Ir arriba

Comentarios (36)

Emilio Mayolafquén Serrano | 29.11.2019
.Excelente artículo, hoy Peña deslegitimado por la realidad , que le explotó en la cara, lamentablemente nunca lo reconocerá y continuará como en todas sus "intervenciones" dando tumbos en el aire.
ANDRES MARTINEZ MONSALVEZ | 02.11.2019
Concluyo entonces que Peña es, un intelectual moderno para un mundo postmoderno. De todas las hipótesis asumo, ademas, que entró en su agonía intelectual. Es muy humano por lo demás.
Richard Molina | 09.01.2018
Interesante artículo Sr. Undurraga. Sin tener el más mínimo interés de salir en defensa del Sr. Carlos Peña, pienso que la visión que él expone de la sociedad en sus columnas, son justamente columnas de opinión, que entiendo, no buscan la profundidad ni rigurosidad de un trabajo académico. Atendido esto, los lectores, podemos opinar sobre la opinión suya y la de Carlos Peña. Justamente en eso consiste el ejercicio social y ciudadano. Suponer que la sociedad se construye desde las universidades, las publicaciones académicas y trabajos de investigación, es desconocer el desarrollo de la sociedad misma. Ahora bien, no entiendo que Peña proponga una dicotomía entre consumo y derechos; si así lo hizo expresó creo que sería un error y quiero pensar que obedecería a una simplificación conceptual no justificable. Entiendo sí, que la dicotomía está presente entre derechos colectivos e individualismo. Respecto de este último punto, concuerdo con Peña y Usted, en alguna medida sobre este punto, que el discurso político de Beatríz Sánchez e incluso el de Alejandro Guillier, no dicen relación con la sociedad moderna, incluso, con la forma de hacer política. Recordemos tan solo las señales, convencimiento, señales, esta suerte de "pololeo" que debía llevar a cabo Guillier con el Frente Amplio, no hacen más que mostrar un enfoque más próximo al modelo de mercadeo, capitalista, o individualista -como se quiera llamar- que a un deseo de construir sociedad. Así y todo, este "pololeo" se concretó. La novia dio el sí. Y así y todo, se perdió la elección. Quizás la idea de fondo de Peña no está tan errónea, puede estar mal trabajada, pero los resultados lo avalan. El 89% de los que quieren un Estado garante de educación y salud, de lo cual no dudo, por alguna razón que desconozco, optaron por otra alternativa. Saludos.
Daniel | 03.01.2018
Carlos Peńa, apunta a una realidad, que dadas ciertas tendencias suyas, le deben hasta doler, y corresponden a su agudeza de pensador y habilidad de escritor: darse cuenta que la ley de la gravedad es inderogable. La realidadtal como es, va dejando infaltablemenre clato, el fracaso sucesivo y bastante estrepitoso y evidente, de los que con sus ideales “humanistas” (poniendo siempre al hombre al centro; mejor dicho, a sí mismos), van plasmando utopías arbitrarias que parecen llenas de virtudes, pero que ... NO FUNCIONAN !! La más trágica de todas : “El HOMBRE NUEVO”; a costa de MILLONES de ASESINATOS. Y qué resultó? Más siniestro de los fracasos. Juan Jacobo Rousseau, tan adorado por Occidente, fracasa estrepitosamente con ellos Algo ingrato: el hombre es pecador ?egoísta) por naturaleza Habida consideración de que el hombre vela por sí mismo y los suyos (inderogable, ni asesinando a millones), es realista y beneficioso para todos, darse cuenta y reconocer qué es lo que funciona trae progreso, libertad, bienestar ( no espiritual necesariamente), oportunidades: cuando el hombre elige, en democracia y mercado Hasta el más fanático ideogismo chino, debieron reconocer, al menos lo económico: han logrado sacar varias centenas de millones de chinos de la miseria Los que no creen en el Cielo, intentan una y otra vez, crear su propio paraíso en la TIerra: miseria, esclavitud, millones de asesinatos. Pero, el hombre es un “monito porfiado”; rindiéndole honores a su darwinismo, que tanto aplaudiera Marx y que Hitler encarnó diabólicamente también. Porfiados hechos, dan la razón, nl a Peńa, sino a lo que él con su talento, no hace más que constatar la REALIDAD Por cierto hay talento de sobra en la plaza para tratar ingeniosamente, de buscar contentamiento ideológico; porque resulta muy doloroso, darse cuenta, aceptar y testimoniar haber estado equivocado
Agustin | 21.12.2017
Interesante columna pero esta lejos de ser excelente. No soy sociólogo y es cierto que la caracterización de Peña en sus columnas parece a veces gruesa. Me compro el argumento que para las clases medias en su fuero interno no hay dictomía entre consumo y derechos sociales. Se puede querer elegir o consumir yendo hacía arriba en escala socio-economica y querer al mismo tiempo que el Estado proteja el terreno ganado, sobretodo si está mirando hacia abajo en la escala socio-económica. Lo que si es claro en todo caso, y en esto Undurraga le pasa por el lado a Peña sin contradecirlo, es que hay dicotomía a nivel discursivo en política entre consumo y derechos garantizados precisamente porque consumo y derechos sociales se conectan operacionalmente en el Estado que es uno de los principales objetos de la discusión política. El Estado garantiza derechos materiales y al mismo tiempo se financia con impuestos que disminuyen en el margen las posibilidades de consumo además de desplazar por tamaño (y financiamiento independiente del resultado operacional) a proveedores privados en cualquier área en la que decida actuar. Esta es la suma cero o el “retroceso” paternalista que Peña denuncia las clases medias habrían visto y rechazado del proyecto de la nueva mayoría. En la medida que este discurso simbólico sea dominante en la discusión política (o en el relato como diría Undurraga) hay agua en la piscina para sostener que la tesis de Peña sobre la modernización capitalista es plausible. Demás está decir que Undurraga hace mezcla los significados de los derechos y su naturaleza para tratar de contradecir a Peña y al hacerlo cae en el mismo problema de falta de neutralidad valorativa de la que acusa a Peña. El PNUD que cita es un bueno ejemplo – que los ciudadanos busquen que se respete, por ejemplo, la diversidad sexual en la provisión de salud no implica ni remotamente que estén buscando que el Estado se vuelva en el único proveedor de salud o que la controle; que los ciudadanos busquen que el Estado “garantice” la educación no significa que quieran educación pública para todos o incluso preeminencia de la misma (mismo PNUD 2017, 240 que Undurraga cita), etc. Sobre las especulaciones sobre porque Peña habría perdido la neutralidad valorativa parecen destempladas y no merecen comentario. La frase final es para el bronce y, en cambio, merece condena. La cito: "Existe un divorcio entre la intelectualidad pública productora de relatos y el trabajo académico de investigación que, muchas veces por su especialidad, resulta opaco para quienes ofrecen interpretaciones en los medios de comunicación.” Pareciera que Undurraga quiere decir que los intelectuales públicos son incompetentes porque les faltaría el conocimiento que produce la especialidad que personas como él autor sí tendrían. Esto es por su puesto un argumento de autoridad que no sólo es poco académico, sino que además, por venir de quién reclama la autoridad, un argumento que lo desautoriza.
Felipe | 17.12.2017
y ahora? Los sociólogos...
Pedro Marín | 09.12.2017
Ser brillante intelectual no garantiza ser poseedor de la verdad y a muchos los ha obnubilado hasta tropezar con la soberbia. Cuidado Sr Peña, la genuina sabidurîa es hija de la humildad.
Alejandro | 06.12.2017
Excelente analisis, muy informado y contundente. Directo al hueso
Guillermo Muóoz | 06.12.2017
Excelente artículo! Se agradece el análisis.
Manuel Suarez | 06.12.2017
Excelente articulo. Peña perdio su norte no es creible .su intelecto esta al servicio de piñera y sus pirañas
Claudio Rodríguez | 05.12.2017
Excelente análisis.
Mirtha Abraham | 04.12.2017
Excelente artículo, es un placer leer a jóvenes del FA preparados y con buenos argumentos que puedan refutar a un intelectual liberal como Peña.
Pedro | 04.12.2017
Buen comentario, es una aclaracion para los que crean que siempre tienen la razon.
Alvaro | 04.12.2017
Excelente articulo... Lo interesante es el debate, la discusión, la confrontación de ideas y posiciones. Se agradece
Eduardo Flores Jopia | 04.12.2017
Complemento mi comentario de diciembre, 2. El domingo, Carlos Peña escribió su columna de El Mercurio, la que tituló Cantinflear (!!!). Carlos Peña suele citar a Freud...
Matías Tejada | 03.12.2017
Impecable.
Claudia Serrano | 03.12.2017
Tremendo aporte. Solido y sin pretensiones.
Marcelo Lopez | 03.12.2017
La modernización capitalista comenzó en el siglo XIX, sr. Undurraga.
Bernardo vasquez cunich | 03.12.2017
Don Carlos parte de una realidad intelectual. Y no social. de ahí que su visión es sesgada
Rodrigo Puentes Cartes | 03.12.2017
Agradezco el análisis para construir masa critica.
Beatriz parra | 03.12.2017
Excelente análisis, es la reflexion necesaria, a propósito del resultado de la primera vuelta, llama a pensar más alla del "sentido comun", que mantiene y refuerza al sistema capitalista.
Andrés Antillov | 03.12.2017
Desde ahora podemos comenzar a ver, con algo más de visión histórica, quiénes han sido capaces de interpretar y asumir correctamente la importancia del cambio social operado tras las movilizaciones del 2011 y quiénes, en cambio, bajo el peso de ciertos prejuicios y temores generacionales, han optado por asumir una estrategia de autodefensa, como si de un ataque personal se tratara, desestimando, si no derechamente negando, tal cambio. Todo instante crucial en la historia tiene, afortunadamente, la virtud de situar nítidamente a cada uno en su lugar.
Enrique Ávila | 03.12.2017
Deja claro un análisis con sesgo de Peña
Carlos Delgado Álvarez | 03.12.2017
Espero la respuesta de Carlos Peña. De seguro que tiene una y anhelo leerla.
Manola | 02.12.2017
Muy buen artículo. lo felicito
Hector | 02.12.2017
Estupendo analísis, mis respetos al autor. .
Daniel Rodriguez Fuentes | 02.12.2017
El señor Peña, u otra persona, podría hacer un sencillo análisis de correspondencia con la base de datos del informe del pnud y podría sostener que si bien la desigualdad a disminuido la gente de menores ingresos o estratos bajos, expresados como GSE( D y E fundamentalmente) llevan literalmente una vida miserable llena de precariedades, si se compara su existencia con los grupos de mayor ingreso y prestigio social; todo esto según la base de datos, en formato SPSS, del informe del PNUD del 2017. Los pobres están completamente insatisfechos con su vida al realizar el ejercicio estadistico. Esta tendencia es fuerte. Por otra parte, si se realiza otro ejercicio estadístico de análisis de correspondencia, con los informes anteriores del PNUD, incluso con la encuesta CASEN, esta condición de precariedad es persistente a lo largo de los años. Ahora, el problema de la modernización es un problema histórico concreto, no es una abstracción; por lo tanto habría que preguntarse como se ha llegado a esta precariedad persistente a lo largo del tiempo y como se puede revertir.
Eduardo Flores Jopia | 02.12.2017
En esta pasada, Carlos Peña ha demostrado que la brillantez intelectual no asegura la honestidad intelectual. Sus ultimas columnas, comentarios y entrevistas han sido o penosos o dignos de Cantinflas. En fin, para bien de la opinión publica(da), no es el fin de la carrera de Peña, pero sabemos mejor cuáles son sus límites. A otra cosa...
Camilo Barría R. | 02.12.2017
De antología
Miguel Acuña | 02.12.2017
Artículo muy esclarecedor: auténtico debate intelectual. Obviamente, sin Peña, no habría sido posible tan interesante perspectiva de ideas.
Rodrigo Barrueto | 02.12.2017
Esclarecedor. Muchas gracias.
Mauricio Corco | 02.12.2017
Peña no es Maturana, es el rector de una universidad mediocre que educa a gente mas mediocre por plata, es hijo y anfitrión de un modelo, el leize affaire, soportado por el monopolio de la fuerza. ¿Porque el PNUD no considera nunca la democratización de las FFAA, como factor?, en Chile no habrá avances reales mientras los militares no dejen de conformar un ghetto al servicio de una elite. Por eso Peña puede dictar cátedra y hacer gala de un racionalismo ciego con toda confianza.
JP Álvarez | 01.12.2017
Excelente! Sin duda hay un antes y un después de Carlos Peña tras el 19N
Resp Fox | 01.12.2017
El artículo omite reconocer que la alternativa al capitalismo es algo que jamás se ha conocido como proveedor de satisfacciones a los ciudadanos y que el espejismo del estado de derechos está basado en la destrucción de los generadores de riqueza lo que lleva a los países a situaciones como Venezuela o Chile 73. Un pueblo libre e informado intuye donde está la falacia del estado proveedor, que vive de los impuestos que paga el denostado lucro. Y cuando se deja seducir por el discurso populista debe resignarse por décadas a vivir en la mediocridad soñando con emigrar, ojalá a USA.
Emilio santiago | 01.12.2017
Se agradece, la contundencia intelecctual de la respuesta .....muy necesaria en estos tiempos !!!!
Juan Gabriel Valdés | 01.12.2017
Que excelente artículo. Lo agradezco.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones