Ir arriba

Comentarios (6)

Joaquin Sáez | 18.05.2021
Excelente articulo, en terminos metodologicos se puede hacer más enfasís en caracterizar a quienes casi 10 años despues de la tesís de la autora son los que mantienen dicho discurso y por cierto tambien seria bueno valerse de los estudios genealogicos que permiten visibilizar como esta elite se despliega en el ambito politico y empresarial, pues generalizar que el Estado aplica una visión propio del rol moralizador de la elite, es una reflexión que parece obviar como existen intereses articulados de miembros de la elite por desplegar dicha visión en organismos publicos. Es bueno tambien decir con su nombre y apellido quienes son los que cargan principalmente con la voz moralizadora y elitista, gente de derecha, pues esto no es un sesgo idologico al articulo sino una mejor caracterización de por ejemplo el rol de la iglesia catolica en su variante Opus Dei y sus feligreses parte de partidos como la UDI y RN. Aparte de esto, en terminos generales es un maravilloso articulo que se suma a los esfuerzos de caracterizar a la elite como lo han hecho Alfredo Joignant, Maria Angelica Thumala, Oscar Contardo o Emanuelle Barozet. Para el común de nosotros quienes no nos especializamos en estos temas, un paseo por la pagina genealogiachilenaenred.cl nos aclara tambien el panorama de interrelaciones de esta elite. Saludos Sofia !
Sergio | 08.05.2021
Muy iluminadora columna, que da pistas acertadas acerca de los sustratos que explican las brutales diferencias sociales que exhibe Chile. El tema evidencia la existencia de más de un "planeta" en el universo chilensis, estableciendo en forma empírica que las distancias entre clases sociales no son "accidentales" sino queridas, voluntarias por parte de las elites; con lo que adquieren un estatus de perversión insospechada, disfrazada, incluso, de apariencia moralizante religiosa. ¡Hasta Dios se arranca de estas "experiencias religiosas"! Gracias a Sofía por su lúcido aporte.
Héctor González Campos | 06.05.2021
Excelente análisis Sofía. Felicitaciones!
Miguel Leon Prado | 06.05.2021
Excelente crónica de la comunicadora social Patricia Bowen Felicitaciones por lo acertado de su contenido y análisis. Gracias
Lali | 06.05.2021
Me parece que decir que en Chile actualmente existe una visión generalizada del pobre como flojo es no reconocer que esa visión sólo pertenece a la élite y a una nueva camada de profesionales de clase media, porque dudo que la mayor parte de la sociedad chilena, que es pobre (no clase media como la llaman los políticos), tenga la misma visión de sí mismos. Para generalizar, esperaría que la autora hubiese hecho una encuesta y no hablara de la percepción personal que ella tiene. Segundo, ella habla que su estudio hecho hace muchos años atrás sigue vigente en cuanto a sus conclusiones sólo respaldándose en las frases dichas por Ariztía y Hofmann. En eso tampoco hay un fundamento de peso. Si hubiera hecho el estudio de nuevo y con una muestra más grande, podría corroborar que sus conclusiones siguen vigentes. Tercero, el estudio de su tesis lo hizo entrevistando a 15 personas; me pregunto si esa cantidad es suficiente para generalizar. Cuarto, faltó indicar con todas sus letras que la derecha política es quien se niega al diálogo y tiene una visión moralizadora sobre los pobres. Quinto, cuando dice "El discurso moralizador de la pobreza no solo es dominante en sectores de mayor poder en nuestra sociedad. Este es un discurso que se ha expandido y que se ha instalado en las políticas públicas, en las prácticas de expertos, y en las relaciones sociales cotidianas", ignora que quienes hacen las políticas públicas y los expertos son parte de la misma élite y tienen intereses detrás que explican su comportamiento, además de su propia visión de los pobres, que obviamente influye en las soluciones que proponen para terminar con la pobreza, pero no lo es todo. Qué pesa más al momento de hacer política pública? Nadie lo sabe, y este artículo sugiere de manera simplista que las políticas públicas se generan sólo considerando la visión particular de los parlamentarios sobre la pobreza. Lo mismo corre para la élite empresarial con las ongs, que de por sí fundan su existencia en la desgraciada vida de los más carentes y permiten a sus fundadores lavar su imagen, rebajar impuestos y enriquecerse a costa de las necesidades ajenas. Hay ahí una visión moralizadora por parte de la élite o mero interés en las ganancias? Da para pensar. Finalmente, comparto la reflexión del artículo de que el prejuicio impide enfocarse en las causas estructurales de la pobreza, pero eso es netamente aplicable a la élite política y a los aspirantes a políticos de la derecha, no a toda la sociedad chilena.
Julio César Vergara Soto | 05.05.2021
Interesante estudio en profundidad de las elites y su pretendida superioridad moral. Debieran darse cuenta que es todo lo contrario , su ejemplo de manejo para su conveniencia de su poder que linda en lo abusivo y corrupto ha dado pie para que permee a toda la sociedad : " Si roban los de arriba por que no podemos nosotros también ?? "
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones