Ir arriba

Comentarios (5)

Rodrigo | 06.05.2016
Primarias en todos lados, esa formula, además de transparentar la competencia (que ojalá fuera de ideas), obliga a dividir la torta del financiamiento electoral entre más comensales. Quizás así, en reemplazo de palomas en los postes y mensajes radiales sin sentido, nos veamos obligados a recibir folletos con el curriculum de candidato. Creo que eso es más honesto. Aún así: el analfabetismo funcional en el que nos tienen sumidos, dudo nos permita analizar información para elegir en forma correcta. Una pena nuestros políticos, una rabia nuestros empresarios, y una gran esperanza al constatar que existen medios críticos como CIPER, que permiten que el Iceberg aún flote... aunque poco se vea en superficie.
Manuel Riquelme | 02.05.2016
Gran periodista Daniel Matamala, los valores jóvenes van a cambiar este mundo. 
David Barra | 29.04.2016
Matamala está dejando de lado el eufemismo tan hediondo de los periodistas prime, y se ha puesto serio e incómodo. Su libro "Poderoso Caballero" debería ser leído en los colegios públicos en las nuevas clases de Formación ciudadana: en tres capítulos desnuda con fuente a pie de página, la relación entre la elite política en Chile, sus dirigentes y líderes, presidentes o ministros, quienes -oh! coincidencia- fueron también líderes de la elite empresarial; ambas instituciones se han prestado presidentes (presidentes de la Sofofa, de la CNC, de la SNA, terminaron siendo presidentes de Chile, ministros, senadores o embajadores, ejemplo de ello son Agustín Edwards Ross, Ramón Barros Luco, Eliodoro Yáñez, Vicente Pérez Rosales, y un largo etc). Junto a Beatriz Sánchez y Mauricio Weibel entre otros (pienso en Alejandra Matus, en la gran María Olivia Monckeberg), puede que hagan que el periodismo en Chile por fin tome el rol que le corresponde y se transforme en lo que siempre hemos esperado que sea: el Cuarto Poder, y no un estamento de RR.PP.
Eduardo Agustin | 29.04.2016
Muy de acuerdo, siempre ha sido una colusión política por el poder, desde los asientos de concejales hasta el sillón presidencial, y no escatiman en nada para defender el poder, haciendo trucos entre gallos y medianoche, para finalmente recurrir a la practica utilizada en el gobierno militar, tan criticada por ellos mismos y que fue "La designación a Dedo" de todos los cargos públicos y que algunos fueron casi vitalicios.
Alex Riquelme | 29.04.2016
Lo más impresionante y triste es entender que nuestra clase política, y de manera transversal, nos continúe tratando como retrógrados casi analfabetos. Verdaderamente un abuso de nuestros políticos. Lástima. Felicitaciones por el artículo Daniel.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones