Ir arriba

Comentarios (31)

Ciudadano Honesto | 31.12.2021
Esa ciudad está muerta, si alguna vez fue pintoresca, ya nada queda. Solo un bodrio de destrucción, peligro y decadencia.
Cristián | 19.10.2021
Un artículo muy bien escrito, pero estructurado desde la visión de los vencidos, fatalista y victimista e incluso paternalista, como si las personas no fuéramos capaces de construir nuestro sino... Viví en Valparaíso en la década de los 2.000 cuando Wanderers (el Wander) acababa de ser campeón, se respiraba un ambiente de fiesta y heterogeneidad, que quedaba reflejado en la multitud de locales nocturnos que había en el puerto, recuerdo la fiesta multitudinaria cuando la ciudad fue declarada "Patrimonio"... Recuerdos y más recuerdos... Y de repente poco a poco la ciudad fue decayendo, se inundó de estudiantes y los precios empezaron a subir y las oportunidades a bajar, tanto, que tuve que abandonar la ciudad... Pasaron los años, y hace dos semanas volví, solo para ver destrucción, rayados, jóvenes que no aportan nada para la urbe y más destrucción... La ciudad, el puerto, la vida... Agoniza.
carmen garcia | 19.10.2021
solo puedo decir que ver el deterioro de Valparaíso me duele en el alma. mi historia siempre inicio ahí mis abuelos paternos llegaron en el winnipeg los maternos italianos que hicieron de valparaíso una próspera ciudad. mi padre iba a jugar domino todas las tardes al club español gran parte de mi familia descansa en el cementerio del cerro. No puedo entender ni justificar como se barre así con la historia fui criada por un padre que paso las peores desgracias dos guerras abandono campos de refugiados criados en un orfanato en Rusia y jamas destruyo nada llegaron a Chile con lo puesto y con dictadura y todo me dieron educacion y una buena vida. dejen de JUSTIFICAR lo injustificable. basta de destruir esta gente no sabe lo que es de verdad una vida difícil.
Jorge rojas | 18.10.2021
Con la DC en a mediados de los sesentas se inició la destrucción de Valparaíso primero instalando todo tipo de empresas fiscales que destruyó Quintero, Puchuncavi y Concon Izo qué todo se fuera a Santiago etc... Luego viene lo que indica más o menos el artículo Lo principal es que las gerencias de todo están en Santiago incluso los pescados que venden en las caletas
Christian Welsch | 18.10.2021
Hay varias cosas con las que difiero: 1.- Obviamente el pasado de Valparaíso fue mejor que su presente. Es cosa de pasear por sus calles y ver los edificios derruidos que van quedando, para poder imaginar como era. Sine embargo, su verdadero tiempo de gloria fue antes de 1914, año en que se abrió el canal de Panamá y se perdió gran parte del comercio. Obviamente el autor no lo dice porque esto huele a "neoliberal" o, por lo menos, a capitalismo. Eso, en lo estrictamente material; pero en cuanto a las formas de vida, pienso que en los barrios aún subsiste harto de lo que él dice echar de menos. Quizás es sólo que él no lo vive. 2.- Relacionado con lo anterior, el autor también idealiza a los portuarios. No comulgo con ese gremio que, por ejemplo, el 2018 nos quería dejar sin año nuevo. Pero más allá de eso, ¿No se basa su subsistencia en el mismo comercio global que el autor critica? 3.- A pesar de ser académico, el autor no dice nada sobre las Universidades e Institutos de Valparaíso. Casi como que no existieran. 4.- A pesar de que el nombre indígena de Valparaíso es Alimapu (Tierra quemada), y que, lamentablemente Valparaíso le sigue haciendo honor (Qué irónico que el infierno sea un mar de llamas en el imaginario cristiano; y que la ciudad se llama Val-Paraíso); el autor tampoco hace mención de esto, ni de los terremotos, ni de nada de ese tipo de destrucción. 5.- Encuentro muy paradójico lo siguiente: "La juventud que desde octubre del 2019 se ha arrojado a las calles sin duda vislumbra ya su falta de lugar y su deseo de darse alguno". Creo que encierra algo de verdad, pero a la vez es un claro contrasentido por qué ¿Qué lugar vas a encontrar si lo poco que queda lo destruyes? Sería otro "no-lugar". 6.- En algún lado del texto exonera a Sharp de responsabilidad (sin siquiera nombrarlo); pero al final dice que toda la política es "neoliberal". O sea, todos son culpables, menos el alcalde. ¡Plop! 7.- Lo del "Patrimonialismo" también es discutible. Obviamente la gentrificación no es algo neutro. Tiene sus pro y sus contra, como todo fenómeno. Sin embargo, esto ha pasado casi exclusivamente en Cerro Alegre y Concepción. ¿Qué pasa en el resto de los Cerros? ¿Acaso no existen? ¿Por qué tanta obsesión con los Cerros "cuicos"? 8.- "...si ya ni Valparaíso o sus alrededores poseen nuevas fuentes de trabajo donde «ganarse la vida» que no sean en el reducido y elitista espacio de lo que hoy es el campo de los servicios (educación, salud, turismo, gobierno, finanzas), o la cesantía enmascarada en los «trabajos» temporales, informales y domésticos por los que a duras penas logra subsistir parte de la población porteña, a lo que tal vez habría que sumar el narco". Decir que el narco es víctima de la falta de oportunidades es no cachar nada de nada. La verdad es que el narco produce la falta de oportunidades al inundar las poblas de pasta base, por ejemplo. 9.- ¿Cual será el afán de tirarle tantos palos a los emprendedores? ¿No es toda la humanidad un gran emprendimiento? ¿No fueron los primeros cazadores-recolectores emprendedores, en algún sentido? (emprendían viajes) Entiendo que a alguien le pueda molestar el lucro. Pero, ¿Qué tiene de malo la iniciativa? No todos pueden dedicarse 100% a la vida contemplativa como el autor de esta columna (supongo) 10.- Ya que tenemos un diagnóstico del autor, ¿Dónde están las propuestas? Sé que muchos no van a estar de acuerdo conmigo, pero eso es lo que pienso. Si quieren comentan, si no, me ignoran. Un abrazo y que tengan buen día, si llegaron leyendo hasta acá :) Christian Welsch Pd. En lo medular, yo creo que los problemas de Valparaíso y Chile son demasiado complejos para abordarlos en una columna.
Mónica González Catalán | 18.10.2021 | Socio/a 1 año y 11 meses
Estimado Creo que esta es una opinión muy sesgada sobre la ciudad de Valparaíso, aunque no soy una experta en estos temas, opino que esta es una visión muy sectorial, donde alguien, mirando por la ventana, pensó en qué era lo que ha estado pasando en la ciudad.
Felipez | 18.10.2021
“Quien se deconstruye dobla su valor en el mercado de las causas” Muy buen artículo.
Roberto de Muga | 18.10.2021
Columna fatalista ; proselitista y orientada a seguir con el consabido lavado de cerebro al pueblo. Justifica las causas del subdesarrollo con una victimizacion de un pueblo, que es incapaz de encontrar fórmulas realisticas y practicas para desarrollar la ciudad aprovechar el enorme potencial que tiene. Una vez más esconde la mediocridad cultural de un pueblo tras el consabido fantasma de una élite " opresora" que asfixiaria toda iniciativa de desarrollo. Justifica la destrucción de una ciudad por grupos acefalos, más cerca de las cavernas , que de seres pensantes pro positivos.
Fanny gomez | 17.10.2021
Sty un poco en desacuerdo cn el artículo
Rosa Emilia del Pilar Alcayaga Toro | 17.10.2021
Diría que circula por todas sus calles y escaleras que no tienen donde llegar un cierto Romanticismo en la forma de sentir el puerto. Y no sólo de sus habitantes sino de los que viviendo en Santiago, tan pobres como lo somos acá, imaginaban venir a Valparaíso para vender sus creativas ilusiones. Y llegué a este puerto el 2005 y supe de su pobreza, lo anticipaba el Gitano Rodriguez. Este puerto nace desde la muerte de sus habitantes originarios, los changos, reproduzco para este efecto un informe del Cabildo de Santiago de 1552: "En el puerto de Valparaíso hay aguas y tierras donde solía haber un poblado de indios, ahora está despoblado". En tiempos de Pedro de Valdivia, este nombra a Juan Gómez de Almagro como jefe policial y ordena arrasar a la población autóctona. Y entre sus nombres está el de Alimapu, tierra quemada que en la segunda mitad del siglo XIX sería llamada la "Joya del Pacífico". Solo queda la noche con su guirnalda de luces colgando de sus 45 cerros. Finalmente escribí un poema-crónica "Valparaíso ardiendo". Y este puerto pobre que "amarra como el hambre" sigue su ruta arrastrando ese dolor profundo hasta hoy. Gracias por el espacio.
Jose | 17.10.2021
Es el progreso.. siempre tiene costos asociados, pero es mejor progresar que quedarse pegados en el pasado....la miseria que antes se veía en Valparaíso ya no existe...la pobreza de más del 50 % de su gente tampoco....las oportunidades de surgir y educación son amplias...pero es malo para las ideologías que siempre han utilizado a los pobres como bandera de lucha...socialismo, comunismo....
Víctor Raúl Bade Ramas | 17.10.2021
Excelente y acertada visión de mi puerto querido
Elizabeth | 17.10.2021
Su destruccion empezo en el año 1970 y no con el golpe militar.
Luisa | 17.10.2021
Sin tanta parafernalia lingüística que la gente común no entiende, en simple: Valparaíso está agonizando y lo están matando "los anarquistas" y la automatización en el trabajo portuario y la reestructura ion de FFEE.
Juan Montero | 17.10.2021
Yo vivi y estudié en Valparaiso desde 1991 hasta 1999, la democracia daba sus primeros pasos, el congreso nacional vivia su apogeo en la esquina de Pedro Montt con Av. Argentina, los estudiantes volvian a las aulas academicas a estudiar, habia un ambiente bohemio y una intelectualidad floreciente, al fin se volvia todo a la normalidad, se repararon numerosas calles, ademas se pintaban las casas en los cerros.... Pero algo pasó, casi a fin del siglo XX entró el demonio a la ciudad, la basura empezó a aparecer en las esquinas, grandes empresas empezaron a huir y a dejar enormes edificios abandonados (esval, chilquinta, otros), los colegios emblematicos comenzaron a huir a Viña del Mar, las murallas se rallaban sin asco, los incendios de edificaciones patrimoniales fueron creciendo, la ciudad empezó a morir. Solucion: que la ciudad sea destruida en su totalidad con el congreso incluido, al estilo como los khmer rojos destruyeron sus ciudades en Camboya en los 70, un terremoto......
Carla | 17.10.2021
Excelente mirada a lo que sucede en Valparaíso.
Juvenal Pizarro | 17.10.2021
Muy acertado diagnóstico de la realidad de nuestro amado Puerto esperemos que sea considerado por las autoridades cuando logren ponerse de acuerdo y dejen de lado por un momento sus luchas ideológicas. Para ponerse a trabajar en la formulación de un proyecto participativo para buscar las fórmulas que puedan impulsar el desarrollo sustentable de Valparaíso.
Samuel E. León Cáceres | 16.10.2021
La destrucción de Valparaíso comenzó antes del Golpe de Estado. La Unidad Popular ya había destruido la convivencia social: sectarismo, violencia, amenazas (tribunales populares, tribunales vecinales, JAP, ENU, clausura de medio de comunicación, escasez, improductividad de la llamada Área Social, etc) La memoria de muchos parece que está más destruída por conveniencia ideológica y esta destrucción de Valparaíso tiene más años de lo que pensamos. Es fácil publicar este contenido en vísperas de una elección, pero su autor tiene un profundo desconocimiento de la historia de esta ciudad. Algo tan serio como lo que ocurre con Valparaíso no debe ser llevado a la categoría de panfleto. Es una historia larga, Ajena a todas las otras ciudades de Chile.
Paola | 16.10.2021
Que latero
Mario Nef | 16.10.2021
Esta es una de las desventajas de ser ciudad universitaria, recibe miles de jóvenes cada año y que viven por años sin tener una gota de reconocimiento hacia la ciudad. Para unos es ciudad de estudios y para muchos otros la ciudad de la fiesta, descontrol, desorden y son estos así como cuando el alcalde era estudiante que gozan destruyendo mobiliario urbano, pintando, ensuciando, orinando etc etc. Y LAS UNIVERSIDADES no hacen nada por controlarlo, se lavan las manos en esta materia que es de su responsabilidad emprender programas de educación cívica de sus estudiantes. Miles de foráneos que se hacen parte de una ciudad que ni siquiera reconocen como suya y por ende NO RESPETAN. Se les recibe, se les espera, pero RESPETEN nuestra ciudad, nuestra casa.
Alida | 16.10.2021
Es muy triste asomarse a Valparaíso pero no es tan diferente como ver el centro de Santiago, arruinado y destruido, de La Serena, de Iquique. Ciudades bellas que el nuevo chileno, indiferente a su país, carente de educación (aunque formalmente la tenga incluso universitaria, es un patán en comparación con sus ancestros que apenas completaban la primaria) e incapaz de apreciar el legado del ayer. El problema no son los gobiernos, somos nosotros los llamados a construir el país, a hacernos dignos de una tierra hermosa que cubrimos de basura e insultos, que quemamos, contaminamos y arrasamos. No serán los privilegiados que se esconden en sus reductos lujosos y que por último se largan a Miami. Ese es el legado más terrible de la dictadura: nos regaló el consumidor, pero mató al ciudadano.
Mónica Loyola | 16.10.2021
Sin comentario.
Elizabeth | 16.10.2021
Un largo análisis. Soluciones y acciones eso es lo que se necesita. Y eso debe surgir desde las bases ciudadanas agrupadas en estamentos sociales representativos. Exigir a los gobiernos regionales su gestión. Hay desidia en todos los sectores.
Domingo | 16.10.2021
Muy interesante opinión . Profunda pena por lo que ocurre en Valparaíso.
Raul Diaz Navarro | 16.10.2021
Notable articulo. Se nota trabajo ,impacto y amor el puerto de mi amor. Lo dostribuire con entuciasmo
Claudio Concha | 16.10.2021
Buen análisis, pero lamentablemente pierde sustento, en hacer una retrospectiva tan grande de él Indudablemente el presente se construye del pasado, pero ir a la dictadura como causa, no me parece, considerando que han pasado ya más de 30 años en que Valparaiso pudo cimentar otro futuro.
Kathia Morales | 16.10.2021
Acá se dice todo y está perfectamente expuesto, podría agregar que los mismos porteños no han hecho un mea culpa al haber elegido cada vez al peor postulante, de alcalde en alcalde uno peor que otro y el último llamando a volcar la rabia en las calles de Valparaíso, insólito por decir lo menos. Bella cuidad espero que algún día brille por lo que es realmente
Camilo Cabrera Parada | 16.10.2021
Me obcesionare por ser breve. Aprendí que el cambio es lo único constante. El escrito pareciera que es un deseo de mantener el pasado, de haberlo perdido, etc. Por el contrario, esa época tuvo que pasar, cumplirse, como ha sido siempre la historia humana. Tal vez no nos dimos cuenta de ese cambio o llegó muy rápido, pero lo estamos viviendo. Las variables nuevas son el cambio tecnológico, una población más joven y más numerosa, la irrupción del mundo de las drogas, etc. En definitiva este artículo no está consciente de los cambios en la vida del hombre o no nos preparamos para ello. Si es un relato de añoranzas, me parece. El desafío es a partir de ello como obtenemos la felicidad para este presente. No he visto artículos sobre ello. CCP
Ignacio | 16.10.2021
La decadencia de Valparaíso comenzó con la apertura del canal de Panamá. La dictadura y el neoliberalismo fueron su golpe de gracia.
Jimena Labra | 16.10.2021
Buen articulo, Saludos
Teodoro Meruane | 15.10.2021
Muy buen artículo. la metropolis Santiaguina ya no le vió utilidad a la anterior "Joya del Pacífico", debilitando su desarrollo económico fuera del portuario y así dejando a los habitantes cada uno por su cuenta; donde antes las sedes de sindicatos eran centros de socialización y comunidad ahora hay restoranes y hoteles para el turista capitalino.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones