Ir arriba

Comentarios (2)

Ulda Fierro Salazar | 23.08.2021
Sra. Mónica Jeldres: Le envío infinitas bendiciones por la misión que se ha auto impuesto que le dignifica aún más como jueza, profesional, mujer y probablemente también madre o tía con la sensibilidad sanamente desarrollada acompañada de una buena dosis de arrojo y valentía. Soy una enfermera que ejerció la pediatría por más de 14 años y que desde el pregrado me esforcé en conocer la realidad de los niños que viven en hogares de acogida y que como profesional en formación me quedé con muchas incógnitas que mis profesores no pudieron o no quisieron ayudarme a resolver. Hoy con muchos años de experiencia en varias áreas de mi profesión quisiera consultarle si acogería usted mi proyecto de solución para la problemática de la situación irregular de niños en nuestro querido Chile, como proyecto de salud. Espero su respuesta. Atentamente Ulda Fierro Salazar.
M. Belén Ortega Senet | 31.10.2019
Mónica Jeldres expone una situación denunciada por diversas ONG y profesionales desde hace años, algunos pertenecientes a esas mismas OCAS, y que efectivamente clama la urgencia de un cambio de raíz en el sistema de protección de niños y niñas en Chile. El problema es muy grave y el desinterés social y político mayúsculo. Es tristemente ridícula la contradicción en la que está atrapado el sistema de protección de niños y niñas entre el Enfoque de Derechos que plaga directrices, planes, informes y principios de acción de todo el sistema de protección, y la violencia institucional que encarna el propio sistema. El SENAME, en la práctica, termina por responsabilizar a los niños y niñas de sus situaciones, dando vueltas sobre su ineficacia como sistema fiscalizador, erróneamente enfocado y contradictorio en su estructura de acción. y como red de garantía y protección de derechos. A ello, hay que añadir el real desinterés del sistema de protección por la vida y el futuro de los niños que han pasado su infancia siendo "intervenidos" y cumplen los 18 años y, si no han pasado antes al sistema de criminal del propio SENAME , "egresan" de los programas sin haberse restituido sus derechos, y en total vulnerabilidad a todos los niveles. Además, hay que sumar la perversa mecánica de licitación por concurso, infectada de alianzas políticas e intereses corporativos y partidistas, que ignora, o le da lo mismo, el perjuicio que con ello hace a los niños, niñas y sus familias en procesos de vinculación con los profesionales preocupados por los niños, que también los hay. La penosa lista de deficiencias y violencias institucionales de nuestro sistema de protección es incontable. Ya basta, no podemos seguir sacrificando niños etiquetados como desechables, la nueva comunidad de convivencia que tenemos que construir debe tener muy clara esta asignatura pendiente. La tarea, entonces, no pasa solo por sistema efectivo de restitución y garantía de derechos, sino por buscar ordenamientos legales, políticos, económicos y sociales contra las desigualdades y las violencias. Si no es ahora, cuándo?
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones