Ir arriba

Comentarios (29)

Juan Guillermo Muñoz Mariangeltts | 11.03.2024
Todo lo que señala esta docente es coherente,pero sería bueno partir con el sentido común por "casa" ella y sus demás colegas de esa Facultad de derecho que llego a "despostar" a la Uach, herencia del primer rectorado de Max Neef, solo a traído desgracia en las arcas de nuestra querida universidad del sur, docentes abogados con sueldos millonarios algunos hasta 07 millones, parece un exceso a todas luces, parece que esos docentes, se equivocaron en la vocación, tenían, que haber sido empresarios o políticos corruptos no docentes, estimada profesora predique con el ejemplo.
Juan Guillermo Muñoz Mariangeltts | 11.03.2024
Todo lo que señala esta docente es coherente,pero sería bueno partir con el sentido común por "casa" ella y sus demás colegas de esa Facultad de derecho que llego a "despostar" a la Uach, herencia del primer rectorado de Max Neef, solo a traído desgracia en las arcas de nuestra querida universidad del sur, docentes abogados con sueldos millonarios algunos hasta 07 millones, parece un exceso a todas luces, parece que esos docentes, se equivocaron en la vocación, tenían, que haber sido empresarios o políticos corruptos no docentes, estimada profesora predique con el ejemplo.
Solange | 15.01.2024
En medio de esta crisis los más afectados son los docentes que hacen las clases y llevan largos años esperando su contrato indefinido, viendo cómo hay quienes gozan de ese privilegio arbitrario, incluso docentes sin post grado. Las instituciones cómo la UACh, no pueden permitir que se replique el modelo de nepotismo e inequidad laboral propio del sistema.
Felix | 11.01.2024
Columna un tanto anodina que realmente no aporta mucho al debate de fondo de la crisis de la UACh que pasa por problemas endémicos estructurales de gestión que las autoridades actuales no quieren ni pueden cambiar (no lo hicieron en los últimos 20 años). Es fácil pontificar con este tipo de columnas citando a Bourdiueu o el "mayo feminista" para los medios "progre" de la capital si eres profesora titular de Derecho en una universidad de provincias y ganas casi 10 veces lo que gana un profesor de la planta adjunta que por contrato tiene que hacer 29 horas pedagógicas a la semana y por estatutos no puede votar en las elecciones de rector.
Juan C. Bertoglio Cruzat | 08.01.2024
RESPONSABILIDAD de TODOS, CULPA de NADIE. (1). NO. No acepto, ni menos permito que se afirme así ligeramente y al boleo, que TODOS somos responsables por acción u omisión, de la actual crisis financiera de la Corporación Universidad Austral de Chile, porque lo son exclusivamente quienes estaban a cargo de la Universidad. Tampoco, que se oculte que el Consejo Académico del cual formaba parte la Prof. Yanira Zúñiga A., debió conocer el proyecto de endeudamiento y no dijo nada, absolutamente nada, así como tampoco los Vicerrectores, ni la Dirección de Finanzas, que autorizó y además recomendó estas operaciones, y peor aún el Directorio, que finalmente era la instancia encargada de aprobarlo conforme a los Estatutos. (2). Ni tampoco que siquiera aún por defecto, indirectamente se nos venga a imputar tal responsabilidad, a funcionarios como el colega en retiro Elías Carrasco Maira, el Prof. Fernando Medel Salamanca (QEPD), cuyo honor, probidad, coraje, celo, lealtad y laboriosidad ejemplares destaco, así como mi propio caso (también recientemente en retiro), quienes en nuestra función de Representantes Académicos en el Directorio y tal como consta en la serie de actas, junto con completos documentos de alerta, que oportunamente publicamos en Diálogo Académico, varios de los cuales además hicimos llegar a colegas por correspondencia singularizada, incluida la colega Zúñiga, luchamos tenazmente juntos y siempre en minoría, contra las prácticas, acuerdos y decisiones, que estaban arrastrando a prácticamente toda esta comunidad universitaria a una grave crisis, mientras tanto ésta, incrédula, se mantenía ajena y sólo hacía su trabajo, enterándose hoy atónita de ello. (3). La autora de esta crónica hace aquí un análisis somero y superficial, mostrando sólo parte de la cosa, pero ocultando la más relevante. Nadie tiene que perderse en esto : EL PROBLEMA COMENZÓ CON EL CRÉDITO GIGANTESCO y DE ALTO COSTO EN INTERESES, QUE LA UNIVERSIDAD SUSCRIBIÓ CON EL SISTEMA FINANCIERO EL AÑO 2019. No había ninguna necesidad de contratarlo, de modo que es un misterio por qué el Presidente del Directorio Carlos Montt y el Rector Óscar Galindo lo hicieron. La deuda ha venido creciendo desmesuradamente y la Universidad prácticamente no tiene opciones de servirla. Esa es la crisis y nada más. (4). Y sí, es posible superar la crisis, pero todos tendrán que hacer un esfuerzo. Para esto y entre todas las medidas, también deben reevaluarse con criterios racionales, así como desde el punto de vista moral y solidario, las situaciones especiales que exigen ser muy bien explicadas y fundamentadas, sobre todo, cuando ya no parece haber justificación para ello, como lo son los sobre sueldos que reciben algunos funcionarios, entre ellos toda la Facultad de Derecho, cuyos académicos de planta gozan universalmente de DOBLE SUELDO y en consecuencia, también de indemnizaciones duplicadas - además a todo evento - cuyo monto millonario es presupuestariamente significativo, y respecto de lo cual, la Facultad guarda conveniente silencio. (5) Así que aquí no hay ni un problema político, ni religioso ni mucho menos de género, por lo cual cortémosla ya y de una vez con todo eso, que no es más que ruido y humo. Aquí los responsables son de izquierda, centro y derecha; moros, cristianos y libres pensadores; mujeres, hombres o de otras identidades, quienes igualmente y sin distinción, defraudaron la confianza pública permitiendo y/o causando que esta desgracia ocurra. Los miembros colegiados, en su mayoría por negligencia e irresponsabilidad, que no pueden resultar excusables bajo estas circunstancias, ni siquiera por su calidad filantrópica de directivos ad honorem. Y las más altas autoridades unipersonales por falta a su obligación esencial de probidad, continuando hoy en la Institución una gran parte de estas personas sin dar explicación alguna. Ahora bien, ¿ Por qué no solo la columnista, sino también las autoridades institucionales (y hasta la propia SES), entonces hoy soslayan la causa de este desastre financiero y nunca son claros al respecto ? – Deduzca Ud. (6) Al respecto, recomiendo a Uds. leer el informe del Ex Pro Rector y actual profesor en retiro Juan O. Cofre Lagos / 11.07.2023 - “¿ Cómo se Arruinó a la Universidad Austral de Chile y Cómo Podría Recuperársela ?” – Este claro y profundo documento, contiene además un enlace al Informe de Auditoría de la empresa externa Crowe Auditores, en base al cual, se generó la renuncia de la administración anterior. (Pedirlo a juanocofre@gmail.com - según el propio autor lo indica en el mismo texto).
Boris Contreras | 08.01.2024
Soy estudiante titulado de la Universidad Austral hace más de 20 años y como alumno, siempre conté con profesores que sentías que eran personas que sabían mucho del tema que enseñaban. Eso sí, siempre como estudiantes, fuimos conscientes que las puertas para nuevas iniciativas eran “filtradas” por algún elemento que en ese momento no entendíamos, pero que con el tiempo supimos que había una mirada política respecto a su aprobación. Hubiera sido interesante que la autora de esta publicación hubiera tocado esos temas… veámoslo como una oportunidad de mejora para futuros artículos ya que la realidad siempre se compone de miradas multidimensionales que siempre deben ser evaluadas.
Myriam | 06.01.2024
Pareciera que la columnista no quiere meter las manos al fuego por la institución, pobre el análisis con todas las aristas que se pudieron presentar en esta nota. Estudié en esa universidad y las diferencias entre las Facultades eran horrorosas en cuanto a recursos, discriminación a los estudiantes pobres por parte del DAE. El afán expansionista de la UACH, siempre fue de la mano de aquellas carreras que daban estatus, como Derecho. Las nuevas universidades en la región no la sepultaron, sino las políticas internas de despilfarro.
Pamela | 04.01.2024
Sé que los académicos se "ponen la camiseta" por su institución o, más bien, por su fuente de ingresos. Sobre todo en la Facultad donde ganan 3 veces lo que otros departamentos de la Universidad Se menciona el avance en cuestiones de género, mientras existen directivos que acosaron estudiantes hace más 20 años, cómo no hay pruebas, allí están, tomando decisiones. También está perspectiva de género olvida la cantidad vergonzosa de profesores taxi (muchas de ellas mujeres y madres) que trabajan años corridos sin contratos indefinidos por vocación e interés , mientras existen algunos con contratos indefinidos sin siquiera posgrado. Por otro lado, la pésima calidad de la enseñanza se demuestra en profesionales en formación que llegan a cuarto año de sus carreras sin saber escribir ni comprender lo que leen. La señora de la columna justifica incluso el capitalismo académico "Con independencia de las valoraciones que pueda tenerse sobre este fenómeno, realistamente hablando, las universidades precisan adaptarse a este nuevo escenario", es decir, publicar por publicar y colocar personas de "confianza" (o servilismo a estas alturas) en vez de traer personas competentes Conozco muchas y muchos profesionales más que preparados que no han sido instalados en la UACh porque no son parte del circulo político o, derechamente, familiar de la "comunidad universitaria". La UACh está en crisis porque toda la comunidad ha contribuido para ello. Cómo diría Monterroso: "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí".
Bernardo Fuenzalida Valenxuela | 04.01.2024
Soy de los especialistas en producción animal formados en la U de Chile, y que nos perfeccionamos en Valdivia. Chile le debe a la U Austral, el mejoramiento genético de su masa Bovina, Centro de insinuación Artificial, mejoras forestales, construcción naval, Ecología y medí ambiente, en fin un sin umero de actividades largas de enumerar. Pero siempre con orientación regional, colaboración de gobiernos como el alemán y descendientes alemanes en Chile, siempre con el afán de progreso regional, crear tecnologías útiles y el lema de estudiar, haces docencia, extensión, investigación. Quedando fuera la ideología política. Rectores como William Thaier y muchos otros son dignos de recordar. Pero la politizaciion ideologías o Populista han sido el veneno para esta comunidad universitaria. Una perdida para este pais
María | 04.01.2024
Que buena la forma en que aporta la académica a la crisis, culpando a "todos y todas" mientras que solo los académicos tienen voz y voto. ¿Era necesaria esta columna justo cuando todos los miembros de la comunidad esperan que el proceso de matrícula sea exitoso? Una verdadera lata sinceramente. No me representa ni siento que aporte esta columna, más aún de una académica proveniente de una facultad que infla los sueldos de sus docentes.
Nicolas | 04.01.2024
Creo que como se comentó en párrafos superiores el amiguísmo, elegir a gente no por sus capacidades sino por quien conoce y cuantos favores ha recibido de ellos, asignar dineros a EESS no por su competencia técnica sino por quien es el dueño, altísimos sueldos del directorio, poca objetividad en las evaluaciones a alumnos que desincentiva que se inscriban en la universidad (derecho es lejos el que más práctica esto junto con los sobresueldos), investigaciones sin un real aporte ni publicación y otros han llevado a la que fuera un orgullo a la región en la vergüenza de la zona, en general al final la UACH se convirtió en un sistema para mantener a gente que aparenta trabajar y distribuir recursos externos a otros grupos, y cuando un profesional o magister o doctor muestra interés en aportar o querer trabajar en la institución no es aceptado por no pertenecer al grupo que toma decisiones. Ojo que muchas de las decisiones de la universidad no se toman dentro de la universidad sino en los grupos de interés externos a los cuales gran parte del directorio está asociado.
Mauro | 04.01.2024
Esto se viene arrastrando ya por muchos años, yo entré a trabajar a la UACH hace 25 años y recuerdo que en este tiempo sufrían lo coletazos del ajuste económico que realizó el rector Max-Neef, como buen o mal economista, quien sabe, cerró carreras, se exoneraron docentes, mucha gente sin trabajo, todo en pos de ajustes económicos severos de la institución, siempre ha sido igual, todos apuntan a las administraciones pasadas y peor aún a la reciente, ¿y los mandos medios quién los toca? aquí han sacado plata por anga y por manga y nadie persigue a los responsables que por años han desfalcado a la U. Austral. Se habla mucho de la docencia, la academia, los que no hacen clases y reciben suculentos e inflados sueldos, como los de la unidad donde pertenece quien escribió el artículo pero, alguien se preocupa del trabajador, funcionarios administrativos, profesionales, secretarias y secretarios, personal de servicio etc..la forma como han sido mal tratados y estropajeados por la autoridad, o, ¿sólo se vela por la academia y sus horas de clases? Creo además que como escribió un lector de este artículo, no se trata de esto que cuando llegó el zurderío comenzó este problema, esto ha sido transversal y se arrastra en el tiempo. Podría llenar páginas escribiendo y contando que que he visto y sabido en estos años e involucra a todos los sectores y colores si de esto se tratara, no hay que politizar esta crisis. Aguante UACh. ícono de Valdivia y el Sur de Chile, importante fuente laboral de la familia valdiviana, y a pesar de todo lo que le han hecho, sigue siendo la gran universidad del sur. Aquí... Un humilde funcionario.
Juan italiano ferreira | 04.01.2024
Si bien la Universidad Austral de Chile, fue creada como privada pero con servicio público. Y como tal lo ha cumplido, tiene excelentes programas para estudiantes con muy pocos recursos pero con buen rendimiento, que consiste en becas que le cubren todas sus necesidades, Hay otro programa llamado ,Puente , que todos sabemos de que se trata y en la UACH se cumple magistralmente. Así que, algunosos de los comentarios , están muy equivocados .A pesar de todo lo que ha pasado, la universidad NO a perdido su prestigio y merece ser salvada porque es como decía con servicio público. Por errores de unos pocos ,no pueden pagar , las personas honestas y trabajadoras que ahí laboran, ya sean, docentes, administrativos y también los estudiantes .
Rodolfo | 04.01.2024
Me pregunto, y donde está la CNA? Qué dice? Estamos ante una universidad acreditada y nuestro único sistema de supuesto control, increíblemente nada dice. Nuevamente, no solo los estudiantes y familias deben ver cómo los sistemas de control son ineficientes en sus regulaciones, y siembran la duda, de como funciona realmente la acreditación de nuestras instituciones de educación superior. No me cabe duda, que so. Otros los criterios utilizados. Y si fuera cierto esto, creo que se debería transparentar. La Universidad Austral es el ejemplo actual, existen otras que en el silencio de la CNA se resguardan. Otras, no tan afortunadas, ya no existen.
Carmen | 03.01.2024
El problema en la UACh siempre ha sido el exceso de “amiguismo”. Siempre ha sido y sigue estando gobernada por personas incompetentes, que en su mayoría no tienen la formación ni la capacidad, pero han hecho buen lobby, tienen labia y buenos contactos. Muchos se llenan la boca llamándose “académicos” pero jamás han tenido investigaciones de peso, no publican, no han terminado ni siquiera un post grado, no hacen ni el mínimo esfuerzo en ser siquiera buenos docentes, pero ahí están…
RoseUr | 03.01.2024
Llegó el zurderio de turno y colapso la UACH una vergüenza un pro lema de corrupción y pitutos internos ya de muchos años atrás que viene arrastrándose. Ya cuando Carlos Atmann era rector se hablaba de desfalco y crisis interna.... El otro rector el alemán tampoco estuvo a la altura moral. Son años de malos manejos de gente turbia y ambiciosa muy triste para nuestra ciudad y región. Nada más que agregar.
Victor Gerding | 03.01.2024
No, no todos somos culpables. Ante las malas acciones cometidas por algunos, los responsables recurren a ardides como: ocultamiento de los hechos; negación de las faltas; minimización de ellas; mañosa interpretación para desviar la atención a cuestiones de forma y así eludir el fondo; dilución de la culpa dando a todos por culpables. Es decir, cuando todos somos culpables, nadie es culpable. Así, no es necesario investigar ni apuntar a los responsables de acciones incorrectas específicas y, en lo medular, todo sigue igual. Todavía queda un ardid para zafar: hacer un diagnóstico erróneo para aplicar maquillaje sin alterar los mecanismos de corrosión. En la UACh, abordar con entereza la cuestión de fondo es reconocer la insuficiencia de honestidad en la gestión. Tal defecto surge como 'pecado original' desde el nacimiento institucional. Es decir, el problema siempre ha estado presente, pero ahora se agotaron las reservas para ocultarlo. Quienes han tenido cargos relevantes de gestión lo saben; unos han hecho genuinos esfuerzos para lograr buena gestión, otros no y hoy miran para el lado o quieren seguir en lo mismo de siempre, la institucionalidad lo permite. Si se trabaja en fortalecer la honestidad en la gestión, se encontrará la solución, porque los problemas son estructurales y, a veces, personales abusando de la debilidad institucional. Para muchos tendrán sentido los conceptos de transparencia, rendición de cuentas, responsabilidad de mando, eficiencia, participación, planificación, supervisión, control, auditoría; decencia, decoro, recato, pudor, razonable, justicia, probidad, rectitud, honradez. Esto debe mejorar en todos los componentes del organigrama, partiendo desde la posición más alta. La buena voluntad y la buena intención no bastan, como actualmente ha quedado demostrado, aunque por décadas ocultado.
Hernán Peredo López | 03.01.2024 | Socio/a 2 años y 6 meses
Falta mucho realismo en el análisis y es parte de la omisión de los académicos como cita la autora. El actual rector fue vice rector de investigación del ex rector Galindo y no creo que ignorara sus atrocidades administrativas. Hay muchos académicos que jubilados todavía permanencen como profesores. Hay facultades como la de leyes que tienen sueldos 2,5 veces superiores al resto de los académicos. Existe un nepotismo descarado en todas las facultades y para ello creación de cargos a la medida. Las "hogueras de las vanidades", que sólo investigan, requieren una tercera planta de académicos onerosa e innesesaria, para que hagan las clases que ellos no hacen, pues "están investigando". La lista de omisiones e inacciones es larga. La UACh es una corporación de derecho privado con importante aporte del Estado, cuyo malgasto no se puede perseguir por la martingala legal de los empresarios nacionales.. La ley orgánica de la Contraloría de Ecuador especifica claramente que el mal uso de los dineros del Estado "se puede perseguir incluso en las corporaciones de derecho privado, todo un ejemplo para país corrupto como el nuestro
Carlos | 03.01.2024
Aun recuerdo a los docentes verdaderos de terreno , de estudio e investigación concreta, de trabajos científicos verdaderos que generaban profesionales de calidad. Hoy docentes del paper preocupado de la cantidad con generación de un profesional promedio.
Fran | 03.01.2024
Como docente de la institución me preocupa la calidad educativa de la Universidad durante los años que vienen. Para reducir gastos, una estrategia concreta fue redistribuir las horas de docencia de docentes de planta... reduciendo la cantidad de profesores eliminando a decenas de docentes que hacen talleres o cursos de especialización a honorarios. Ahora espera de los y las académicas de planta. Además, han disminuido los grupos de cursos en la mayoría de las carreras. Por ejemplo, de una carrera que entran 75 estudiantes, hasta el año pasado para un ramo se repartían en tres cursos con 25 estudiantes por grupo. Ahora se reduce los grupos quedando cursos más números y a cargo de un solo docente que evidentemente no podrá con el proceso de enseñanza aprendizaje.
Jorge | 03.01.2024
Excelente análisis, la UACH además de la formación de profesionales, ha impactado favorablemente en ganadería, bosque nativo, flora y fauna acuática y otras áreas del saber. Su problema principal de hoy es la gobernanza: es fácil echarle la culpa al rector pasado o el actual pero donde están los decanos, miembros del Consejo Universitario y el Directorio. Todos ellos conocieron y aprobaron decisiones equivocadas. Tengo entendido que incluso no hay directiva de la Asociación de Académicos. Finalmente, recordar que la UACH es privada de servicio público como la U. de Concepción, Santa María, UC
Juan | 03.01.2024
Lo que debiera saber el lector Iván es que el concepto de privado que él maneja (influido por una concepción neoliberal de la economía) no es el que está en la base de la creación de universidades como la Austral o la Universidad de Concepción. De hecho, la UACh no tiene propietario! La creación surge, como bien señala la autora de la columna, como un ejercicio cívico de una comunidad organizada que concurre con el Estado a la creación de un bien social. En este acto hay dos principios básicos que superan las pobres dicotomías del presente: con la educación no se lucra y la educación no es un instrumento de Estado. Las partes concurren sin un fin ganancioso a la creación de un bien común y superior a las aspiraciones políticas y económicas de unos y otros. En su momento (1954), el Estado entiendo su tarea y apoyó la iniciativa. Claro está que no se trataba de “pasarle plata a los privados”, como se colige de lo que señala el lector. Se trata de rescatar un patrimonio cultural, científico y artístico que se es el motor de una región y en buena parte del sur austral. Tampoco significa ello expurgar a quienes llevaron a la universidad a su Estado actual. En nuestro país suele suceder que el colectivo asuma las consecuencias de las acciones unos pocos y que, al mismo tiempo, vean extinguidas sus responsabilidades. Peor aún, es frecuente que las crisis sean subvencionadas por funcionarios y docentes de contratos parciales o menor jerarquía académica. Como ciudadanía cabría esperar que la proporción aportada por el Estado sean compensadas con la justa sanción de quienes “gestionaron” la catástrofe.
Rod | 03.01.2024
Mucha introducción y estado del arte en la columna,pero poca sustancia y profundidad respecto a la crisis.
M GONZALEZ CH | 03.01.2024
Por y entre los años 1971-1973 desde Temuco tuve permanente contacto en el plan estudiantil con estudiantes de la UACH. Unoversidad que admiré y sigo recordando como ejemplo...y no solo por su paisaje..No dejo de ir a la isla cuando atravieso el puente a recorrer recuerdos y recordar áquellas y áquellos que la forjaron han hecho su historia y la democratización de la universodad. Ya nada igual pero no lo olvido.....
Marco Gallardo | 03.01.2024
La UACH es una cofradía que se cubren y apoyan entre ellos mismos , me refiero a académico y consejo directivo, hay cero renovación y el consejo directivo seguía actuando a la antigua en sus planificaciones y dirección, una suerte de consejo de ancianos, no se dieron cuenta de la arremetida de la ues privadas, con directivos proactivos y políticas rápidas , es sabido que estos directivos decían años atrás, que no hacían publicidad en los medios , TV, diario ya que no era necesario la universidad se vendía sola , hoy lo están lamentando
Germán | 03.01.2024
Un comentario pertinente y un análisis preciso. Es hora de tomar decisiones difíciles, especialmente en cuanto se refiere a la planta docente sobrepasada y la eliminación de privilegios y privilegiados sin causa.
Galo Esteban Nómez Torres | 03.01.2024
Ja. El protocolo contra el acoso no surgió de manera espontánea, sino porque años atrás un alumno violó y asesinó a una compañera de curso en dependencias del plantel. Como en cualquier parte del mundo, tiene que ocurrir un hecho de alto impacto para muevan sus traseros. Si no, permanecen arremolinados cobrándole a personas de escasos recursos por servicios que nunca realizan
Pablo | 03.01.2024
No me molestaría que mis impuestos contribuyeran a salvar una casa de estudios, porque es una buena causa. Lo que se bota con el Transantiago: eso sí que es aberrante. Lo mismo con los fraudes y casi cien mil nuevos empleados del sistema público (una forma elegante de robarnos el dinero).
Ivan | 03.01.2024
Lo que esta persona quiere decir que a la UACH hay que salvarla como sea. Pero resulta que esta es una universidad privada y no seria la primera que desaparece por mal manejo. Por lo mismo no veo que papel juegan la delegada presidencial y el seremi de educación en este problema PRIVADO.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia
¿Cómo se financia CIPER?
Ver informes de ingresos
icono apoyo
¿Cómo apoyar a CIPER?
Conoce las opciones
icono principios
Principios de CIPER
Lo que nos mueve
icono directorio
Directorio Fundación CIPER
Nuestro directorio
icono equipo
Equipo CIPER
Conócenos
icono investigacion
Investigaciones
con impacto
Revísalas
icono premios
Premios obtenidos
Ver premios
icono trofeo
Libros CIPER
Conócelos
icono trofeo
Enviar cartas y columnas
Revisa las opciones