Ir arriba

Comentarios (12)

melanie | 26.12.2019
Una pregunta. estoy comenzando tu ensayo y leo sobre Liberia. Que los eslavos llevados allá terminaron actuando bajo viejas costumbres. No crees que es algo simplista reducirlo a eso? Digo, ante personas que no necesariamente tiene referentes para comprenderlo de manera más profunda. Esclavos que una vez que se vieron libres, o escogidos, debieron abandonar el país donde habían nacido porque blancos consideraron que era más fácil deshacerse de ellos que hacerse cargo dentro de su mismo país? o sea, parten no en esta libertad idílica con que comienzas esta idea, sino desterrados de su propia patria. de ahí sumar las condiciones a las que llegaron. etc.
Richard | 13.12.2019
Justamente, la política de los "grandes" consensos, a la que apela el autor, me imagino que desde su cómodo sillón, nos ha conducido al estado actual de cosas. Nada nuevo bajo el sol en sus palabras.
Matias | 09.12.2019
Se me cae en la ingenuidad de esperar tanto de nuestros parlamentarios y del gobierno. Son innumerables las razones y hechos para desconfiar de ellos, o de la gran mayoría. Tengo más confianza en el relevo que se producirá en 2 años, pero en él interranto me cuesta creer que den la talla. El sr Ortuzar plantea un buen diagnóstico, muy buenas intenciones, muy bien fundamentadas, pero crea expectativas muy altas en nuestra institucionalidad. A ellos yo los veo ya dañados por el sistema y a muchos de modo irrecuperable, no logran entender lo poco que valen para el pueblo, no se dan cuenta en qué magnitud han sido parte del problema. El problema es que no hay alternativa (o hay alternativas que llevaran a más violencia)
Walter | 07.12.2019
Me revientan los cínicos que hablan de la élite como la pobre gente envidiada. Se revuelcan en su sordera, se sumergen en las miasmas del odio racial, de clases se sienten con el derecho de ser los únicos ciudadanos que habitan Chile. Hablan como si históricamente esto nunca hubiese sucedido, hablan como si fueran víctimas, hasta cuando siguen con su hipocresia! Hasta cuando simplemente no reconocen lo que piensan y sienten. Que ellos son los humanos indispensables y los demas somos prescindibles. Estas imbricadas formas de culapar al que está harto de abusos me rompe las pelotas. De verdad que el cinismo y las mentiras no nos van a llevar a una reconciliación verdadera y menos a una paza duradera.
sergio ainzua | 07.12.2019
Qué aburrida la columna. Ningún aporte. Usar incluso un segmento de un poema para tratar de salvar la confusión y la contradicción es como mucho. Yo editor, no habría autorizado la publicación de este ladrillo. Basta leer la bajada de título para que comiencen las nauseas. El problema es el modelo en su definición filosófica, progreso material y cosas. Este liberalismo extremo es extenuante, avasallador, salvaje. Y en Chile, además, se ha utilizado para crear una casta que se ha robado todo. Hasta la dignidad. Ha llevado a un extremo alucinante e irreal la desigualdad. Ha dejado gente fuera del Estado, los periféricos que miran por las vidrieras como el resto de la gente hace la vida. Ese relativismo enervante de este texto, eso de igual se ha hecho cosas buenas no clasifica. Para escribir lo primero es no repetir lugares comunes y recurrir a argumentos gastados. Y aquí se hace eso. Y no otra cosa. Y nada más que eso. ¿Nota? Un 2, y sólo porque el 1 ya no se usa.
Manuel oerbeh | 07.12.2019
Vivienda, salud, educación y justicia, en el mismo orden de prioridad, con un estado que regule y fiscalice el óptimo desarrollo y que no se permita la mediocridad en lo social, porque se supone que la economia en un país justo, ésta debe ser en favor del bienestar de sus ciudadanos y no al revés de cómo hemos visto, con el agotamiento de un sistema, provocado por la concentración del poder y la riqueza, y de como todo esto terminó agobiando a los ciudadanos al punto del estallido violento de una crisis social. Crecimiento económico con equidad social es la única forma de desarrollo para lograr un estado de bienestar.
Valentina | 06.12.2019
Amarillo
Biby | 06.12.2019
Dignidad ciertamente. El problema no es solo el modelo es tambien quienes lo condujeron durante mas de 40 años, abusaron de las debilidades para megasaquear Chile no solo a las personas sino el medioambiente enarbolando banderas de crecimiento
Santiago Huaiquinao Queupumil | 06.12.2019
Totalmente de acuerdo con la lúcida reflexión de Pablo Ortúzar, y su corolario de que mediante la razón y la inteligencia, sumadas a la esperanza de que nuestros representantes en los poderes Ejecutivo y Legislativo se pongan a la altura que requieren los tiempos de nuestro país, se puedan efectuar los cambios necesarios que permitan redireccionar nuestro sistema social, para dar una respuesta efectiva a las demandas sociales que terminaron por generar las protestas. Máxime, cuando la historia ha dejado en claro que ni las vanguardias revolucionarias, ni el anarquismo ni los líderes carismáticos han construido mejores sociedades. Ojalá sea aún tiempo para que se deponga la violencia destructora que a nada bueno nos conducirá.
Juan Ramón Pérez | 06.12.2019
Nuestros representantes democráticamente elegidos, son corruptos, indolentes, incapaces y no cumplen su función por definición, pues no nos representan, es preferible renunciar a buena parte de las comodidades del sistema neoliberal en pos de una humanización de la sociedad, donde nunca el daño a un bien material se compare con la violación de un derecho humano.
Carlo Donnari | 06.12.2019
Soy de los que prefiere un evangelio descarnado, libre del pragmatismo casi populista del llamado al arrepentimiento, porque soy de los creo en el rompimiento de los paradigmas obsoletos. Concuerdo con el llamado final a ser los nerudas que levantemos de nuevo nuestro pais, pero tambien los gonzalez, los tapia que dejen en los anales del pasado de nuestras futuras generaciones un fundamento de que hicimos lo mejor que pudimos con lo teniamos y que la retrotopia que ellos hagan de nuestras desiciones, solo sean un mal necesario para una sociedad mas justa.
Juan carlos astorga barria | 05.12.2019
Pero la revolucion busca un poco de dignifad y desaparece este anhelo cuando se produce "la lucha de clases" y se quiere imponer un modelo que cada grupito quiere que sea aceptado..la revolucion o "estallido social" enchile diluye las aspiraciones generales en pequeñitas aspiraciones individuales de politicos y sus partidos...hoy despues de muchos dias pagamos 18 pesos mas por litro de benciana ..las afp siguen igual..etc. pero se centro todo en una "nueva constitucion" dando razon a aquellos que piensan que ese fue siempre el objetivo final y no la dignidad inmediata o pronta. que muchos buscaban..la diferencia social hoyen chile esta demasiado condicionada al dinero...y ese rs el.tema final..sueldo .igual.estatus..y podrr alcanzar bienes materiales oara ser"igual al otro" con o sin dignidad....gracias
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones