Ir arriba

Comentarios (7)

GABRIELA PINTO | 08.10.2018
el año 73 tenia 18 años no alcance a votar sino 17 años después para el plebiscito. En esa época trabajar en el servicio publico era bajar la cabeza sin opinar, sin gremios, sin información, sin derecho a reclamo. Para mi la alegría llego con el triunfo del no y la posibilidad de decir lo que pensábamos.
Pablovski | 01.10.2018
La campaña del NO fue extraordinaria en creatividad. Yo tenía 22 años y trabajé intensamente para llamar a inscribirse a la gente en el registro electoral y luego para votar que NO. La verdad la mística y unidad en la diversidad que se dió en aquella época, así como la emoción que sentí cuando ganamos, no la he vuelto a sentir nunca más.
Jorge Muñoz | 29.09.2018
Breve pero memorable testimonio, que da cuenta como Ud. y yo podemos, con un simple acto, cambiar la historia. Permítanme dejar este testimonio: luego de iniciada la campaña tuve la firme convicción de votar por él NO, sin embargo, como empleado municipal me vi en la obligación de trabajar intensamente por el Sí, bajo la dirección del alcalde designado de la época, en la comuna de Cerro Navia. El "candidato" tendría un almuerzo con los trabajadores del PEM y el POJH en la futura cancha de fútbol del gimnasio municipal de la comuna, la que se encontraba recientemente micronivelada para recibir la siembra de césped. Sin importar estos detalles se instaló en el lugar una monumental infraestructura que incluyó montaje de improvisados y enormes toldos realizados con paracaídas, un gran escenario y toda la logística imaginable para el gran acto de cierre de campaña. Dentro de todo el despliegue, que incluía centenares de sanguches de jamón queso, en canastos de mimbre, para los sometidos (y humillados) trabajadores "invitados", las consabidas galletas fruna y jugos kapo de todas las campañas de la época, además de centinelas militares que rodeaban el perímetro interior del recinto, se incluía, amarrado a la techumbre del gimnasio, un enorme globo publicitario del Sí el que ondeaba con el viento a más de 50 metros de altura y que era la orgullosa señal que marcaba la ubicación del magno evento a muchas cuadras a la redonda. Cuando el candidato ya se encontraba celebrando su acto, en las afueras del recinto, en Calle Mapocho con Av. La Estrella, se aglomeraban miles de pobladores opositores gritando consignas en contra del SI, en contra de Pinochet y de los asistentes al acto, entonando cantos del NO. Dos momentos marcaron la jornada: un joven y valiente muchacho corría entre la muchedumbre con una gran bandera con los símbolos del NO y el arco iris, animando a la gente a protestar con más fuerza aún. Una patrulla de carabineros lo perseguía por el medio de la manifestación, sin lograr detenerlo por varios minutos, lo que provocaba la burla de los pobladores. Finalmente fue detenido y apaleado en forma brutal. El cierre de la manifestación fue sencillamente extraordinaria. Desde el mismo lugar otro joven elevaba un volantin del NO a gran altura el que se dirigía con gran esfuerzo y amenazante hasta las cercanías del gigante globo del SI. Su ubicación y la dirección del viento impedía que se acercara con facilidad, pero luchaba en forma incansable. Toda la gente empezó a animarlo hasta que, luego de muchos intentos logró entrar en comisión con el globo. Este acto fue impresionante. La euforia era total. Todos los ojos estaban puestos en esta lucha. Eran como David y Goliat. El pequeño volantin del NO luchaba contra el gigante globo del SI, que se balanceaba torpemente al compás del viento. Hasta que finalmente....el globo del SI se fue cortado!!! Esa fue la euforia total. La alegría, los gritos las consignas se multiplicaron por miles. El cierre de campaña tuvo que terminar en ese momento. Se produjo un escape generalizado de los organizadores y asistentes. Los funcionarios municipales fueron evacuados en la micro blindada de carabineros, tirados en el piso, incluida gente muy elegante...jajaja. Yo, camine como un vecino más, impactado y feliz. Los pobladores iniciaban así la fiesta que concluiría con el triunfo del NO. Mientras el "candidato" y su comitiva sembraba muerte y terror a balazos en su escape por calle Mapocho hacia el oriente. El 5 de octubre, luego de 4 días y 4 noches de trabajo municipal obligado e ininterrumpido, triunfó el NO, el Alcalde se quedo con las botellas de champán sin descorchar en su palacio y yo me fui a celebrar con mi familia y mis vecinos de Pudahuel. Memorable.
RAFAEL BUSTOS | 27.09.2018
Koster, el simple hecho de que estemos publicando nuestra opinión sin ser censurados es más que suficiente para decir que valió la pena. Desde 1989 hasta la fecha se han hecho cosas de buena forma y también de mala manera, pero así funciona la "democracia" aunque a muchos aún le duela.
María Cecilia torres valle | 27.09.2018
Fui vocal de mesa en el plesbicito, fui elegida secretaria esa vez, tenía 18 años y fue la vivencia cívica más hermosa que he tenido, lo que sentimos mi familia y yo esa noche con el cómputo de votos fue la emoción más grande que he tenido en mi vida , en lo que respecta a política! No lo olvidare nunca!
francisco silva | 26.09.2018
el haber derrotado a la dictadura solo con un lápiz y una raya, paa mi es una alegría eterna independientemente de lo que pasó despues.
Koster Ma ckinley | 26.09.2018
¿La alegria cuando llego?
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones