que guía a una persona cuando actúa y lo que esa acción implica cuando es sumada a las acciones de los demás, no es posible entender los orígenes del problema educacional chileno. 4. Alberto apunta que “Los colegios subvencionados tienen un tope a la mensualidad que pueden cobrar, que se ajusta a la subvención que reciben por alumno”. Esto es verdad, pero no afecta para nada lo dicho en el texto. Más arriba de los establecimientos subvencionados están los particulares pagados. Cuando alguien quiere y puede pagar más del máximo que cobra como financiamiento compartido un establecimiento particular subvencionado, va a la educación particular pagada. 5. Mario Ponce se queja de que se mira a la educación como preparación a la competencia. Él objeta a la idea meritocrática, porque después de todo, ¿porque los que pierden en la competencia deben llevar vidas miserables? Tiene toda la razón, por supuesto y mi referencia al a idea meritocrática no debe ser visto en oposición a lo que dice él. Es sólo que la idea meritocrática es la idea en la que descansa el modelo de sociedad de los que defienden el sistema educacional actual. Por consiguiente el argumento que se basa en ella es una manera de mostrarles que el sistema no está a la altura ni siquiera de sus propias promesas. Son ellos mismos, si quieren aplicar una idea meritocrátrica sin trampas, los que deberían ser los más preocupados con la desigualdad del sistema educacional. 6. Cristóbal cree que aludiendo a lo que dice la encuesta CEP puede mostrar que en Chile ha libertad real de elección, y con eso nos provee de un espléndido ejemplo de lo que se dice en la introducción: Carlos y Racatán responden mejor de lo que yo puedo hacerlo aquí. 7. Elizabeth Escobar pregunta por “propuesta y compromiso de acción”. Eso ya viene. La finalidad de las primeras 10 entregas es puramente negativa. Es posible que este posteo no sea del todo comprensible para todos los lectores, pues requiere leer con atención todos los comentarios. Yo lo he hecho y por eso quería responder las ideas y argumentos de las personas que escribieron. De nuevo, gracias a todos por sus opiniones. Fernando Atria.
Carlos | 29.07.2011
Y si esta tentado de responderme ironizando sobre el que esta en punta arenas y le gusta un establecimiento que queda en Arica, notará que el punto no puede decidirse apelando a encuestas, porque lo decisivo es por que la persona que responde eligió el colegio que eligió: las personas eligen dentro de las opciones que tienen abiertas, y el problema es que el sistema educacional abre opciones disimiles para las personas de acuerdo a su clase. En cuanto a su observación sobre teorías conspiradoras, quizás usted no notó que ellas son expresamente excluidas por el autor de la columna que usted comenta.
Carlos | 29.07.2011
Cristobal, usted supone que cuando las personas responden la encuesta CEP tienen como horizonte todos los establecimientos existentes. Lo probable es que la respuesta seria diferente si la pregunta fuera: "Suponiendo que usted pudiera elegir entre todos los establecimientos existentes en Chile, ¿Esta su hijo matriculado en el que elegiria en primer lugar?". La pregunta como está formulada esconde el hecho de que el sistema no asegura libertad, porque se formula por referencia al primer establecimiento elegido DE HECHO, con lo cual la pregunta es por si fue libre para elegir entre los establecimientos que consideró como opciones reales. Si habiendo 10 colegios usted solo puede pagar los establecimientos 1 y 2, porque los 3 a 10 cobran mas de lo que puede pagar, y sabiendo eso elige el colegio 2, y luego llega el encuestador del CEP, inducido por la pregunta ("¿Fue elegido por LA ESCUELA QUE ELIGIO o su postulación fue rechazada?") usted responderá "si" y quedará en su 93%. Seria interesante que el CEP formulara junto a la pregunta que usted cita la que yo imagine mas arriba (o una equivalente) y comparar sus resultados.
Racatán | 28.07.2011
Cristobal, en realida no es Atria el que tiene que explicar por qué lo que plantea no coincide con las cifras del CEP. Debieran ser los estudiantes los que tendrían que explicar esta enorme contradicción de que están en el colegio que quieren y más encima alegan. Yo que tu me iría a parar a una marcha y les diría "La encuesta CEP sobre educación señala taxativamente que ustedes tienen que estar contentos en sus establecimientos municipales. Y si no lo están es culpa de sus padres que eligieron mal porque si hubiesen elegido mejor estarían en el Verbo, que es donde me eduqué yo".
fredy moreira garcia | 28.07.2011
Comparto muchos de los conceptos vertidos por el sr.Atria, sin embargo me resulta dificil pensar un modelo educativo que corrija los privilegios de clase o la capacidad de eleccion de los individuos, creo que es un grueso error pensar que el sistema educativo per se sera capaz siquiera de minimizar las groseras diferencias socioeconomicos de nuestra sociedad, los sistemas educativos no hacen sino replicar las injusticias de la sociedad que las cobija y si bien la educacion puede ser una herramienta para, las reales soluciones pasan por voluntades politicas a la par con la implementacion de modelos economicos mucho mas justos, muy lejano a lo que hoy tenemos.
Luis F. | 28.07.2011
Mario Ponce, el tema de la educación es significativa en cuanto a la movilidad social, esto es, la posibilidad de que aquello que cuentan con las cualidades, pero no con los recursos, puedan competir en igualdad de condiciones con aquellos que sí tienen dichas ventajas.  En ese sentido, el peligro que atisban las personas ricas de este país (incluso a mí me produce cierto pudor decir esa palabra), es que si bien podrán dejar parte de su patrimonio a su descendencia, no podrán perpetuar para ellos la posición cultural, económica y social que algunas vez alcanzaron. En definitiva, el merito de haberte convertido en profesor universitario, no importará la misma suerte para tus hijos, quienes, en definitiva, tendrán que demostrar, por sí mismos, que cuentan con las capacidades o méritos para estar en tu posición o de mejorarla. De no ser así, tus hijos, nietos o bisnietos, pudieran, eventualmente, llegar tarde a la meta y, en ese sentido, ocupar aquellos puestos de trabajo que consideramos menos relevantes. Pues bien, según entiendo, si te preocupa lo desolador que pudiera ser el panorama para ellos en dichas circunstancias, entonces veo un cierto reconocimiento en la necesidad de mejorar la distribución de los ingresos en nuestro país. 
CRISTÓBAL | 28.07.2011
poco ayuda a avanzar cuando se intenta echar abajo los mentados "lugares comunes" para cambiarlos por otros equivalentes e igualmente falsos: - "son las escuelas las que eligen a sus alumnos y no al revés". Efectivamente en el reducido mundo de las familias que llevan a sus hijos a la educación particular pagada ese fenómeno es bastante notorio, supongo que el señor Atria pasó por ese tortuoso proceso y generalizó su experiencia personal hacia el sistema completo. La encuesta CEP sobre educación señala taxativamente lo contrario (ciertamente, dentro de la teoría conspirativa que plantea Atria puede que esos datos sean falsos y estén manipulados), ante la pregunta: "Cuando Ud. eligió por primera vez el colegio o escuela básica que más le gustaba para su hijo o hija, ¿fue aceptado y pudo matricularlo en esa escuela o su postulación fue rechazada por el colegio/escuela y debió matricularlo en otro?" Un mayoritario 93% señala: "Mi hijo/a fue aceptado en el colegio o escuela que más le gustaba". Es decir, sólo un 7% de la población ve el mismo panorama que el señor Atria, por lo que su aseveración puede ser calificada razonablemente como otro lugar común falso.
Andrés | 28.07.2011
excelente articulo! y la mejor prueba de ello, son los que opinan en contra de este, ya que sin darse cuenta, lo hacen en base a las mismas falacias psicologicas con las que fueron manipulados y adcotrinados en las decadas anteriores.
MARIA JOSE | 28.07.2011
Estimado Profesor confieso que algunos comentarios me parecieron violentos y algo tajantes, no por eso faltos de realidad, disfruto con la caida de los mitos y con el advenimiento de nuevas miradas, pero mi comentario se mueve también desde mi propia vida y desde la de los más queridos. Yo he sido privilegiada, soy profesora universitaria, egresé de un colegio de normalistas me casé con un hijo de obrero al que el estado dió todo el apoyo para estudiar y comparto con Pedro y con otros la idea de "terminar con la pobreza no sólo en mis bolsillos" y ello no ocurrirá con repartijas de platas. Haremos que suceda cuando ejerzamos ciudadanía exigiendo que la educación sea un derecho no un privilegio de quienes pueden pagarla o casi mueran en ese intento. Un comentario final desgraciadamente la inequidad existe desde la gestación no desde el nacimiento por eso debemos proteger la primera Infancia desde esta etapa.
Mario Ponce | 28.07.2011
Estimado Fernando, tu columna es interesante, simple y con palabras justas. Sin embargo me molesta, y esto tiene que ver con toda la discusion sobre el derecho a la educación, me molesta que tanto las libertades como la educación misma se disponga como una carrera en la que como sociedad justa, debemos hacer los mayores esfuerzos en que no hayan "privilegiados" que partan antes, o con ventajas para ganarla. Aún bajo estas condiciones interesantes ¿qué hacemos con los que pierden la carrera?. Pongamoslo de esta manera: hacemos lo posible (y hasta lo imposible) para que el hijo de la señora que limpia los baños en mi casa tenga las mismas oportunidades que un hijo de rico... todo sale como en cuento de hadas (o de vida de esfuerzo y orgullo como se puede leer por aquí), y este muchacho entra a la UC, estudia ingeniería y ciertamente no limpia baños... ¿la idea es que el baño queda sucio? o ¿el mercado nos provee de perdedores que no aprovecharon sus oportunidades y merecen garar un sueldo miserable?. Estoy de acuerdo en que la educación de hoy es terrible (la de los privilegiados también), pero plantear una situacion de "igualdad de oportunidades" en una batalla en que los derrotados están condenados tampoco es un marco prometedor.
Camilo | 28.07.2011
Creo que se pasa por alto el tema de la uniformidad cultural, que es uno de los caballos de batalla de la derecha. Porque respecto a ella es la libertad de elegir para ellos; que uno pueda salirse de las garras del estado y elegir un proyecto educativo y valórico específico. Y si la mayor parte de la educación retorna al estado está claro que no podrá decirse que cada colegio es un proyecto único en este sentido. Por aquí le achuntan, los padres ya no podrán elegir el colegio de la esquina de sello tan particular. Está claro que esto del proyecto único, del sello, es más una fantasía que una realidad, pero en el discurso asusta mucho perder la libertad (aunque en realidad no se la tenga por falta de plata) de no educar al propio hijo en un colegio afín a mis creencias.
Elizabeth Escobar | 27.07.2011
Muy buen artículo. Me gusta ¿cuál sería su propuesta y compromiso de acción para generar los cambios a todas luces tan necesarios? Hasta ahora, solo los estudiantes están en acciones concretas.
Lucia Uribe | 27.07.2011
los análisis están...y las voluntades?
Pedro | 27.07.2011
Señor Arcano: Soy hijo de chofer de micro con sueldo bajísimo. Estudié en liceo público, luego en la UC. Hoy gano un buen sueldo. Gasto cerca de 600 mil en educación para mis hijos, incluyendo al mayor en la UC (sin deuda). Y mis tres hijos están conscientes de que somos privilegiados. He tratado de dar a mis hijos la mejor educacion dentro de mis posibilidades, pero también les he inculcado que sean solidarios y luchen contra la pobreza, que sigan el ejemplo de otros que lucharon antes y crearon una educación pública de calidad y un sistema de becas que le permitieron a hijos y nietos de obreros, como yo, acceder a la "promoción social". Todos los primos de mis hijos estudian en escuelas públicas de pésima calidad y todos sus tíos son obreros y empleados. Y tanto yo como mis hijos, queremos un sistema educacional más justo, que ponga a todos (incluyendo a mis sobrinos) en condiciones de competir por un futuro mejor. Hay quienes salen de la pobreza y no quieren mirar atrás. Son los que se salvan solos y creen que a ellos les fue bien sólo por sus méritos, sin reconocer el aporte de cientos de personas que por décadas lucharon para que tuvieran acceso a educación pública de calidad. Yo no. Me enorgullece provenir de un sector popular y hasta hoy disfruto el cariño de mis amigos y vecinos del viejo barrio. Por ellos y sus hijos tengo la esperanza de terminar con la pobreza no sólo en mis bolsillos. Y para eso se requiere que el Estado asegure educación de calidad e igualitaria para todos.
ENRIQUE HERRERA VIDAL | 27.07.2011 | Socio/a 6 meses
Excelente artículo. Aprovechando el impulso del autor por desmitificar algunos pilares ideológicos de este perverso sistema, agrego otro "Sólo la educación privada genera calidad puesto que estimula la competencia".  Leyendo algunos post no puedo dejar de frustrarme ante la calidad de ciudadanos que tienen algunos compatriotas. Estar a favor de este sistema puesto que "yo quiero lo mejor para mis hijos y quiero que estudie en un colegio en que no tenga compañeros cogoteros" es, por decirlo menos, de una intelectualidad retrógrada. Así tienen que haberse sentidos los del Klu-Klux-Klan cuando Marthin Luther King hablada de que "tenía un sueño". O Jaime Guzmán al escuchar el discurso de Allende desde el balcón de la FEUCH, cuando hablaba de que en Chile comenzaba "nuestra segunda independencia, la independencia económica de Chile". Lo más triste de todo es que las primeras voces que escuchamos de crítica a la crítica del sistema provengan de ciudadanos como uno, estoy seguro que los primeros que criticaron a Marthin Luther King fueron sus propios hermanos de raza. Pero bueno, este modelo no da para más e inevitablemente esto, más temprano que tarde, desembocará en un modelo mejor y más justo para nuestros habitantes. Agradezco al autor del artículo por atreverse a ser lúcido. "En tiempos de mentira, decir la verdad es un acto revolucionario". 
Avispa | 27.07.2011
¿Quiénes son los Privilegiados? El autor habla de un sujeto social anónimo. Que las condiciones sociales tienden a reproducirse es obvio. El juego social es suma cero y no conozco sociedades donde el juego sea distinto de cero. Pueden decir que los países Escandinavos, Canadá, Suiza, etc. son sociedades con mayor equidad y con resultados sociales distintos a cero. Sin embargo, el hecho que internamente sean más equitativas no las pone en una burbuja con respecto a otras sociedades que pagan los costos de ese bienestar. Las teorías Robin Hood no son suficientes para afrontar el problema de la equidad.
Alberto | 27.07.2011
Excelente. Solo quiero aportar un dato: Los colegios subvencionados tienen un tope a la mensualidad que pueden cobrar, que se ajusta a la subvención que reciben por alumno (Art. 25 dfl2 98)
Patricio | 27.07.2011
Muy buena columna y de todos los comentarios, casi todos buenos (salvo pocos rancios…) quiero destacar con agradecimiento el de Juan Pablo : "Excelente la columna del señor Atria, de hecho yo soy un privilegiado de colegio particular pagado y apoyaría un aumento de impuestos (a los ricos como yo) con tal de tener una educación de calidad sin segregación." Ojalá, Juan Pablo, haya más jovenes como tu en tu medio, pues sólo así este país podrá mejorar.
Daniel Fuentes | 27.07.2011
Siento algunos comentarios pero la libertad de escribir es buena, realmente el articulo es brillante y estremecedor, sin lugar a dudas buscare el libro y continuare leyendo estos artículos.  sinceramente gracias
Pablo | 27.07.2011
Sus palabras permiten aclarar muchos mitos que subsisten en nuestra sociedad. La segregación socioeconómica, como la xenofobia, el antiislamismo son aristas de un mismo problema. Lucha de clases, categoría que extirpamos de nuestro vocabulario por temor a ser catalogados como retrógrados, pero que hoy cobra vigencia, que paradoja..
Diego | 27.07.2011
Lo felicito, una excelente columna.  Necesitamos más docentes jugados por el movimiento... Atte. Un hijo de Bello
Rodrigo Arcano | 27.07.2011
Soy hijo de marino raso y sueldo bajisimo. Estudié y ahora gano dinero. Osea según mi compadrito pertenezco al grupo de lo privilegiados. Para mas remate, me salió un hijo super inteligente y como yo me preparé para que no le deba un peso a nadie, él también pertenece al grupo de los privilegiados. Acaso debemos renunciar a lo que hemos obtenido con legitimo esfuerzo de generación en generación. Creo que este compadre ve el problema desde un solo angulo. Comparto el hecho de que los mas ricos, pero los mas ricos de los ricos teman. Pero hay que ser objetivo, no todos somos super ricos, sin embargo nuestro único norte ha sido la educación y los beneficios estoy por cosecharlos.
luz | 27.07.2011
Gracias a Ciper y al autor del (los) articulo(s) por esta refrescante y (desde mi humilde punto de vista) certera y franca exposición sobre la educación chilena y sus mitos. Ojalá puedan leerla aquellos que se encuentran en posición de hacer algo concreto por la educ. en Chile.
Francisco Gonzalez | 27.07.2011
Es una visión muy simplista, elementalmente teórica, lo que pasa es que la mayoría de los padres y madres quiere lo mejor para su hijo, y en los sectores de menores ingresos se busca la seguridad, ningún padre está tranquilo si su hijo se relaciona con jóvenes que tienen problemas de drogas u otros vicios que son muy generalizados, me gustaría saber si está dispuesto a que su hijo conviva con niños que entran a clases con cuchillos y que resuelven sus problemas a la fuerza brutal del que tiene más barrio, le sugiero humildemente que salga y conozca las poblaciones para que entienda un poco lo que sucede en la realidad. 
Jorge Oyarzun | 27.07.2011
Se trata de dominacion de clase y la educación es uno de los ámbitos históricamente mas importantes, en toda época y lugar. Los "privilegiados" en Chile a partir del golpe de estado del 73, se dispusieron a destruir las bases que permitio a los "no privilegiados" desafiar su dominación de clase. La educación fue uno de sus objetivos mas preciados y hoy vemos el resultado de aquello. No hay que olvidar que, en su tiempo, los latifundistas se negaban a que sus peones fueran a la escuela de forma oblgatoria, porque eso atentaba contra su libertad que incluía su derecho a no educarse. No estaban tan equivocados: esos campesinos que aprehendieron a leer y escribir en los 40 y 50, hiciéron la reforma Agraria en los 60 e inicios de los 70. Eso es lo que aterra a los "privilegiados", saben que educar es la puerta a la libertad.
gaby. | 26.07.2011
bueno el comentario,. pero en realidad como dijo, fernando ¡¡¡¡de que sirven los análisis sobre la realidad de la educacion en chile ,si en realidad son los encargados del poder,y tienen que hacerse cargo,ellos tienen el ¡¡¡PODER¡¡¡,, MUCHOS DE ELLOS , SON DUEÑOS DE UNIVERSIDADES,COLEGIOS,ETC..Y SON LOS MISMOS QUE IMPLANTAN LEYES ,PROPUESTAS ETC.. y no tienen el interes de cambiarlo.
IVAN | 26.07.2011
Interesante columna. Desafortunadamente, mezcla verdades importantes con exageraciones burdas. Es innegable (y a estas alturas sólo unos pocos "ciegos" se atreverían a afirmar lo contrario) que la educación pública chilena es de pésima calidad. En todo caso, es muy probable que siempre haya sido así y no es que ahora esté peor (mal que les pese a los nostálgicos "normalistas"). Ahora, dejando claro esto, me parece una caricatura ese análisis pseudo-psicológico del "rico" que accede a una educación privilegiada. Y también me parece simplista e idiologizada esa visión sobre los criterios de admisión que pudieran tener los colegios al analizar las familias postulantes. Sé a ciencia cierta, porque soy profesor, que la variedad de proyectos educativos que uno puede encontrar entre los diferentes colegios particulares es enorme.
NIM | 26.07.2011
Buenisimo opinión!!! y desde la desmitificación del mito 1 hacia abajo es genial!!!! 
Luis F. | 26.07.2011
Me sorprende, Mer  ¿Te das cuenta que tu discurso no es muy distinto de aquellos que propenden a la segregación racial? ¿En verdad crees que un pobre, por ser pobre, no cuenta "potencialmente" con las habilidades de tus hijos? Lo que el autor propone, Mer, es que tus hijos tienen ventajas reales únicamente porque pudiste pagar una educación tal, que en la competencia de la vida, les permitió largar más cerca de la meta, pero que suprimida esa ventaja (igualdad en la partida), probablemente tus hijos serían superados por aquellos otros... Sí sí, también soy padre y te entiendo: uno quiere lo mejor para los hijos, asegurarles alguna posición, etc. Pero no es justo que el jeque arregle la partida, que debas apostarle al caballo más escuálido, porque largó antes. 
Claudio | 26.07.2011
Soy (lamentablemente) de la UAI y estoy gratamente sorprendido, creo que es primera vez en la historia del cole.. perdón Universidad, que un profesor -públicamente- dice la verdad y no lo que se espera en el circulo social delos GCU. Espero que no pierda su pega y lo felicito.
Felipe | 26.07.2011
Muy bueno el articulo, me parece excelente la forma como se aborda el problema para desenmascarar las mentiras de las que somos victimas; una sugerencia que me permito hacer es que creo que los mismo contenidos aqui incluidos debiesen ser tratados en otra instancia que permita mas acceso al resto de la poblacion, ya que las personas de mayor edad por ejemplo a veces no se informan a traves de estos medios, y lo otro es que se adecue un poco el lexico para hacerlo mas accesible a otros lectores, ya que no toda la poblacion ha recibido (como el mismo articulo señala) una educacion de 100 o 1000 como para entender a cabalidad lo que quiere expresar el texto
Camilo Azúa | 26.07.2011
Felicitaciones por la iniciativa de desmitificar el debate sobre la educación. Veo por el comentario de Mer que aún existe gente que parece creer que las aptitudes personales juegan un rol decidor en el éxito académico de una persona. Es casi como si el 37% más pobre de la población efectivamente fuese más tonta, o tuviese menos aptitudes naturales que el otro 63% de la población. Concuerdo con que no puede reprocharse que los privilegiados busquen lo mejor para sus hijos (estudié en un colegio privado), pero no podemos desconocer que eso lleva a la segregación naturalmente. Independiente de si lo consideramos justo o natural, debemos tener la capacidad de tomar distancia, analizarlo y decidir si nos complace. A mí no, y estoy dispuesto a cambiarlo. Esto no es resentimiento, es el ejercicio más básico de la vida en sociedad.
Racatán | 26.07.2011
Por fin.... ahora espero que cuando un ministro diga, "por qué quieren cambair un modelo que garantiza la libertad de elegir a los padres", los periodistas le digan, "la libertad de elegir la tienen solo los que pueden pagarla" y no se queden callados como tontos. Lo otro que me gustó es el palo que le pega a los académicos y expertos que sostienen e inventan falacias para aliviar el cargo de conciencia de los privilegiados... notable. Se me ocurren varios nombres de académicos. Ciper podría hacer un concurso con eso.... Gracias señor Atria.
EDO | 26.07.2011
El autor en su articulo señalaba una "conspiracion de los ricos" contra los mas pobres. Me parece que es acertada su tesis ya que por ejemplo cuando un colegio de excelencia como Nido de Aguilas, Santiago College, Grange School o Saint George construyen su excelente infraestructura en lugares como Vitacura, La dehesa, La reina y ademas cobran aranceles para ricos, y ademas hacen entrevistas con los padres para ver si se adecuan a su modelo educativo obviamente lo hacen no con el fin de seleccionar a los alumnos mas capaces sino que los que tienen mejores redes sociales que en el futuro les sean utiles. Chile es un pais de castas al mas puro estilo bananero. Si el comun de los mortales supieran como realmente vive la gente adinerada en Chile saldrian a la calle a reclamar ms igualdad..eso no mas.
Daniel | 26.07.2011
Muy buena columna, y muy bueno el ejercicio propuesto. Quizás te recomendaría no redundar tanto y resumir algunos párrafos. Pero es un detalle. Sin duda este punto de vista enriquece aún más el debate. 
Gabriel | 26.07.2011
Excelente columna, por fin alguien se atreve a desmitificar, con argumentos sólidos, nuestro sistema educacional de mercado. Me tocó la experiencia de buscar un colegio pagado para mi hija, y es exactamente como dice el sr. Atria, te maltratan, creen que te hacen un favor, ellos son los que te eligen. Por otro lado es casi como ir a un mall o al supermercado a comprar un producto. Este sistema esta pensado para segregación y sobre todo para generar mano de obra barata. Pd. Las mismas lucas que me pide un colegio pagado preferiria paragarlas en impuestos, a cambio de recibir una educación gratuita y de calidad para todos!
Mauro | 26.07.2011
Gracias Fernando. Agrego: Chile es único, como país, en contar con un modelo educativo "que segrega" en vez de integrar. A quienes les irrite tus artículos deberían, al menos, poner bajo sospecha la arrogancia de ser EL país que sostiene que es deseable o aceptable que los chilenos (todos "igualmente patriotas" para un terremoto...) reciban educación de distinta calidad según la "suerte" de su nacimiento, es decir, según el "nivel socioeconómico" al que pertenecen sus padres. Ya no sería obligación del Estado asegurar igualdad de oportunidades al inicio de la vida! Eso, en ningún país civilizado (o de la OECD, por citar a quienes miramos) es ni mínimamente aceptable. Solo acá se habría vuelto "normal". ¿Qué clase de miopía nos afecta?
Arturo Aguilera | 26.07.2011
A las clases "provilegiadas" de éste país nunca le ha interesado la educación de calidad salvo para sí, tener una gran masa de trabajadores poco instruidos es su cantera para sacar mano de obra barata. Aunque no está de más decir que la educuación que reciben los "privilegiados" no es más que una gran cantidad información técnica de primera calidad para que puedan desempeñarse en sus respectivas profesiones, nada reciben sobre ética, filosofía o cultura en general, sólo competencias para ser "depredadores" y grandes consumidores.
Teresa | 26.07.2011
excelente artículo, y en realidad, la única manera en que mejore realmente la educación, es que el hijo del  junior pueda estudiar en el mismo colegio del gerente, aunq sea gratuita para los 2, es la única manera en que TODOS nos interesemos en mejorar la educación para todos, y como el amigo Juan Pablo, yo también feliz pagaria más impuestos por una mejor educación y mejor salud.
Pablo Cruz R | 26.07.2011
Muy bueno el análisis. La Educación es un DERECHO, no un bien. éste se debe dar a todos de manera equitativa Y sin discriminación. La selección arbitraria que generan los colegios, es parte de este mundo lleno de clases e individualidades.
Sebastián | 26.07.2011
Excelente columna, muy sólida, espero con ansia los otros 9 lugares comunes. @MER tu comprensión y capacidad de análisis están claramente MERmadas por tu sesgo ideológico, el que dejas entrever en tu elección de palabras para formular una crítica sin argumentos.
mer | 26.07.2011
Ojalá una subida de impuesto sea para mejorar la educación y no solo pagar más a los malos profesores. Como evitas la segregación si finalmente las competencias ,aptitudes, el interés en aprender, son diferentes en cada individuo. Si no segregas en algún momento nivelas para abajo....
Elías Provoste | 26.07.2011
Estimado. Agradezco el post, pues siempre es bueno tener distintas visiones sobre un tema y la que expones me parece muy interesante y respetada. A lo anterior debo sumar sin embargo, que veo algunos elementos en tu opinión, algo sesgadas o por lo menos poco objetivas, y hasta inquietantes al pretender ser concluyentes. Por ejemplo el hecho de que el "rico" es un "ser egoísta" y casi culpable del "problema" por poner a sus hijos en los mejores colegios. Yo sin ser rico y teniendo el problema latente de la educación de mis hijos siempre buscaré lo mejor para ellos, creo que eso es algo natural, instintivo, necesario e irreprochable, independiente de la situación social. Actualmente comentar que estoy completamente de acuerdo con el meollo del post: "Hoy mismo estamos lejos de poder decidir con completa libertad donde estudian nuestros hijos". Abrazos. Elías Provoste Acevedo
Maximiliano | 26.07.2011
El problema de los privilegios no es que estos existan, si no que existen siempre en desmedro de alguien y normalmente sin un fundamento racional y lógico. La idea que plantea el Sr. Mer es precisamente uno de los mitos que se deben combatir para poder entender como funciona el sistema, el tema de los méritos e intereses o aptitudes. Si usted se replanteara su opinión se percataría que precisamente el único momento en que los niños de Chile tienen las mismas aptitudes y potencialidades es en el momento de nacer, pues pronto empiezan a diferenciarse los unos de los otros. O quizás Ud. es uno de los que menciona el Sr. Atria en su columna, esos "privilegiados" que conocen perfectamente las falsedades e injusticias del sistema, pero no les interesa modificarlas.
Jaime Portales | 26.07.2011
Excelente columna y prometedora serie sobre los mitos de la educacion chilena. Veremos cuales son los proximos lugares comunes falsos. En cuanto al primero, me parece que es tiempo que los politicos, especialmente los que abogan por la libertad de ensenanza, asuman que el mercado por si mismo no asegura que todos puedan elegir, siempre habra desigualdad en la eleccion. Es por ello, que el estado y la sociedad deben velar porque la calidad educativa llegue a todos los rincones y lugares del pais, y es por ello que se requiere fortalecer con urgencia la educacion publica mediante un plan comprehensivo de fortalecimiento.
Kein, Alexander | 26.07.2011
Loable y descarnado...que mejor para los tiempos que corren, ojala no se desdibuje en el 90% restante.
Gabriel | 26.07.2011
Brillante reflexion...
Fernando | 26.07.2011
¿¿¿Y de que sirven todos estos análisis sobre la realidad educacional chilena, todas estas propuestas y editoriales, si los que realmente tienen el poder para hacer el cambio, no tienen el interés ni la voluntad politica para hacerlo??? 
Daniela | 25.07.2011
Somos los padres quienes ofertamos a nuestros niños -,materias primas- a la industria educativa. Estos son quienes demandan y seleccionan por capital cultural, social y financiero la materia prima con que desean trabajar. En el camino se deshacen de los "errores" que cometieron al seleccionar.   ¿Quién dijo discriminación? ¿Quién  hace gargaras con la "educación" como derecho humano? 
Juan Pablo | 25.07.2011
Excelente la columna del señor Atria, de hecho yo soy un privilegiado de colegio particular pagado y apoyaría un aumento de impuestos (a los ricos como yo) con tal de tener una educación de calidad sin segregación.
Esteban | 25.07.2011
excelente columna, ojala poder conseguir su libro. lo que hoy mas que nunca necesitamos es una labor des-mitificadora de lo construido por los privilegiados. 
mer | 25.07.2011
Si todos los niños tuvieran las mismas, aptitudes, madurez, interés, familias que los estimulen o méritos propios tendría razón para que no exista discriminación al ingreso de la educación Me quiere convencer además que es malo, o al menos reprochable, que aquellos que están en situación mejor, que otros, no la aprovechen en favor de los suyos. Que diga que los que trabajan en centros de estudios etc, es para perseverar con sus privilegios , demuestra su resentimiento y estupidez. Hasta el momento no compraré ni el libro, ni su opinión. Quizás en el mito 2 pueda tener razon..!!!!!!!!
francisco | 25.07.2011
Excelente columna!. Cuando Friedman en su paper de 1955 idea este modelo educacional, este nunca tuvo "financiamiento compartido" o selección por parte de las escuelas. Bueno, tampoco hablo mucho de calidad y asumió que los padres eran racionales, no miopes y tenían informacion perfecta. 
Juan Eduardo Herrera | 25.07.2011
Un poco largo tu artículo. Lo bueno si breve tres veces bueno. Si le sacas los clichés y repeticiones, podría ser. Suerte !
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones