Ir arriba

Comentarios (3)

AMDEPA | 10.03.2014
Desde AMDEPA Asociacion Metropolitana de Padres, Madres y Apoderados, declaramos no queremos mas simce para nuestros hijos e hijas, no queremos ver a los profesores estresados dada la realidad de la mayoria de los colegios particulares subvencionados, "peliando" por aparecer con maximo puntaje simce en la prensa, para que ese colegio suba sus aranceles, cada año, a costa ademas de la salud de nuestros niños, ya sabemos que tras esto esta el Lucro, y por delante tambien. El simce no nos interesa, si al final en estos mas de 20 años, lo unico que ocurre es que se cierran mas y mas escuelas publicas, para por culpa de este simce, y dar paso a abrir mas escuelas macdonalizadas, y tipo carceles, donde matan la creatividad de nuestros hijos. Con Reglamentos Internos mas parecidos a un codigo penal, fabricados a espaldas de los apoderados y estudiantes, cuyal deberia ser hechos. Reglamentos que ojala nadie validara, si no es leido junto a un buen abogado voluntario. Tema que les interesa hacer a su pinta a los Directores de colegios. Queremos un sistema diseñado en ver las grandes POTENCIALIDADES DE NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS, mas integral, que vea a nuestros hijos e hijos como personas especiales, no como un signo peso, donde VEMOS CONTRADICTORIAMENTE que algunos profesores se han hecho milonarios a costa del lucro cual objetivo al colocar colegios No queremos mas niños que por el simce, estan tomando Ritalin, las pastillita de la obediencia, equivocadamente. No queremos mas simce, porque NO ha dermostrado absolutamente nada en terminos de lo que es la educacion, entre otras cosas,generar Movilidad Social, al final llegamos al mismo tema, es solo Lucro, ya entendido por la sociedad y puesto en el tapete por nuestros propios hijos e hijas, que son sus victimas, mostrado desde las grandes Marchas mas importantes de nuestro Pais, estudiantes y universitarios, padres, madres, apoderados y abuelos. Y hacemos un llamado un llamado a cada Madre, Padre y Apoderado a HACER UN ALTO AL SIMCE y no REINDIRLO SIMPLEMENTE este año 2014 y nunca mas. Este sistema, tiene a niños y niñas del siglo XXI con metodos del siglo XIX. Se nos viene fuertemente el Homeschooling, que ya tiene mas de 6 millones de niños en el mundo, usando esta alternativa de educacion.Legal tambien. El Homeschooling es del tiempo de los Egipcios, se uso en Roma, en Grecia y esta de vuelta en todo el mundo y aqui en Chile. Los pocos que defienden el simce, defienden el Lucro, sus propios sueldos millonarios y ojo, no a nuestros hijos e hijas, en un sistema a todas luces que perdio el norte. Las Madres, los Padres, los Apoderados ante este sistema, vemos que solo se burla de nosotros. Ni siquiera nos dejan organizarnos al interior de los colegios, porque saben que perderian, si en Chile se organizaran, para peliar por un mejor Colegio, seria otro Chile. Estados Unidos tiene 110.000 organizaciones de Apoderados, Europa 25 mil ( y en la educacion publica) y alli la llevan los Apoderados, no una corporacion de profesores. Argertina pasan a llevar a un solo estudiante y se mueve toda una sociedad. En Chile se tortura y se persigue a los Estudiantes, se les detiene, por fuerzas especiales de carabineros de Chile, donde desde el año 2006 a la fecha 2014, deben haber mas de 30 mil detenciones, es cosa de pedir los informes sobre dichas detenciones a carabineros e informes a organizaciones de derechos humanos. Bueno el SIMCE, es solo otra parte mas de un sistema creado para el Lucro. Y por eso tanta ferrea defensa con todo los poderes posibles y comentario de supuestos expertos a favor. En todas partes de cuecen habas. Ladrones de cuello y corbata. Pero ya nadie compra esa idea, es lo mejor de tener hoy a google e investigar. CIPER un siete.
Alejandra Meza | 24.02.2014
Sin embargo se deben revisar los resultados historicos del simce y el impacto de estos en la educacion chilena. ¿ha mejorado ésta sustancialmente en los últimos 20 años gracias a la prueba?
Felipe Trujillo López | 23.02.2014
Respecto del primer propósito del SIMCE mencionado en la columna de Luz María Budge, a saber, monitorear y evaluar el sistema educativo, es sensato, creo, hacer ver es un objetivo demasiado ambicioso para una prueba estandarizada que solo monitorea ciertas habilidades aprehendidas por los estudiantes y el desarrollo del curricular escolar en determinado momento (cuarto básico, octavo, segundo medio, etc.), lo cual, si bien es parte del sistema educativo, NO representa a este en su totalidad en ningún caso. Si el SIMCE parte de una premisa  equívoca como ésta, estamos ante un gran problema.  En segundo lugar, si bien es cierto que las consecuecuencias y la toma de decisiones pos SIMCE, involucra una serie de medidas que tienen como objetivo mejorar la práctica educativa, también ocurre que existen acciones punitivas que fueron detalladas en la columna anterior y que distan demasiado de lo que “bellamente” plantea, desde la teoría, la prueba. En la misma línea: si como medida para mejorar el SIMCE se cae en la unidireccionalidad de la docencia (o del plantel educativo) hacia la misma prueba, se termina por obligar a los docentes a prescindir de unidades didácticas o temáticas que son parte de un currículum hiperinflado que, como el mismo SIMCE lo demuestra, no es íntegramente evaluable a través de una prueba que por lo tanto resulta mezquina. A diario convivo con profesores de tres colegios que nos enfrentamos a la dicotomía maquiavélica de mejorar el puntaje SIMCE o trabajar al menos un 50 % del currículo anual. Desde la docencia, creo que la segunda posibilidad tiene más lógica, por algo están las unidades en los textos de estudio aún cuando estas están sobre abultadas de contenidos, pero las presiones de los directivos y la presión social del SIMCE en si, obligan a los maestros a hacer magia, lisa y llanamente. Y somos muchos los profesores que jugamos a Mandraque el mago para darle curso a tanta información (incluso materias vistas hace más de tres años atrás) que nuestros estudiantes deben asimilar y poner en práctica, mientras desde las oficinas con aire acondicionado o calefacción (mis salas no la tienen), desde ministerios y agencias se teoriza, se sigue exigiendo y sobre exigiendo a un sistema educativo, que el SIMCE, no logra conocer verdaderamente, pese que uno de sus propósitos centrales sea precisamente éste. En vuestras oficinas pueden plantearse muchas ideas, la verdadera realidad está al interior de nuestras aulas.  Además si el SIMCE no es una caja negra, ¿por qué no se envían ensayos-ejemplos de la prueba, y medidas orientadoras a principio de cada año escolar, y no sólo semanas antes de la evaluación?. ¿Por qué tampoco se integra a los profesores en las directrices evaluativas del SIMCE, si este mismo se trata, supuestamente, de un acuerdo nacional?.  Esto último resulta más urgente todavía al considerar la hiperinflación (exceso de materia) que afecta a los contenidos escolares. Está bien que el SIMCE tenga claro lo que evalúa, pero también debiesen tenerlo claro, oficial y formalmente, los profesores, pues somos nosotros quienes tenemos que realizar una selección exhaustiva de tanta información para llevarla a nuestras planificaciones.     Por último si el SIMCE no persigue una definición de calidad en una sociedad diversa como la nuestra ¿por qué se basa en una concepción falsa, cínica y patética como la que plantea la Ley General de Educación, a saber, que son los padres los que definen el tipo de educación que recibirán sus hijos, cuando todos sabemos que más que los padres, el tipo de educación lo definen aspectos urbanos y sociales como la conectividad, la cercanía a la escuela, el costo económico de las mensualidades, etc. todo lo cual, más que una elección parece ser “lo que nos tocó”?.  Creo que no debemos caer en una defensa chovinista del SIMCE, si no reconocer que este debe ser reformulado estructuralmente en el corto y mediando plazo, redefiniendo las formas en que este debiera abordar diferenciadamente nuestras disímiles realidades educativas dado que la estandarización no es un dogma, menos en una ciencia social tan abierta y dinámica como la educación.  No se debe seguir creyendo en la validez irrefutable de la prueba, a sabiendas de las enormes falencias de nuestro currículo escolar y del sistema educativo en general, el mismo que sigue cerrando escuelas públicas que fueron elegidas por sus padres para formar a sus hijos, los cuales deben buscar nuevos horizontes en donde la elección parece ser más bien una utopía, pese a lo que dice nuestra Ley General de Educación.   
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones