Ir arriba

Comentarios (1)

Guillermo | 10.01.2018
Las posiciones de todo católico están circunscrito por una serie de supuestos que al modo de barreras bajas sin infranqueables. Y al hacer un análisis crítico de la situación del catolico y sus autoridades termina convirtiéndose en un círculo vicioso. El verticalismo eclesial no acepta una crítica de sus súbditos, o lo que es lo mismo es falso hablar de crítica. Ante tal hecho la jerarquía asume una actitud prepotente sea usando calificativos insultantes o desacreditantes. El análisis realizado en este artículo, es interesante y abarca muchos aspectos no menos importantes, pero lamentablemente es solo descriptivo, o sea solo recorre los hechos, que son los verídicos hechos de todos días en la vida religiosa pastores y ovejas. Pero no hay un atreverse a tomar una decisión radical de salirse, rechazar, impugnar, demandar judicialmente, embargar, mandar preso, etc. Es como saber que alguien es monstruo pero todos quieren verlo como bueno, o santo o merecedor. Ejemplo: Todo violador, pederasta o inmoral, queda excluido automáticamente de la comunidad, pero nadie lo dice, nadie ejecuta, nadie demanda, nadie rechaza, nadie se juega radicalmente cueste lo que cueste, y esto en el plano eclesial debe estar elevado a la enésima potencia, pues supuestamente es el pastor que cuida la espiritualidad de los fieles. Es necesario descubrirse y animarse a rechazarlos, despreciarlos, pues estos van decidiendo ejecutar la maldad sin importar las consecuencias de los daños sean morales, espirituales o físicos que ocasionan, los cuales obviamente no les importa. Los jerarcas ya lograron el poder, ahora sólo hay que mantenerlos, y ese es el verdadero motivo de sus asunciones, y a estos les da mucho resultado las presiones,las amenazas, el abuso de poder y sus caprichos. No les importa la vida, de nadie, ni el sufrimiento de nadie, ni el dolor de nadie, ni la espiritualidad de nadie, por eso todas sus conductas son rituales, aparentemente soluciones para todos, pero no hay respuesta al dolor, al sufrimiento, solo algunas frases, que serán puestas en los medios, y que todo el aparato a su servicio lo magnificarán después de su partida en las universidades, colegios, parroquias y grupos eclesiales. Todo seguirá igual. Nada va a cambiar, nada será mejor mañana, no hay frutos, todo es estéril. Cuidarán el poder, con mentiras con ritos y prepotencias y la gente seguirá esperando una señal. La única será: obedezcan, nosotros somos los representantes de Dios.( y exclusivos). Que triste!!.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones