Ir arriba

Comentarios (44)

Andres Ibanez | 14.10.2016
Pinochet decía que habia que cuidar a los ricos por que los ricos son quienes generan la riqueza. Seamos bien generosos y pongámosle que así fuera. El problema es que se la llevan a pa' la casa o a paraísos fiscales o en el mejor de los casos la invierten en controlar la economía chilena al punto de determinar los precios, entre muchos y muchos otros abusos.
Marco Antonio Rauch Briceño | 31.05.2016
Tristemente de acuerdo con Matamala, excepto por el penoso uso del concepto de Meritocracia que utiliza en el artículo. Lo que se menciona así en él es un sistema de privilegios, no es Meritocracia. Lamento constatar que incluso buenos periodístas manifiestan este desconocimiento, porque se ha vuelto usual el condenar la Meritocracia sin tener idea de lo que ella es.
Cesar | 30.05.2016
Creo que esto tiene que ver tambien con aquellas leyes que permitieron que la riqueza no fuese distribuida!! Esas leyes a medida que les permitio a un grupo, por una parte, amasar grandes fortunas, y por otra, que sus ganancias y riquezas no tuviesen una distribucion equitativa y de ahi que ellos quieren que sus hijos mantengan la misma senda
Daniel Riffo | 30.05.2016
Los ricos en Chile lo son porque robaron o sus abuelos robaron, así de simple.
Erika Rodriguez | 22.05.2016
Aqui se habla solo del peso del apellido, exiten otros aspectos que no tienen ninguna relacion con la capacidad de desarrollar bien el trabajo para el que te contratan, algo tan basico y superficial como, el color de la piel, del pelo, de los ojos, alta, chica, flaca, gorda...vestirse es una inversion no es un gasto..hasta el nombre...que me dicen de eso,¡¡¡ hasta el nombre!!!, como el futuro de una persona talentosa va a depender de aspectos que no tienen ninguna relacion.
mauricio suy | 18.05.2016
Muy valiente la opinión de Daniel, considerando que su verbo no complace a aquellos que nombra con nombre y apellido, muchos de estos dueños de los ya cuestionados concentrados medios de comunicación. Algunos de los comentarios subyacen en la mediocridad de un modelo productivo y creen que la meritocracia esta relacionada solo con los números financieros, el humanismo de la nota busca reflexionar si realmente este es el país que queremos considerando que si continua en manos tan irresponsables, las futuras generaciones tendrán que conformarse con un País desbastado.   
Luis abarca | 17.05.2016
Leyes echas a la medida de la elite.....
Marco Muñoz V | 15.05.2016
Y ahora....cierre los ojitos y piense en las direcciones de los partidos de centro izquierda.  Piense en los parlamentarios de centro izquierda.   Parece que estamos peor que la burguesía. Al menos ellos gastan la plata que se han robado
Carlos Soto | 14.05.2016
Como siempre, aguda y actualizada opinión de Matamala. Al respecto agrego una variable de origen alemán posguerra aplicada por empresas transnacionales: Los que ascienden o que llegan directo a puestos altos deben provenir de familias de grandes recursos, o sea, que no se asusten al manejar millones de dólares y que por su mente no asome la idea de desviar o tomar una gran cifra y partir a un país sin acuerdo de extradición.
Alfonsin | 14.05.2016
Trabajo en una  Empresa  top ten en Chile,  he  sido regularmente un  Empleado destacado  durante  varios  años, sin  embargo y  por  casualidad, me  toco  escuchar  los  argumentos  de  un Subgerente  para  nombrar  un cargo de Jefatura: "Es piolita y  es  ABC1"...con este  tipo  de  argumentaciones y/o análisis  queda  claro  que  estamos  muy  lejos de  alcanzar  el desarrollo. 
Mati | 14.05.2016
Seriamente alguien cree que una empresa va a despedir alguien por no ser de apellido o de familia???? Las empresas hoy se obstina por ganar dinero y si un "flaite" es brillante y genera utilidades lo van a cubrir de oro. Money is money y solo money, por desgracia, maneja el mundo empresarial. Claro que.. si alguien no tiene cultura y etica es fácil que se deteriore o comete faltas por las cuales ya no va a servir tan bien a la empresa que otro. Despedido, genera rencores y nunca se atribuye culpa a sí mismo. Así que pierdan temores. Confiables correctos brillantes se quedan siempre y suben las escalas profesionales. Empresas los valoran. Saludos
Luis Quidenao | 14.05.2016
Queridos Amigos(a) Si bien es cierto, en la actualidad hay familias multimillonarias, oportunidades para los que nacen en familias ricas, discriminacion por doquier a quienes somos de origen mapuche (de lo cual me siento increíblemente orgulloso, por qué sé su historia), no solamente acumular fortuna es el código principal de la vida. Los mapuches quienes hasta hoy son la única raza que permanece luchando por lo que cree (El cuidado de la tierra) demuestra que la élite se a convertido en millonaria solo por explotar recursos que antes eran de todos sin respeto por los animales, la salud humana y el ecosistema. ¿CUÁL ES TU PROPÓSITO EN LA TIERRA? Acumular riquezas? En algún punto de esta vida o de las que tengas más adelante en otras dimensiones (Física Cuántica) te darás cuenta que estamos aquí para comprender que es el Amor, para cuidar la tierra, para comprender los poderes ocultos que absolutamente todos tenemos. Esto no es un mensaje religioso, al contrario es un mensaje de esperanza, optimismo, perseverancia y veélo como una señal que quizás estabas esperando o necesitabas para continuar a la otra fase de las múltiples fases de aprendizaje que vendrán. Finalmente mueres y todas esas riquezas por las que luchaste.... ¿Te las llevas a la otra vida? En lo personal amigos, estamos en un sistema que permite este comportamiento aberrante, pero no debemos mirar para el lado, sino dentro de nosotros mismos, vivan el día a día, pasado es tristeza y futuro es ansiedad, así créanme que no se puede vivir en el presente con tranquilidad. Somos increíblemente poderosos cada uno de nosotros, sólo deben aprender más de ustedes, y descubrir porque el universo los mando a nacer por primera o enésima vez aunque no lo recuerden. Yo estoy aquí para sanar a las personas y estoy en la mitad del camino, pero lo lograre y pondré un centro para ayudar a enfermos terminales de forma gratuita xq el dinero es el demonio más grande de la actualidad y si tus esfuerzos están orientados en él no vaz por el camino correcto. Bendiciones y no te olvides de Amar, Reír, Aprender, Enseñar y dejar huella... Luis Quidenao Zanni.
Daniel | 13.05.2016
Interesantes comentarios y debate. Un poco más adelante en el mismo libro del israelí Yuval Noah Harari se pone en evidencia la baja correlación de estas castas o modelos económicos con la felicidad de los seres humanos. ¿De eso se trata no? De ser felices. Si es así me pregunto lo mismo que se pregunta Harari. ¿Un Mate es más feliz que un Soto, un Mateluna o un NN? Revisemos sus niveles de seratonina y otors bioquímicos. No perdamos el tiempo en ideologías y veamos cómo ponemos la energía, inteligencia (de quién venga) y los recursos de estas familias en I+D en bioquímica para la felicidad de todos nosotros. ¿O usted cree que ser mega rico lo hace mega feliz? Tenemos límites biológicos que no los mueve la acumulación de riqueza.
Daniel Meza Corvalán | 13.05.2016
Me abruma que exista, luego de ese grupo de colegios selectos que indica Zimmerman, un grupo un poco mayor de colegios que junto a los primeros constituyen aquel grupo que se autoidentifica como "la gente como uno" o "donde todos se conocen". De seguro estos, que no completan parte importante del 40% de los puestos directivos que restaron. Es como si no fuese necesario normar la segregación para construir un sistema de apartheid, ella se reproduce en el mercado y, más fuertemente, en los comportamientos de quienes tienen la capacidad de distanciarse del resto. En cuanto a las críticas sobre el peso de los apellidos y su relación con una historia más amplia en posiciones dominantes en Chile, creo que se debe a una omisión (quizá por temor a no ser redundante o no caer en el lugar común) de la dictadura y su labor en reestructurar el peso del Estado en la sociedad y parte de la elite dominante. Ciertamente el común de los chilenos no nos hemos visto tan favorecidos a partir de ese momento. En conclusión, tratar de establecer continuidades entre los apellidos dominantes del periodo oligarca y el Chile actual es un ejercicio esteril, lo importante es ver como se reproducen las estructuras de poder del capitalismo chileno.
Daniel | 12.05.2016
 No estoy de acuerdo. La columna no se hace cargo de cosas importantes. Tal como que no toma en cuenta que los alumnos de los -mal llamados- "colegios de elite" tienen otros recursos que son esenciales para los puestos de trabajo que menciona Matamala, tales como el manejo de un segundo idioma, sea el caso del inglés, italiano y francés en los colegios mencionados. Es efectivo que estar en un "colegio de elite" te da ventajas, pero no siempre es solo por haber estado allí, si no que la gran mayoría de las veces te da herramientas que ni el mejor colegio público de Chile entrega. Por lo tanto, el problema no está en las elites, sino que se basa en que la mejor educación estatal sigue siendo muy inferior a la educación privada.
TINO | 12.05.2016
Muy de acuerdo con el diagnóstico del periodista y se agradece que ese profesional haga su contribución, mas allá de lo que le toca hacer en el canal donde también trabaja. Quizá ahora debemos hacer contribuciones relacionadas con cómo producir el cambio de esta distorsión, incluso en quienes son partidarios de una sociedad donde el capital es mas importante que las personas. Agradezco la opinión del profesor que mantiene la esperanza de que esto cambiará alguna vez en nuestra patria y la suscribo. La tarea individual es partir por nuestros hijos o nietos ha quienes tienen mas edad, la reserva de esperanza está en ellos, siempre que nosotros ahora trabajemos duro también y hagamos lo nuestro sabiendo que los resultados probablemente vendrán cuando ya no estemos, como es por ejemplo manifestar nuestra opinión y prioridades en el proceso constitucional que con criticas y defectos es lo mejor que tenemos y no restarnos aduciendo todo tipo de razones, donde muchas veces campea la desafección y se manifiesta la conciencia individualista en que fuimos educados la mayoría de los chilenos formados en las décadas pasadas, con ausencia de un concepto de comunidad-nación en que debemos ser capaces de renunciar a nuestro legítimos deseos por aquellos que entendemos y deseamos como nación. Existe una oportunidad, porque ademas es algo que esta pasando globalmente, quienes ostentan el poder (porque muchos de ellos no lo ganaron legítimamente) no harán ese cambio por propia voluntad o por conciencia social, solo vendrá con la educación y el empoderamiento creciente y consciente de los ciudadanos, que por lo mismo se alejará paulatinamente de las expresiones violentas, síntoma de una sociedad incapaz de expresarse masivamente en cauces democráticos pacíficos, en parte porque no existen los mecanismos que garanticen resultados por esa vía (de ahí la importancia de participar en el proceso constitucional aunque no sea vinculante) y por sobre todo porque muchos todavía no tenemos la educación y la cultura para ello. Pero eso puede cambiar y estos foros podrán ser modestos en su aporte, pero una gota con otra gota pueden formar un río y estos llegar al mar. 
Andrés | 12.05.2016
En mi caso personal, fui nacido y criado en La Cisterna y base de esfuerzo entré y estudié en la UC una carrera tradicional. Tengo muchos amigos de apellidos vinosos, con buenos contactos y en algunos casos son los "contactos". Fue súper evidente mientras estaba en la Universidad como todo les era más fácil, como viajaban un semestre al extranjero o conocian a los profesores que fnalmente eran o familiares o amigos, como al salir de la universidad ya estaban postulando a NYU, Duke, Yale, Harvard, etc y luego como ingresaban a los mejores trabajos privados o en el gobierno de turno y además negociaban mejores sueldos! Al principio fue frustrante, pero afortunadamente tomé buenas decisiones y opté por postular sólo a multinacionales y ya hace varios años que  no trabajo con alguna jefatura Chile lo que me ha permitido destacar en base a mi trabajo y tener puestos importantes. Hoy soy gerente de una gran multinacional y además tengo mis propios negocios, voy al club de golf y comparto con estos mismos afortunados. Al mirar hacia atrás me siento satisfecho, pero no por eso dejo de recordar todos los años que fueron una mierda, trabajando o estudiando de lunes a domigo para demostrar ni siquiera lo mismo, sino que más. Siempre al límite o tomando riesgo para poder romper el status quo. Chile como sociedad es una porquería, el clasismo es aberrante y escuchar las conversaciones de fin de semana es a veces un suplicio, pero lamentablemente lo hago y lo aguanto por mis hijos, porque vivir en Chile es realmente difícil.   
Iván | 12.05.2016
sería fantático que ganase el mejor y que heredasen los desheredados
A.Torres | 12.05.2016
Me gusta lo que expone Matamala, tiende a escribir temas que se tocan poco, disparando de chincól a jote, dando la idea de tener independencia política. Tiene razón con lo de los apellidos, es un tema que no ha cambiado con los años y que ahora, se confunde con el poder económico, porque el eje del poder particularmente en Chile ha ido cambiando, de una aristocracia terrateniente empobrecida, a inmigrantes esforzados con poco escrúpulos, a familias de vieja raigambre política armados como empresarios, favorecidos por una economía de libre mercado oligopólica y monopólica (una muestra más de nuestra tendencia a reinventar lo inventado y hacerlo mal). Siempre hemos sido un país segregador, en la actualidad, demoledoramente segregacionista quizás porque lo llevamos en el espíritu y parece estar escrito a sangre en nuestra historia. Lo que no me gusta es que el análisis atribuye solo a los titulares de apellidos “vinosos” o asociables a la riqueza económica –básicamente inmigrantes– esta segregación, no considerando que los que están detrás de la elección son muchas veces empresas –head hunters–, jefes de personal y mandos medios alimentando el sistema. Porque, ahí está lo lamentable, muchas veces son nuestros iguales los que eligen, asisten, asesoran o empujan la elección, contribuyendo a proteger una estructura que invalida los esfuerzos de los que se merecen una mejor oportunidad. Hace mucho tiempo que Chile pierde sus mejores talentos, quienes en otras economías –desarrolladas– florecen, prosperan y cosechan éxitos. Así no hay patria!
Juan Verdejo L. | 11.05.2016
Desde el enfoque del columnista: las barreras reales a la movilidad social en una sociedad de castas, el argumento es válido.  Sin embargo, es el concepto elitista que tenemos de "movilidad social" la que nos pierde. Si los Luksic, los Angelini, los Saieh, Matte, etc., fuesen reemplazados por otros apellidos de talentos surgidos desde cualquier estrato social, en base al mérito, el problema seguiría siendo el mismo.  El desafío es crear una sociedad con movilidad social masiva, culta, en la que no sea necesario ser CEO o rico para medir el éxito individual.  Los países escandinavos lograron esa meta mediante la educación técnica y científico-humanista gratuita y de calidad, la que permite a un individuo que desea desarrollar su talento, vocación y realización en la vida, mediante el oficio de carpintero, albañil, mecánico automotriz, periodista, médico, abogado, etc., sentirse socialmente un igual, ser altamente productivo y tener una remuneración acorde. En esos países igualitarios, casi sin brechas entre ricos y pobres, el concepto de movilidad social pierde sentido.
Alfredo | 11.05.2016
Álvaro, pones justo los ejemplos que constituyen la excepción. Quizá Zuckerberg, Gates y un par más puedan hacer lo que dices, lo que habla muy bien de ellos, pero no es una conducta habitual y que pueda ser exigible. El punto es que no veo que tiene de malo que un empresario prepara a sus hijos para que continúe la obra que ha creado o heredado. Mi crítica a la columna es que se mezcla y confunde lo que es un legítimo derecho a preparar a los sucesores que también legítimamente heredarán una empresa con la meritocracia para optar a cargos dentro de la misma, cuestión con la que sí comcuerdo con el articulista. En todo caso, gran idea la tuya de subir los impuestos de herencia de modo que en la práctica las empresas no se hereden. Mejor subamos a tal punto los impuestos que terminemos con los emprendimientos, para que esperar la muerte de las personas.
RAUL gonzalez suarez | 11.05.2016
Soy un Pensionado Chileno que ve con preocupación la exagerada presencia de apellidos extranjeros que no ayudaron en nuestra Independencia (No veo a O’Higgins por ejemplo), en los puestos más estratégicos de mi país, por eso perdimos y no recuperamos las Empresas CORFO.                  .                       Curiosamente este 5 % de extranjeros son el 60 % de los Generales y Almirantes de la República           1ºEn que etapa de la carrera profesional de nuestros soldados se controla que no son los nuestros el 100% de los Generales y Almirantes. Son el  90%  de los Presidentes de la República, 60%  de los y Parlamentarios de Todos los Partidos                                      .                             2°  Donde o quienes preparan las listas de candidatos que está Generando esta hegemonía extranjera en el Congreso que no cautela el Patrimonio del País (Una luz las platas políticas. SOQUIMICH a ellos. Gracias por eso)                                                                                             Dueños de La Televisión ingresan impunemente en la privacidad de nuestros hogares  manejan mi país con el control remoto, Esta  Área es la más estratégica que los  puntos anteriores no puede seguir en mano ajena, esto explica el descontento del Pueblo no está en su ADN cautelar nuestro patrimonio NO SON NUESTROS NO HAN SIDO BUENA COMPAÑÍA  Inmovilizan el país repartiendo coimas seguirá el Lucro en la Educación, el 70 % del Cobre, el Movimiento Sindical, FICHADOS, hecho Pebre, consecuencia la peor distribución de ingresos del Mundo, un Estado, nosotros maniatado, Raya para la suma somos un país OCUPADO                                                                                           .   Los Mapuches Hace  300 años se inmolaban antes el invasor, hoy arrinconados en La Araucanía, De de Santiago se  Gobierna, Arica a La Antártida es un solo País. Pescadores Con  La Elección de Intendentes  por regiones nos llevaran a una República Federal, seremos 13 Países, sin duda  serán sus gobernantes no se dejen usar. No los legitimes con tu compañía El Análisis que entrego es producto de más de 60 años de observar como abusan de de mis compatriotas, NO NOS DEJAN NADA, esto pasa porque hay una ASOCIACION ILICITA. Solución democrática (sin violencia Gandhi) votar solo por candidatos con Cónyuge de apellido Chileno (como se ubican ellos) Y los hombres de bien nacionalizar todo lo que sea necesario, Chilenizar las FF.AA y estos Medios que tanto nos hacen. Somos más del 95 % no podemos ser gobernados por tan poquitos.es  ANTI NATU A propósito de La Nueva Constitución El Fiscal Carlos Gajardo Pinto, Funcionario del Estado me parece una persona seria, honesta tiene nuestro  perfil para estos cambios y lo propongo como Senador Santiago, y porque no Presidente de la República. VOTA PERO POR APELLIDOS NATIVOS  y deja la Farándula y  CHELITA
Luis | 11.05.2016
Los datos entregados por los estudios citados por el Sr. Matamala son bastante duros. Sin embargo, qué propone hacer con ellos? Que se obligue a los empresarios señalados a nombrar directores exclusivamente sobre la base de la meritocracia. Apoyo la meritocracia pero no podría imponerla. Eso significaría quitar libertad.
Benjamín Lagos | 11.05.2016
Me alegra saber que Daniel Matamala aboga por el libre mercado, la iniciativa privada y la competitividad, cuando en sus comentarios habituales deja claro que está más bien lejos de esas ideas. Ahora, tanto el columnista como muchos opinantes reclaman sobre la existencia de un falso capitalismo o un capitalismo de amigos. Pues bien, hace falta recordar la historia. Chile exhibe un sistema de economía libre solo desde hace unos 40 años. Antes, era una economía cerrada, monoexportadora y llena de prohibiciones, donde los gremios, sindicatos, partidos políticos y otros grupos ejercían presión para imponer regulaciones a su antojo. (Según un estudio, entre 1926 y 1963 solo 863 de unas 11000 leyes creadas estaban dirigidas a toda la población; el resto solo a grupos de presión determinados). Era el reino del privilegio. Y bajo un discurso político pseudo progresista, la estructura social chilena se mantuvo incólume. La hacienda desapareció (entre sangre y expropiaciones) recién en los setenta, y la población urbana sobrepasó a la rural apenas en la década del sesenta. De nuestros 480 años de historia, Chile ha sido una sociedad agraria en 430 de ellos. Solo a partir de las reformas del gobierno militar (tan detestado por aquellos como Matamala que, oh, me asombro al comprobar que buscan libertad y competitividad) la sociedad chilena transitó a una economía libre y abierta e integrada al mundo. Integración que paulatinamente ha puesto en valor principios básicos de toda sociedad moderna: mérito, responsabilidad, igualdad ante la ley y por tanto rechazo de discriminaciones arbitrarias. Todo ello es positivo pero requiere además un arraigo social firme. En Chile, aún acostumbrados a clasificar a las personas por variables de todo tipo, conservamos rasgos culturales de otros tiempos, que recuerdan nuestra insularidad: un país atrapado entre los Andes, el Pacífico, el desierto y los glaciares, casi como rehén de sí mismo. Incorporar la meritocracia, esencial para lograr una auténtica integración y cohesión de una sociedad, no se resuelve por ley sino con un mejoramiento real de la educación, formal e informal (es decir, más allá de la mera instrucción), entre otros factores. Es un proceso social que puede tomar muchos, muchos años, y que nos pilló muy rezagados. Pretender otra cosa es simplemente ingeniería social.
Fabian | 11.05.2016
Buen articulo, genera discusion porque nos duele a muchos que constantemente pensamos es esta invariable verdad. Tengo una pregunta que haria a cada uno de estos patriarcas: ¿como y cuanto es el miedo que tiene a perder esta posicion economica? Me gustaria, por supuesto, una respuesta sincera y verlos a los ojos cuando hablen
Alvaro | 11.05.2016
A Alfredo, dado que le interesan ejemplos para falsar la teoría de Daniel, le recuerdo lo que han hecho Marck Zuckerberg u otros grandes capitalistas que han donado su riqueza a una fundación benéfica y sólo han asegurado a sus hijos un buen pasar y educación. Así que no es TAN natural. Esto se arregla eliminando las leyes que aseguran las herencias o imponerles un impuesto del 95% sobre el Bruto del capital.
Roxana Parra | 11.05.2016
Recordemos la historia..por ejemplo los Luksic no salieron de la pobreza don José Espinosa, recuerde que la familia eran empresarios de la uva en Croacia y que además heredaron una gran fortuna de la familia Abaroa acá en Antofagasta cerca del año 1900. Así que tanto así como a puro esfuerzo.... No conozco la historia de las demás familias, pero le puedo asegurar que de la Pintana no son.
V. Ramírez | 11.05.2016
Yo entiendo que un padre quiera que su hijo herede su negocio. Entiendo que el hijo tenga la preparación suficiente para hacerse cargo de éste. Lo que no entiendo, es el afán de amasar fortunas a costa del financiamiento a políticos para que moldeen las leyes a costa de unos pocos. Manipular el gobierno de un país por intereses personales, contribuir sin asco a aumentar la desigualdad sin importarles aquellas personas que no tienen sus mismos recursos y oportunidades aunque trabajen la vida entera y que también son ciudadanos de este país. Los empresarios de Chile están enfocados en encubrir sus malas prácticas por medio de la manipulación de los medios, de fomentar el consumismo. Joden los recursos naturales que son de todos, y lo que es peor, llaman "meritocracia" a querer ser como ellos. Estudiantes brillantes pierden el foco de las cosas al intentar formar parte de esta sucia "élite", aprenden sus malas prácticas y se cagan al resto. Otros estudiantes brillantes, aquellos con los valores mas firmes y claros no son valorados en las empresas a las que logran llegar ya sea por no venir de determinado colegio o universidad, o por querer diferenciarse y no querer el smartphone del momento, o dejarse llevar por las apariencias. Creo que la columna toca superficialmente el problema, está bien escrita, pero al menos sirve para que la gente piense un poco, o bien se deprima, o se motive a cambiar las cosas. Lo que es yo, pienso criar a mis hijos conscientes de que el conocimiento y valores arraigados es la mejor herramienta que pueden tener al formar parte de esta sociedad y que si se lo proponen, pueden ser un factor de cambio. 
Paolo | 11.05.2016
comentario de Jose Espinoza: "solo los Matte tienen una larga historia de riqueza, todos los demás son nuevos ricos que lo lograron a puro esfuerzo y talento, en una o dos generaciones, no más que eso!". Estimado ese comentario fue realmente una IRONIA, o quiso colocar su cuota de HUMOR. En algo estamos deacuerdo, hay nuevos ricos, pero antes de hablar de esfuerzo le recomendaría leer "El saqueo de los grupos económicos al estado Chileno" de Maria olivia monckeberg. Como unos delincuentes con una mano adelante y otra atrás se enriquecieron en dictadura, ahí va a encontrar varios apellidos como Piñera, Yurazeck, Lerou, Delano, Lavin, Buchi, Kast y otros mas
Alex Contreras | 11.05.2016
Soy profesor, y me imagino realizando una clase a mis alumnos en la cual leemos y analizamos las conclusiones aquí expuestas. Cómo no caer en la desgracia y frustración de ver que sus futuros esfuerzos seguirán siendo parte de un modelo que no realza ni engrandece el trabajo, perseverancia y tantas cualidades que nos han marcado para ser los mejores ciudadanos? Cómo les demuestro que ellos y los que vienen son las generaciones de cambio de éste país, cuando históricamente vemos manipulación, fraudes, trampas, corrupción y mentiras por doquier??? Como dije al principio, soy profesor, y solo la convicción personal, ni siquiera de mi gremio, es la que me hace creer que a lo mejor, un buen día, la tal ansiada meritocracia reine y dejemos de depender de los apellidos, del colegio de papá y de los ojitos azules con rizos de oro.
José Miguel | 11.05.2016
Me gusto mucho la columna. Podrías escribir algo parecido con las familias de la política chilena, y también será el mismo resultado. En el fondo estamos dirigidos por varias generaciones de las mismas familias que transmiten sus  mismas ideas durante los mismos almuerzo de domingo de este gran y diverso país. Lamentablemente la consanguinidad no es un buen criterio para dirigir un país o empresa. Se necesitan ideas frescas.  Felicitaciones 
Felipe Tomás | 11.05.2016
Muy de acuerdo con lo planteado en la columna. Sumaría como otro elemento, relevante en la proyección futura de un profesional, un factor sicológico también influido por origen y tipo de educación escolar: En mi experiencia las personas nos ponemos límites sobre la base del horizonte hasta el que podemos ver. Quienes provienen de la elite, además de tener la suerte de recorrer un camino casi asegurado, tienen la ventaja de que tienen mayores aspiraciones por el solo hecho de que su "limite de los que es posible lograr" está mucho más lejos que el del resto. He visto que ese click cerebral en ocaciones cambia de manera radical la vida de una persona, pues su toma de desiciones, su disposición a enfrentar riesgos, lo llevan a estirar su horizonte, sus metas. Ese solo hecho ya es un gran paso para ir por más. Comentan profesores del programa EnseñaChile que el gran cambio en los escolares vulnerables a los que les hacen clases se produce cuando los convencen de que se puede, que ellos son capaces de llegar a lo que sueñan. Las limitaciones, la segregación y la barrera de los privilegios la reconocemos todos. Pero la barrera mental es de cada uno y hay que luchar por que no nos sea impuesta.
ALFREDO | 11.05.2016
El artículo es mal intencionado y confunde dos cosas distintas. Es completamente natural que un empresario quiera que sus hijos puedan el día de mañana administrar la empresa que ellos o sus propios antepasados han formado, para lo cual se preocupan de prepararlos y guiarlos. Esto ocurre desde los grandes empresarios hasta el empresario pyme que tiene un taller mecánico. Al hijo de ese empresario simplemente le tocó estar en esa situación: ¿qué debe hacer?, ¿irse para la casa y vivir de las rentas por "ser hijo de"? Otra cosa distinta es la meritocracia para ocupar cargos dentro de las empresas. En este punto el articulista puede tener razón, pero debe reconocerse que las grandes empresas han avanzado mucho en este tema. Sobre este punto puede verse el vaso medio lleno o medio vacío. Para la crítica y el aplauso siempre es más fácil ver el vaso medio vacío.
Valeria I. | 11.05.2016
He sentido en carne propia como se maneja esta sociedad, tuve la suerte de nacer rubia y fue suficiente para que me trataran diferente. Me casé con un moreno espectacular....pero el es invisible, debe demostrar que es competente. Tanto es así que ya nos reímos de lo enfermo que está este país. 
marcos paredes | 11.05.2016
Ojalá ciper hiciera un reportaje similar sobre la tv (medios de comunicación) y los apellidos, parece que ésta nunca se toca y ese es uno de los principales problemas del país.
Felipe Correa | 11.05.2016 | Socio/a 1 año y 3 meses
La nota de Daniel te hace pensar pues escribe muy bien y sabe presentar las ideas. Sin embargo, creo que falta una reflexión un poco más profunda. Partamos por lo básico: Qué entendemos por mérito? En la nota no se define (lo que es central!), sin embargo, se intuye que tendría que ver con el esfuerzo. Ahora... ¿qué tienen que ver los propietarios de los grandes grupos económicos en Chile, con el esfuerzo? Pues creo que no mucho. El libro de M.A. Monckeberg, profesora periodismo de la U. de Chile, es revelador al respecto. Los grandes grupos económicos han hecho su fortuna a punta de mentiras, robos, avaricia y corrupción. La posición que hoy ostentan tanto propietarios, como directores y altos gerentes, me atrevería a decir, no tiene nada que ver con el esfuerzo. De esto se desprende la idea de que la falta de participación de los "mejores estudiantes" (sea lo que esto sea) en esas cúpulas, no es una falla en la aplicación de una idea de meritocracia, pues nada tiene que ver el mérito con estar ahí. Y como bien dice Daniel, esto es un sistema de castas, donde el mérito no juega ningún rol. Es otra cosa. Finalmente, uno de los problemas de juntar estas cosas en una misma reflexión, es que el lector (y el autor?) las tiende a confundir. No se puede transformar un sistema de castas en un sistema de mérito, porque son cosas completamente distintas. La solución es simple: Eliminar el sistema de castas, no tratar de introducir el mérito en él, pues en el mejor de los casos, y siendo increíblemente ingenuo, eso solo transformará a nuestros "mejores estudiantes" en todo lo que no queremos que sean, sin mencionar que sus habilidades y todo lo que han aprendido, se perderá. Ahora, se atreverá Daniel en un futuro, a denunciar esta sociedad de castas, tal cual? A llamar a su abolición?
Oscar Nunez | 11.05.2016
Muy buena columna. Seguimos un sistema monárquico en cuanto a empresas se refiere, en donde los méritos a no ser de que seas amigo de alguien no son reconocidos como deben ser.
Gonzalo A. | 11.05.2016
Chile tiene una estructura social parecida a la que describe Edith Wharton en la Edad de la inocencia, con una clase alta aparecida de la nada (para estándares europeos), en la que mercaderes actúan como si fueran aristócratas. Por eso, probablemente, el autor del artículo cree que los apellidos Luksic, Said, Saieh, Solari y Paulmann representan una estructura social feudal, de herederos, en condiciones que esos apellidos desaparecen de nuestra historiografía económica rápidamente (a lo más se preparan para heredar a una 3ª generación). Pero el problema es transversal, de hecho, vemos a los Aylwin, a los Frei, a los Lagos, a los Bachelet, a los Pizarro y a otros jerarcas de la izquierda aspirando a heredar el poder a sus hijos, por lo que aseguran para ellos altos puestos en la administración, sin importar la carencia de méritos de muchos de ellos. Lo terrible de todo esto es que las políticas de control de la economía son la otra barrera de entrada para el ascenso social, barrera que es levantada desde la izquierda… 
José Espinosaa | 11.05.2016
Infórmese, salu2
Alex Bravo | 11.05.2016
Terminar con la desigualdad me parece lejano, quizás nuestros hijos y nietos puedan ver un país distinto, sin monopolios o abusos empresariales ya cultivados y culturizados.
Armando F Lopez Rivera | 11.05.2016
Simplemente. Una pena. Cuando me echaron de la empresa que trabajaba me dijeron que era muy inteligente pero claramente era el más "comun" de origen. Cuando pedí referencias se hicieron los lesos.
Marcelus W | 10.05.2016
Totalmente de acuerdo con la columna, está situacion se puede traspolar a algunos deportes en Chile aunque ahí hay que sumar un análisis a la sociedad más transversal... Totalmente en desacuerdo con el comentario del señorito Espinosa desinformado, ciego.
Carlos | 10.05.2016
José Espinosa, no lo lograron en base a esfuerzo, sino a leyes a la medida fabricadas por una dictadura, en un libre mercado honesto Lucsik no tendría ni un décimo de lo que tiene hoy.
Jose Espinosa | 10.05.2016
La historia reciente de los apellidos mencionados por el autor derrumba toda su teoría! De todos los apellidos mencionados solo los Matte tienen una larga historia de riqueza, todos los demás son nuevos ricos que lo lograron a puro esfuerzo y talento, en una o dos generaciones, no más que eso!
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones