Ir arriba

Comentarios (60)

Isidora Suárez Allendes | 01.05.2012
Que triste leer el primer comentario de 'Helena', para su información Señorita, Ratzinger, fue el primer cardenal que comenzó a investigar sobre los abusos sexuales, el antes de ser Papa, siendo Cardenal, en el Papado de Juan Pablo II, ya investigaba estos temas. Y por último, a la gran mayoría que opina. No solo acá, sino en cualquier medio. Informense bien antes de emitir un comentario.
mariana | 16.12.2011
¿Qué dice ahora el Provincial de los SS.CC. Pérez de Arce con respecto a la olla de grillo que hay en la Iglesia ? El Padre Percibal Crowley SS.CC. tiene los pantalones bien puestos , igual que el padre Fernando Montes, Jesuita. Si todo es una calumnia, ¿Por qué la Iglesia no se ha manifestado ?
Mariana Velarde | 16.12.2011
¿Yo no acuso a los pedofilos, son una condición ? ¿ La Conferencia episcopal que hace en estos casos ? ¿Se puede suicidar otro miembro del clero o por lo menos tratar ? ¿Qué van a decir entonces que tiene .....? ¿Qué paso con depresión de Eugenio Silva ? ¿Qué paso con el Seminarista Carlos del seminario de Valparaíso ?
Mariana Velarde | 16.12.2011
Si están acusados: 3 obispos, 5 que Karadima preparo espiitualmente, Cox, Cristián Contreras, Ezzati, Francisco Errazuriz, Vial ? Hay cuestionado 2 papas de los últimos tiempos ? ¿Por qué la Iglesia Chilena no se defiende ? Si es así quién el cascabel al gato ? LOS BORGIAS ERAN UNOS SANTOS, LA INQUISICIÖN un moco de pavo . Nadie puede ponerle el cascabel al gato y que todo vuelva a su normalidad.
maria eugenia lira morales | 26.09.2010
Me parece extremadamente grave la demora y nula voluntad de corregir las tropelías de Karadima.Creo que fué un herror de las victimas,acudir a la iglesia.Se debió llevar a los tribunales de justicia todos los antecedentes.La justicia eclesial es demasiado lenta,casi nula...
MARIA ELENA FUENTEALBA MOLINA | 20.08.2010
Ante todo quiero expresar mi dolor ya q formo parte de esta Iglesia q está sufriendo. Pero exijo q todo esto se aclare y se haga justicia. No podemos callar tantas barbaridades de quienes se llaman pastores, sr. karadima usted es una verguenza para nuestra iglesia.
carlos | 17.08.2010
Primero que nada, agradecer a Ciper por darnos la posibilidad de enterarnos de las aberrantes actuaciones de los Srs. curas. Usan frases de los "Civiles", se declara inocente mientras no se le declarare culpable. Linda frase. No pueden seguir dando vueltas sin final los Srs. Curas, la verdad esta a la vuelta de la esquina. Si realmente quiere la Iglesia Catolica contar con el respeto de la Ciudadanía, declarense culpable.
Sergio Blume | 01.06.2010
El Sr.Mollo descalifica las opiniones aquí vertidas, es una retórica archi conocida ya,intenta desviar la atención del drama que por mucho tiempo, niños desvalidos que no podían defenderse de estos 'representantes de Jesús', el Sr. Mollo dice que los que opinan no saben nada de lo que pasa al interior de la IC, se seguro él sí, pero si así fuese, entonces ocultó información respecto de abusos en Chile y en el extranjero, si los desconocía,es porque tampoco tiene idea de lo que pasa al interior de esta asociación religiosa, es curiosa esa pose descalificatoria, pero en fin, quizás a él le duele mucho todo lo que está pasando y solo le queda la posibilidad de la descalificación, con poca o nula autocrítica, en fin, cosa de cada uno Sergio Blume
libertad caquizani hernandez | 21.05.2010
Gracias CIPER
libertad caquizani hernandez | 21.05.2010
Apoyo lo que escribe Carrasco
libertad caquizani hernandez | 21.05.2010
mi solidaridad para todos los que se han visto afectado por estos abusos y que ademas han afectado su futuro,les creo y espero que se haga justicia.La iglesia no puede ser asilo de gente enfermiza.No condeno ser homosexual,pero la iglesia no puede amparar el actuar de gentes ,que creo ,se han convertido en sacerdotes para ocultar sus verdaderas preferncias sexuales
adela haddad | 19.05.2010
Quedé helada. Cundo se es desconfiada por naturalez, ¿en qué humano se puede confiar? Sólo nos queda la Santísima Trinidad y la Virgen María.
Germán Mollo | 17.05.2010
En lo personal encontre pobre el escrito, dado que son solo especulaciones. La acusación cobarde y mediocre de los periodistas es triste y grave. En lo personal, no creo ni la mitad de lo escrito en el artículo, porque no conocen ni de cerca la realidad interna de la Iglesia. Hoy los feligreses quieren un cura que se convierta en superman, donde el más minimo error es pagado con acusaciones baratas y tristes. Primero, se menciona que muchos tienen conocimiento cuando es todo lo contrario, mucho dan otro tipo de testimonio sobre Caradima, y estos menos, que lo merecen logran condenarlo. No creo en la estupidez de tratar a todos de iguales en la Iglesia, lo que paso hace siglos fue hace siglos. Hoy la Iglesia es otra. Si Monseñor Errazuriz fue prudente fue porque su cargo le obliga a estar atento a cada denuncia, pero no ser un perro sin cerebro que a la primera acusación queme iglesias, personas y ministerios. En realidad el periodismo chileno sigue siendo mediocre, cuando acusaron a Monseñor Silva Henriquez utilizando un medio de prensa de ser complice de terroristas, nadie lo defendio, nadie esclarecio nada, y se borro todo recuerdo de esa infamia escrita y publicitada. Los periodistas son complices y lo aberrante de ahora que son jueces e ignorantes.
Luis Medel G. | 09.05.2010
Sin duda me parece lamentable y como católico siento que si hay responsable debe aplicarse justicia por el bien de las victimas así como también esto le hace bien para ir purificando la Iglesia y santificandola, sin embargo, me parece muy liviano y sin memoria utilizar expresiones como "todos en el mismo saco" o que todos son pedófilos, dejando atrás a un P.Hurtado, Cardenal Silva Henrriquez, P.Ronchi o Juan Pablo II por ejemplo y tantos otros desconocidos que han hecho tanto bien en nuestro país como en el mundo , además no se tapa el sol con un dedo lamentablemente en todas las instituciones existen enfermos ya sean curas , pastores, profesores,militares, casados, solteros, incluso dentro de las mismas familias y no por unos pocos se castiga a todos. Una cosa más, el primer bribon que fundo la Iglesia se llama Jesús y el primer idiota sus apóstoles entendió señor Matias (cuyo nombre también fue de un apóstol) infórmese y no sea falto de respeto. La iglesia como todas las instituciones tiene sus formas de funcionar y las conocen por que son públicas sus miembros, asi que ¿con que cara se atreven a ordenar como debería funcionar o exigir explicaciones si ni siquiera asisten o lo que es peor tampoco creen?. Con la bara que mides serás medido.
Matias P. Quilpatay ortiz | 07.05.2010
"La religion la inventó el primer bribón que encontró al primer idiota"
Ahora la Iglesia Chilena: el escándalo del sacerdote Karadima… « CIENCIAS SOCIALES HOY – Weblog | 07.05.2010
[...] https://ciperchile.cl/2010/04/30/los-silencios-y-omisiones-que-comprometen-a-la-cupula-eclesial-en-el... Etiquetas de Technorati: IGLESIA,IGLESIA CATOLICA,IGLESIA Y SEXO,PEDOFILIA,SEXO EN LA IGLESIA,PEDERASTIA,CHILE,ABUSOS SEXUALES [...]
marta | 06.05.2010
Lo menos que ppuede hacer el señor Cardenal es renunciar como una muestra de que realmente se conduele de tanta perversidad cometida bajo su mandato.
Ira | 06.05.2010
Muy buen artículo, pero me llama la atención la ninguna referencia a la faceta política de toda la acción del cura Karadima. En el artículo sobre este tema del New York Times, se comenta como Karadima adoctrinaba políticamente a los jóvenes de los que se rodeaba en la Acción Católica, explicando que el poder de Pinochet era de caracter divino. Ese pequeño detalle, complementa la descripción de lo que es el ABUSO de un guía espiritual. El gran crimen que yo veo es la dominación psicológica general, usando la religión, que convertía a los jóvenes en personas incapaces de tener opiniones o tomar desiciones por si solos. Decisiones de cualquier tipo: decisiones sobre si casarse o no; sobre si esos ataques homosexuales del cura eran correctos o no; opiniones sobre la situación política que vivía el país; etc. Ahí veo lo central del crimen. Y si, se extiende más allá de los 18 años, en la medida que se establece con pleno respaldo de la Iglesia, esa figura de guía, consejero, padre espiritual y el mecanismo (peligrosísimo) de la Confesión. Así se establece que un criminal investido por la Iglesia de una jerarquía especial y el poder de escuchar confesión y de dirigir todas las desiciones de estas personas confusas, en busca de apoyo y motivados por el temor de Dios, actúe impunemente. Así, los seminaristas y feligreses en general se convierten en presa fácil para abuso sexual y no sexual. De ahi el argumento de Hamilton para anular su matrimonio: él no tomó la desición de casarse en forma libre; lo hizo por consejo/instrucción de este personaje que era a la vez su compañero de juegos homosexuales y su guía espiritual. Y todo en el contexto de las actividades de la Iglesia. Terrible la lentitud-complicidad-protección en el accionar del Cardenal. Preocupante la cantidad de obispos, curas y feligreses formados por Karadima, hoy sus admiradores y defensores. Gran prueba para la Iglesia en Chile. Pareciera que el mismo Arzobispado debería ser intervenido para aclarar y acelerar los procesos. No parece que con esos actores se llegue a ninguna parte. Y si Karadimna se muere antes de que teerminen el interminable proceso, será NO CULPABLE y enterrado con todos los honores correspondientes a su cargo. ¿Les suena familiar ese escenario?
Jose Luis Rivera | 06.05.2010
Exclente artículo, muy aclaratorio de lo que ha ocurrido en este caso, de los procedimientos de la Iglesia Católica y de las nuevas normativas que parecen apuntar en la dirección correcta.Es de esperar que todo esto sirva para que no vuelva a ocurrir esta inaceptable clase de abusos de poder que tanto daño hacen a jóvenes de -por lo visto- cualquier estrato social. Que la Justicia Ordinaria, ahora, esté a la altura.
Abraham | 06.05.2010
Me parece muy completo el artículo y por el bien de Chile y las víctimas, espero que se haga justicia verdadera. Ah, y que sea pronto, porque en este país se olvida con mucha facilidad hasta lo más aberrante, pero las víctimas seguirán con su estigma hasta la muerte.
CAROLINA ZUÑIGA | 06.05.2010
Está demás comentar lo repugnante de Karadima y su traición a esos jóvenes y a Dios mismo. Así como frustrante la indolencia de las autoridades eclesiásticas que estuvieron al tanto del tema....Pero no abandonemos a la Iglesia, no abandonemos a todos esos sacerdotes y monjitas que si dedican su vida a Dios y a servir, cuantos curitas hay que viven con nada, y que silenciosamente ayudan a tanta gente...Busquemos lo positivo, rescatemos aquellos que son lideres del amor y del servicio. Que ganas de verlos en televisión también.
maria hilda avellanal | 06.05.2010
Felicitaciones por el articulo, es bueno destaparle la olla a "los hombres santos" ya es hora de que la gente se de cuenta que todo lo que predican se queda en el debe cuando tienen que protegerse entre ellos
MARIA INES MOLIN OPAZO | 05.05.2010
Me da mucho pesar todo esto, siento que la iglesia se está cayendo a pedacitos por culpa de quienes creen que lo que hacen está moral y religiosamente permitido. Creo en la verdad y ésta tiene que prevalecer, si no es así nuestros valores y creencias serán trastocados al igual que el de los curas que no son capaces disciernen entre lo bueno y lo malo y se escudan en sus investiduras santas. No podemos permitir que nuestros guías espirituales digan "hay cosas que pasan en la iglesia que tú no eres capaz de entender" hoy hay tienen autoridad moral ni espiritual para decir algo así, los curas no son “santos ni dioses” son sólo hombres que comenten errores. Necesitamos una Iglesia nueva, basta de estos abusos y otros de otros abusos (los psicológicos), hay muchos creyentes católicos que no van a la Iglesia debido a que nuestros curas son cínicos no sienten lo que dicen y eso se palpa en cada palabra. Yo creo en la Iglesia Católica, pero no como se presenta hoy en día No es plausible que los curas que ocupan importantes cargos y se atrevan a predicar la palabra de Dios si no pueden representar realmente lo que significa Dios y Cristo para nosotros. Finalmente quiero manifestar que creo en la verdad de cuentan José Andrés Murillo, Jimy Hamilton, Juan Carlos Cruz y Fernando Batlle, sólo lamento que otros que sufrieron estas atrocidades no tengan la valentía de estos hombres que nombré de denunciar las para que, de alguna manera podamos proteger nuestros hijos que están pasando por lo mismo.
rogelio henríquez sepúlveda | 05.05.2010
me parece que estamos viviendo en la edad media, en donde a los acusados sin comprobar su culpabilidad se les ponía en la plaza pública y eran linchados frente a una enardecida masa ¿humana?; hoy los que v en si alguien es culpable o no es la prensa, y antes de que aparezca un veredicto ya la masa ha condenado instigado por los jueces de la prensa. creo, ciertamente, que todo abuso de menores es condenable y detestable, pero también lo es el juicio desmedido contra la dignidad de toda persona, sea cual sea, sin antes haber llegado a comprobarse su culpabilidad. tengamos cuidado con transformarnos como sociedad en una masa medieval sedienta de sangre. chile se merece algo mejor.
Maria Olga Perez | 05.05.2010
Realmente repugnante,pues yo se que los hijos no les es facil comentar esto con nadie.Quien sabe cuantos casos mas hay,pues cuando una persona tiene esas desviaciones,las reitera.Es bien lamentable,pues el dano para la iglesia es tremendo.encuentro que el deberia reconocerlo publicamentepara el bien de la iglesia.
Carolina González | 05.05.2010
El gran daño causado a la Iglesia Católica es por errores de ella misma. No se puede dejar pasar esta crisis, que esta siendo muy mal manejada. Evadir ha sido su gran error.
juan pablo jara | 05.05.2010
buen articulo, pero una precisión en la foto del reportaje se indica que la iglesia en cuestion seria "sagrados Corazones" del bosque, lo que sería inexacto ya que es la Iglesia SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS.
Maria E. López | 05.05.2010
Que horror!!!!!!! creo que esto que está sucediendo en nuestra iglesia es algo abominable!!!! increible que el cardenal y sus "secuases" protegan a un degenerado homosexual y lo tengan bajo el manto protector de la iglesia, que habiendo denunciado hace tantos años a este cura, lo hayan protegido y que haya seguido en sus funciones con un poder increible!!!! pobres niños que lo rodeanestando desprotegidos de este degenrado. La iglesia no puede permitir que esto siga sucediendo., cortenla!!!! hasta cuando???Mi opinión es que este individuo debe compoarecer ante la justicia ordinaria como cualquier delicuente y ser condenado publicamente y asi limpiar y proteger a la gente de este tipo de individuos y quizas cuanto otros habrán protegidos por alli!!!!! Cardenal errazuriz renuncia y pongase la sotana en su sitio y de la cara y no protega a este tipo de individuos!!! amigo suyo será????????????
nene | 05.05.2010
antes que nada, a la madre de JA Murillo le digo que no importa la clase social a la que pertenezca la víctima de este cura, son todos niños, adolescentes dañados, abusados, vejados, humillados en su integridad y dignidad. el domingo dieron la película "los pecados de nuestros padres" en RED TV, se las recomiendo, es verídica y muestran cómo en USA, o en cualquier otro país que no sea Chile, la justicia funciona, los curas involucrados debieron renunciar y el grupo de niños abusados es un grupo legalizado que lucha contra las vejaciones de los curas. Lo malo que la Iglesia en lugar de castigarlos los cubren enviándolos a "retiros espirituales", como al cura Cox de La Serena. Todo esto demuestra que hay muchas cosas que cambiar en la iglesia católica, en primer lugar el CELIBATO, tanto en curas como monjas; segundo lugar, las riquezas que la iglesia católica tiene alrededor del mundo es tan impresionante que pueden alimentar a todos los niños pobres del mundo y les queda dinero, sin embargo el lujo con que viven, se visten, se conducen, etc., es inexplicable y asqueroso, por decir lo menos, deben entregarse a aDios como la muy respetuosa y verdadera Santa, Sor Teresita de Calcuta, quien vivión en la más grande miseria, pero vivía feliz, porque vivía igual que el prójimo, nunca vivió en abundancia y era justa y feliz. Personalmente no voy a la Iglesia, pero les puedo asegurar que soy más cristiana y cercana a Dios que los curas y monjas. Jesús fue pobre de vestiduras, pero Su Fe lo llevó a perdonárnos y así su corazón era millonario de amor; Jesús vivía en el mundo proclamando la palabra de Dios, pero iba caminando, no en aviones privados, lomusinas, vehículos costosísimos; Jesús pernoctaba donde lo encontraba la noche, no en lujosas habitaciones, mansiones, países propios como el Vaticano. El último sacerdote, representante de Jesús, fue monseñor Silva Henríquez, caminaba junto a la gente, daba de comer a la gente, no era el cura de los ricos, como sí lo es el actual Cardenal Errázuriz.
Víctor | 05.05.2010
Gracias a CIPER por estas investigaciones que nos otorgan conocimiento, es decir nos in-forman, a quienes nos vemos invadidos por el desconocimiento general, es decir por la des-in-formación, o de-formación. Resalto dos comentarios: el de Juan Edwards y el de Eduardo Fiol, muy buenas reflexiones ambos. Lo que me enerva en toda esta situación, es que como siempre, esta situación se ha dado antes muchas veces en otro estrato de la sociedad, afectando, marcando y desviando la vida de todos esos afectados (y de sus descendientes cercanos) para siempre, sin causar ninguna bulla social. Pero basta UN cura vinculado y vinculante con la élite chilena, para que sea conmoción nacional. La tortura y estigma psicológicos, espirituales de los afectados es el mismo, las consecuencias afectivas son igual de terribles ¿Por qué el trato mediático, jurídico, entonces, es tan abismalmente distinto?
pereira | 05.05.2010
Gran artículo y muy bueno este sitio. La iglesia está hasta el cuello con los delitos de "algunos poquitos" y las muchas declaraciones desafortunadas y omisiones malvadas del señor obispo. Menos mal que existe este lugar donde se puede hablar de eso, donde no llega el clasico manto de silencio. Saludos.
Marcelo | 05.05.2010
Excelente artículo. Yo me quedé pensando si los 5 obispos formados por Karadima y el actual párroco de El Bosque no pasaron por lo mismo y de allí su silencio. Y más aún: en el caso del actual párroco Juan Esteban Morales y del obispo auxiliar Andrés Arteaga lo han defendido tan incondicionalmente que dejan la impresión de que pueden ser también homosexuales como Karadima (aunque no necesariamente pedófilos), lo que en todo caso no sería un delito, excepto que ambos hicieron voto de castidad y la Iglesia condena la homosexualidad. Hay algo de muy extraño en el silencio y omisión cómplice de la cúpula de la Iglesia con un delito que es considerado repugnante en cualquier parte del mundo, como es la pedofilia.
miguel Santana | 05.05.2010
triste ,muy triste, donde fue a parar la iglesia catolica????, dberian nombrar de obispo a un sacristan , el resto "tarjeta roja"....
patricia | 04.05.2010
Excelente el articulo, el cardenal deberia renunciar por decir lo menos encubridor y avala las mala practicas, cuando al contrario deberia limpiar y que salga a luz todo. Otra cosa deberian de abolir el celibato ya que fue creado por ellos mismo no esta fundamentado en ninguna doctrina ellos los curas por sentirse diferente, pero son seres humanos igual que cualesquier cristiano y tambien expuestos a lo mundano ejem. internet etc... deberian actualizarse y bajaria la cantidad de esta situaciones. Otra cosa pienso que estos 5 arzobispo ordenado por Karadima tienen que haber sido de su circulo intimo escogido y como ahora en la actualidad cumplen un rol y cargo importante no van a denunciarlo estan de parte de la defensa de este cura, Que sean juxgado y condenado como cualesquier cristiano sin privilegio.
PATRICIO | 04.05.2010
DIOS... POR DONDE SE CORTA EL HILO???
Víctor Trujillo | 04.05.2010
Espero no se interprete como homofóbico mi comentario, pero es evidente que la presencia de degenerados en la iglesia católica, está representando un costo de imagen, cuyas dimensiones no se vislumbran, por centurias, esta representó el bastión de la moral y la ética pública y estas conductas sucumben en la
RAÚL | 04.05.2010
Es obvio que es INACEPTABLE cualquier tipo de abuso. Dicho y establecido aquello, deseo hacer algunas consideraciones. Me parece iluso esperar que la propia Iglesia tenga la capacidad de descubrir, sancionar y extirpar sus "tumores malignos". Al interior de la Iglesia hay centenares de hombres homosexuales que, como tales, establecen vínculos homosexuales con sus pares. Ese es un hecho de la causa y negarlo es una imbecilidad. El punto, entonces, es con quienes y en qué circunstancias esos clérigos homosexuales establecen sus vínculos afectivo sexuales. Una posibilidad es que lo hagan con adultos homosexuales que no sean Sacerdotes, ni Religiosos ni Seminaristas o Novicios. Es decir, que establezcan tales vínculos con laicos adultos. Si así fuera, no cometerían ningún delito. Me refiero a lo Penal. Lo ético no es materia de nuestros Tribunales. La otra posibilidad es que establezcan vínculos homosexuales con menores de edad. Al interior o fuera de la Iglesia. Consagrados o Laicos. Y, al ser menores de edad, hay delito. Sin embargo, nuestro Ordenamiento Jurídico establece claros e innegables Plazos de Prescripción. Y, hasta donde he leído en la Prensa, todas las denuncias contra Karadima son relativas a hechos completamente Prescritos en lo Penal. ¿Qué hacer entonces?..... Los Laicos miembros de la Iglesia tienen la palabra. Ellos deben exigir que la Iglesia deje de ser refugio de homosexuales que no quieren salir del closet. Obviamente, no todos los homosexuales se convierten en Sacerdotes. Pero mi propuesta es hacer cada día más exigente el proceso de discernimiento vocacional, con todos los exámenes psicológicos de rigor. Tampoco se trata de imposibilitar que un homosexual ingrese al Seminario o a los Noviciados. No es esa mi tésis. Un hombre homosexual también puede sentirse auténticamente llamado a la Vida Consagrada. Lo que postulo es no aceptar que un homosexual vea en el Sacerdocio un escondite. El Sacerdocio permite una sana castidad SÓLO SI SE TRATA DE UNA VERDADERA VOCACIÓN. Por último, me parece imbécil argumentar que se ha sido víctima de abusos sexuales por 20 años...... desde los 17 en adelante...... Es imbécil en lo Penal (a los 18 es mayor de edad) y es imbécil en lo ético: ¿"abusó" cuando el denunciante tenía entre 18 y 37?..... Me parece imbécil.
Nelson Villagra | 04.05.2010
Muy acalaratorio el artículo sobre cómo se ha manejado el caso Karadima. Felicitaciones. Claro, sin intentar atenuar la gravedad de los hechos provocados por miembros de la Iglesia Católica, resulta más aterrador aún pensar que en todas las confesiones, clases sociales, profesiones y oficios, la pedofilia se extiende como una de las peores aberraciones que afecta a los seres humanos. En lo inmediato, no hay otra solución que la vigilancia permanente (¿y educación?)de nuestros hijos pequeños y nuestros nietos.
Claudia Reyes Allendes | 03.05.2010
Hay algo que me duele especialmente en todo esto. A las víctimas que han tenido el coraje de compartir sus dolorosas experiencias las han atacado o hay quienes minimizan sus situaciones...Yo sólo veo la angustia que vuelve una y otra vez, y por ello la imposibilidad de cada uno de los denunciantes de olvidar. Lo vivido ... marca para toda la vida. Es como en el caso de los detenidos políticos, si estuviste preso, si lo sufriste, si hay algún abuso de por medio no es necesario haber sido muerto en tortura o haber estado en un campo de concentración, basta con haberlo vivido con horror. Mis respetos a los que han tenido el coraje de denunciar a esos sacerdotes de la iglesia católica a la que deseo un cambio radical. Así sea. Ver más
Fernando Ugalde Abaroa | 03.05.2010
Todo el revuelo que ha causado el caso Karadima me trae a la memoria una anécdota de Jaime Guzmán que me contó una periodista que trabajaba en El Mercurio, a quién llamaremos Claudia, para proteger su identidad. Salía un día Claudia de El Mercurio, que ya funcionaba en sus instalaciones de av. Santa María, en su auto cuando se encuentra con Jaime Guzmán quién le pide que la lleve, porque como se sabe, Jaime Guzmán no tenía auto ni manejaba, así que recurría al favor de conocidos y amigos con auto para trasladarse. JG sube al auto y le pide a Claudia que lo lleve a la iglesia de El Bosque. En el trayecto quedan atrapados en un taco. JG comienza a impacientarse. El taco, efectivamente, no se mueve. Claudia, ¡ por favor apúrate ! El taco sigue igual y el tiempo pasa. Claudia ¡¡ Debo llegar a la iglesia de El Bosque antes de las siete !! Nada. JG pierde totalmente la compostura y ya fuera de si : ¡¡¡¡ Claudia, si no llego a la iglesia de El Bosque antes de las siete ME VOY A CONDENAR !!!! Claudia, que no era católica, me comenta que no puede entender que alguien tan inteligente como Jaime Guzmán pueda creer semejantes tonterías. Y yo me pregunto que clase de monstruo era el dios en el que creía Jaime Guzmán y.....Karadima.
Marco Muñoz V | 03.05.2010
Nos preguntamos cuantos son los dañados, víctimas de sacerdotes, que andan por ahí repartiendo, de una u otra manera el daño. Será necesario abordar el tema? Cuando se pensaba que eran "poquitos", tal vez no era necesario. Pero ahora que sabemos que son miles y miles las víctimas y que, lamentablemente también sabemos que esas víctimas tienden a replicar disconductas sexuales, ¿Cómo deberemos enfrentar el fenómeno? Una primera idea es que aqui la principal esponsable es la iglesia y que su deber es apoyar a las víctimas y, a las víctimas de las víctimas. El caso es escabrozo, sin embargo echarle tierrita al asunto sólo favorece la extensión del daño.
Jose | 03.05.2010
La pregunta que surge es hasta donde se extiende dentro de la iglesia las perturbadoras prácticas de sus miembros, es decir cuantas son las manzanas podridas o medio podrir. Sin duda la sinceración de esta prácticas le hace bien a la Iglesia Católica.
Pilar Correa | 03.05.2010
Muy aclarador el articulo los felicito. Lo que llama la atencion es como la Iglesia es capaz de callar y tapar la verdad....
Octavio | 03.05.2010
Un dato importante es que el promotor de la justicia Escudero era muy amigo de Karadima y, de hecho, concelebró la misa por los 50 años de su ordenación sacerdotal. Cabe preguntarse, qué interés por llegar a la verdad habrá tenido Errázuriz, si aprueba el nombramiento de Escudero como investigador y juez de su propio amigo? A m i entender, el encubrimiento parte al menos desde ahí. Al final Errázuriz no es tan inocente como dice serlo. Saludos
Carlos Carrasco | 03.05.2010
En primer lugar muchas gracias a CIPER por la acuciosa y excelente investigación que confirma y amplía los antecedentes con que contaba la opinión pública. En segundo lugar felicitaciones y también muchas gracias a los valientes señores Murillo, Hamilton, Battle y Cruz, que son un ejemplo de hombría y de preocupación por el bien común. Han sacrificado muchísimo (tranquilidad, imagen) y se han expuesto a la incomprensión de conocidos, familiares y amigos, por una muy noble causa: tratar de evitar que haya nuevas víctimas como ellos. Personas como Uds., tan valientes, hacen grande a Chile y a la Iglesia, a la que están ayudando a depurar. Animo, sigan adelante. Tendrán el mismo éxito que ya otros valientes como Uds. tuvieron, ayudando a la Iglesia a aclarar el caso Maciel
Jaime | 03.05.2010
Clarificador y objetivo el artículo de CIPER. A Chile, no solo a la Iglesia, le hace bien este tipo de periodismo libre y veraz en temas de por sí complicados... Pronto veremos en qué queda, finalmente, este escandaloso e inmoral "caso Karadima" tantas veces negado y ocultado por no pocas jerarquías eclesiáticas. Solo un recordatorio para los lectores: Hace días habló por Radio Vaticana el vocero del Papa Benedicto XV, el título de la prédica del P. Lombardi fue: Por amor a la verdad, sería muy oportuno que toda la comunidad de El Bosque la leyera y reflexionarán sin prejuicios intolerantes. ATTE.
Jaime Farah | 03.05.2010
Lo hecho hecho esta;lo inreresante seria que hubieran mas testigos y victimas de este falso pastor.Es muy probable que muchos sacerdotes y obispos como aparecen en el articulo sean victimas y ahora a lo mejor encubridores de Karadima asi se explica la defensa cerrada y sin escuchar a las victimas que han denunciado estas situaciones y les ha faltado la misericordia para con ellos,creo y espero que la justicia civil sea mas efectiva y por ultimo si a los catolicos les parace y si existe la Justicia Divina que para nosotros no sabemos si se ejecuta.
hugo vera | 02.05.2010 | Socio/a 3 años
Nuevamente felicitaciones ciper, claro que me deja un tanto helado, no quiero parecer mojigato pero vi el programa de tvn y los testimonios me parecieron sobregogedores pero sobre todo de una autenticidad a toda prueba, ahora este artículo vuestro no hace mas que confirmarlo con fundamentos. Delfau en su parte final dijo que una iglesia mas pobre pero mas verdadera y transparente es lo que habrìa de gustar a Jesucristo y creo que así tendría que ser. Gracias ciper
Eduardo Fiol | 02.05.2010
Antes de entrar de lleno al tema, quisiera hacer algunas reflexiones. Cada niño o joven necesita saber que sus padres son buenos y capaces de cuidarle, y que él les importa a ellos. El mayor trauma que puede experimentar un niño es el deseo frustrado de ser amado y de que se acepte su amor. Un niño varón necesita a su padre pues, para amarse a sí mismo como hombre, necesita que un hombre le quiera y vincularse a él. Específicamente, en el abuso sexual, un niño es utilizado por un adulto para su placer sexual. Esto le enseña que la única manera en que puede importar es siendo sexual con el adulto. La consecuencia es que el niño crece creyendo que debe ser sexualmente atractivo para importarle a alguien. La violación sexual provoca heridas espirituales de modo más intenso que ninguna otra forma de violación. A nadie le gusta que le utilicen. Los adultos nos enojamos cuando sabemos que alguien nos está utilizando. Los niños no pueden saber cuando se les está utilizando. Cuando abusan sexualmente de nosotros, sentimos que no se nos quiere por lo que somos. Todos estos abusos crean un sentimiento de vergüenza: de ser imperfecto e incapaz. Esto es mucho peor que la culpa. Con la culpa, hemos hecho algo mal y podemos remediarlo; con la vergüenza, es que hay algo mal en ti y no hay nada que puedas hacer: eres inadecuado e imperfecto. Esto lleva a una bancarrota espiritual. Como escribió Alice Miller, es peor que ser un superviviente de un campo de concentra¬ción: “Los presos maltratados de un campo de concentración son libres internamente de odiar a sus carceleros. La oportunidad de experimentar sus sentimientos, incluso de compartirlos con otros presos; les evita tener que entregar su yo. Esta oportunidad no la tienen los niños. Éstos no deben odiar a su padre/madre, no pueden odiarlo. Temen perder su amor si lo hacen. Así, los niños, a diferencia de los presos del campo de concentración, se enfrentan con un torturador al que aman”. Así, el niño sigue viviendo en su tormento, sufriendo pasiva¬mente o explotando de rabia, exteriorizando, interiorizando, proyectándose y expresándose de la única forma que sabe, siendo un niño. Con lo del padre Karadima, el asunto es aún peor. En cierto sentido él es un “padre” (así se lo decía frecuentemente a sus discípulos), por lo tanto sus abusos tienen bastante de las consecuencias antes mencionadas. Pero el hecho es mucho más grave, porque él es un “padre espiritual”; es decir, los jóvenes se han acercado a él porque juega un rol especial, que va más allá de un padre o de un profesor, personajes asociados normalmente como los de mayor ascendiente en la vida a esa edad, él es el nexo con lo celestial-espiritual (para algunos) o con el poder religioso (para otros), tiene el poder conferido de la confesión, de liberar a la persona de sus pecados, y de establecer qué es ético o bueno y qué no lo es. Que esta persona abuse de esa posición y, en vez de darles acogida u orientación espiritual, se convierta en su agresor sexual, traicionando sus preceptos más esenciales, es una aberración. Y si a lo anterior le agregamos la sensación de impunidad (prolongada en el tiempo) que sus víctimas han tenido, ante una institución tan poderosa como lo es la Iglesia, por un lado, y ante todos aquellos feligreses que prefieren mirar para el lado o, incluso, acusarlos de ser ellos los causantes de la situación, por otro lado; entonces estamos frente a una barbaridad. Como Juan Pablo Hermosilla muy bien expresara en The Clinic “… a uno le suena a Paul Schäfer ... Una situación de poder, con gente vulnerable y joven abajo y que esta persona que detenta el poder lo usa en forma propia de una perversidad siquiátrica”.
Cecioia Rufatt | 02.05.2010
Excelente, muy esclarecedor. Ojala se haga justicia.
maria cristina | 02.05.2010
"pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que abrasarse" 1Corintios 7:9
Hippies con corbata 1 : Iglesia 0 « REVISTA JUPITER | 02.05.2010
[...] donde viven las víctimas.  El Centro de Investigación e Información Periodística (CIPER), denunció “Los silencios y omisiones que comprometen a la cúpula eclesial en el caso [...]
Maggi | 01.05.2010
esclarecedor el articulo,soy católica pero creo que la Iglesia ha encubierto muchas situaciones como ejemplo el del cura Cox.Ahora es mi duda si los obispos que fueron formados por Karadima, lo estan defendiendo porque les dará verguenza haber pasado lo mismo que los acusadores y no haber tenido el coraje de denunciarlo y ahora hay que morir en la rueda,es mi duda permitanme tenerla
Jose Luis Romero | 01.05.2010
Un excelente articulo, como la mayoria investigado y publicado por ustedes, felicitaciones. Sin embargo debo criticar el lenguaje con un dejo clasista cuando se usa el eufemismo de "familia tradicional", hay familias que no sean tradicionales?... A que tradiciones se refieren?. No seria mas logico decir "familia conservadora", "familia burguesa", "familia adinerada" o "familia priviligiada". Gracias Jose Luis Romero
ja | 01.05.2010
Dice el articulo: "Se trata del primer paso establecido por la Iglesia, un sumario rápido que busca establecer si la denuncia es “plausible”, antes de derivarla a la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), el poderoso dicasterio vaticano que tiene potestad para afrontar los abusos sexuales cometidos por sacerdotes." No dicen Uds. cuando debe pasar a la justicia ordinaria lo que es un crimen ordinario y comun (como un robo o intento de asesinato), no una falta o discrepancia filosofica. Que pasa entonces?
Edgardo Arnal Morey | 01.05.2010
Felicitaciones a CIPER, Andrea Insunza y Javier Ortega. Es casi imposible tener en algún otro medio de comunicación un artículo con tanta información, tan coherente, tan claro y tan substancioso com el publicado por ustedes. Llama muchísimo la atención la penosa lealtad de los afectados para con su iglesia. Sufrieron años de tramitaciones, dilaciones y pretextos para no dar curso a la investigación debida. Lo que NO llama la atención es el respaldo, encubrimiento y protección de que ha gozado hasta hoy el señor Karadima. Esa ha sido, y es todavía, la política de la iglesia católica cuando se producen estos para nada infrecuentes hechos. Tales conductas de parte de miembros de la iglesía católica tampoco son nada nuevas. No he podido encontrar entre mis libros, uno donde aparece una crónica (entre 1920 y 1930) de Vicente Blasco Ibañez donde da cuenta de agresiones similares contra niños de las parroquias rurales.
Eduardo | 01.05.2010
Muy bueno el articulo, es de esperar que sigan adelante con la investigación y no se diluya en el pasar de los días, por que se avisto que luminarias del periodismo tienen estrechas relaciones con los curas, suponiendo que son personas con conocimiento educacional y cultas les rinden pleitecias en las entrvistas que hacen como el mas ingnorante e inculto de los creyentes que confian en sus guias espirituales, por que no saben que hay detras del mundo teocratico el cual vive a costa de estas personas y otras por ser "candidas".Esta es la oportunidad de seguir investigando no solo este tipo de delitos cometidos por depravados, tambien los de los negociados(Ejem. ventas y compras de terrenos etc...) realizados por jerarcas de los ditintos credos, con autoridades de gabierno, que si son examinados muchos podrian ser acusados de malversacion de fondos, las autoridades con creencias fanaticas y que se creen el cuento que ellos ocupan el cargo por voluntad divina (se forran con una guardia de Tontons Macus para atemorizar a la gente que no se comente nada de sus fechorias)y son simples mortales con un razonamiento y falta de moralidad como cualquier facineroso y buenos para hacer caridad con los dineros del herario nacional unos y los otros con la alcancía, como si fueran fondos propios sin detenerse a pensar que no todos pertenecen a la misma cofradia religiosa y sus miembros o socios tienen la misma moralidad, lo peor es que se da justo con un gobierno de corte puritano con dirigentes religiosos, el mundo teocratico se apoderado del poder politico en todas sus formas, para hacer y deshacer lo que se les ocurra con las personas y el estado.Por favor sigan investigando.No hay que dejar que la ingnorancia y fanatismo religioso prebalesca sobre la verdad y la razón.
Alejandro | 01.05.2010
Repugnante, por decir lo menos, la actitud de la iglesia chilena. Todos caen en el mismo saco. Asco, asco.
Juan Carlos Edwards Vergara | 01.05.2010
CELIBATO Y LA LEY DE DIOS Trece mil denuncias recibidas en Alemania en los últimos días sobre abusos sexuales cometidos por curas católicos, muestran una realidad a la que hay que poner freno. Dejan de ser “un poquito”, como dijo tan graciosamente el Cardenal Errázuriz, tal vez parafraseando al huaso que, intentando conseguir los favores de una esquiva huasita, le decía que “sólo la puntita”. Son al menos trece mil puntitas, hasta ahora, sólo ahí. En el Concilio de Nicea, el año 325, reglamenta la Iglesia la relación sexual de los sacerdotes, la gran mayoría casados en esa época, e impone el celibato. Se habla de que fue una medida político-económica más que religiosa. Política porque daba un mayor orden y disciplina a su poder terrenal y económica porque heredaba los bienes de los curas y monjas. En el Concilio de Laodicea, 325, se prohíbe a las mujeres el sacerdocio, de lo que se desprende que antes las hubo, como se dice de María Magdalena, imponiéndoles la castidad y una función menor a las monjas dentro de la Iglesia. “Una persona no puede estar casada y ser perfecta” Gnosticismo. Habían pasado 323 años desde la muerte de Jesúscristo, quien nunca habló del celibato obligatorio sacerdotal, pero en medio de las discusiones con el arrianismo, la Iglesia adopta tan singular medida, que no venía al caso. Sin embargo, es de todos conocido, que numerosos Papas, Cardenales, Obispos y sacerdotes, tuvieron amantes, hijos y por lo estamos viendo periodicamente, estos hechos suman y siguen. Dejo constancia que tengo el mayor de los respetos por Jesúscristo, que para muchos es Dios, para otros un gran Profeta o un Iniciado, pero que tiene la admiración general por su obra y enseñanzas admirables y por su vida terrenal intachable. Sin embargo la Iglesia ha cometido grandes errores. La destrucción de los templos egipcios y el asesinato de los últimos sacerdotes de Amón, a lo que sumaron la quema de los registros egipcios y de la Biblioteca de Alejandría. Lo mismo con los templos griegos y la ciudad de Olimpia por los bizantinos. Más cerca la destrucción de los libros aztecas e incas. Sin olvidar la inquisición y su fanatismo ignorante, en cuyas llamas murieron sabios inocentes cuyo único crimen era investigar y gente buena como los cátaros, albigences, etc…etc…etc… Recuerdo la manida frase: “En el nombre de Dios se han cometido los más grandes crímenes”. Y esto va para todas las religiones cuando pierden su Norte y se convierten en instrumento de fanáticos y las más crueles han sido las llamadas monoteístas. Las realidades arriba descritas las traigo a colación para que se entienda que la Iglesia no es infalible y que en numerosas ocasiones ha errado, como lo han reconocido los últimos Papas. Entonces, ¿por qué no reconsiderar esa medida antinatural tomada en Nicea, que es el celibato? El que quiera casarse que se case y el que quiera quedar soltero que quede así, cada uno con su opción honesta y consecuente. Esa es la Ley de Dios. El problema que conllevan estos abusos, van mucho mas allá de un simple problema carnal; es la destrucción de los ideales, de los valores y de las esperanzas de miles de fieles que confiaron en aquellos que debían darle la fortaleza y el consuelo, en vez de humillarlos y vejarlos. San José de Maipo, 9 de Abril de 2010. Juan Carlos Edwards Vergara
Helena Norambuena | 01.05.2010
Excelente artículo. A estas alturas, sólo los ciegos podrían desconocer la práctica habitual de encubrimiento, omisión y negligencia de las máximas autoridades de la Iglesia, comenzando por el mismo Ratzinger. Es increíble que los representantes de la Iglesia se consideren a sí mismos como si fueran un territorio al margen del país que habitan. La única ley válida es la de la Constitución vigente. Y esa considera como Delitos toda forma de abuso y violación de menores. En estos casos, con el agravante de la manipulación sicológica por una figura considerada como "autoridad moral" (casi santo, al decir de las propias víctimas), como el cura Karadima. Más reprochable es el intento por desacreditar a las víctimas, quienes han mostrado una gran Hombría al exponer públicamente estos hechos y verse sometidos a la presión del conocido lobby de los representantes de la Iglesia y sus más enceguecidos feligreses. Es tal el grado de lealtad de las víctimas con su Iglesia, que ingenuamente asumieron que la jerarquía iba a actuar con prontitud y eficacia. Lo imperdonable es que los superiores de Karadima, incluyendo a Errázuriz, no hayan entregado los antecedentes a la Justicia para que los delitos fueran investigados, considerando que tenían varias denuncias respecto al mismo sacerdote. El libro sobre los Legionarios de Cristo revela en detalle la intrincada red en la que se mezcla el poder religioso, económico y político. Esperemos que más víctimas hagan sus denuncias y que exijan una indemnización, aunque el fin de exponer estos casos sea el evitar que otros pederastas y abusadores sigan afectando tan gravemente la vida de otros niños y jóvenes. Sólo cuando la Iglesia pague indemnizaciones millonarias por el encubrimiento, omisión y negligencia deliberados, sus autoridades dejarán de proteger a pederastas con sotana.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones