Ir arriba

Comentarios (10)

elitita river | 13.09.2016
Señor Anibal Pinto, cualquier cosa que usted pueda decir respecto de la actual preocupación de Inacap por sus estudiantes se cae inmediatamente al escribir "puedo decirle que después de conocerla de cerca, me es muy difícil pensar en una organización que agregue más valor al país y a los jóvenes con menos recursos que Inacap", por una razón muy sencilla. Ustedes señores a "los jóvenes con menos recursos" de los que habla NOS COBRA DOS MATRICULAS ANUALES!. Simplemente es vergonzoso, una burla su discurso, ya que cualquier defensa que pueda hacer respecto de la calidad enfocada en la población mas vulnerable se derrumba automáticamente con la inaceptable forma en que lucran. Atentamente, una ACTUAL estudiante de Inacap.
Osvaldo Torres | 23.03.2016
Sorprende esto. https://www.reclamos.cl/empresa/inacap
Lázaro Morales | 19.10.2015
Estimados, me gustaria comentar el tema del profesorado que trabaja por unas pocas horas de aula, sin el tiempo necesario para poder preparar una buena clase conocer los materiales didacticos para los talleres y laboratorios, de que sirve tener la mejor tecnologia si los profesores no tienen el tiempo de conocer como funcionan y trabajan los equipos. Tambien el poco tiempo de que disponen para poder visitar a los alumnos en practica, todas estas faltas no pasarian si los docentes en su gran mayoria fueran contratados de planta y poder dedicar su tiempo a preparar una buena clase, utilizar el equipamiento......ellos tambien son el resultado del mercado de la oferta y demanda impuesta.
Juan Daniel Doñas | 04.06.2015
La afirmación del señor Pinto "... una organización que esté mejor administrada, por personas mejor preparadas y con más alto sentido de responsabilidad social...", debe entenderse en el contexto. Si ha de entenderse que la mejor administración es comprar informes 'truchos' a la usanza de Penta y SQM y hasta la fecha pasar 'piola', se lo concedo. Si es por las personas mejor preparadas, como el abogadito (destacado miembro del Instituto Libertad, de la UDI) que fue capaz de afirmar "... la Corfo no tiene nada que reclamar, renuncia y se va...", lo pongo en dudas. Y respecto del alto sentido de responsabilidad social, cobrando mas caro que varias universidades, entregando una formación óptima y funcional al cruel y depredador mercantilismo educacional desenfrenado, definitivamente lo rechazo. El señor Pinto, que recibió jugosos sueldos, debe informarse mejor, en particular respecto del 'trucho' traspaso; en aquella reunión entraron 7 funcionarios estatales adlateres del coronel Skinner (el mismo del contrabando de armas a Croacia) que votaron favorablemente la renuncia de Corfo, para salir como Directores del nuevo Inacap, rastreros fieles representantes de la gran patronal.
Claudio | 31.10.2013
100 % de acuerdo con la opinion de Don Mario Cerda. Inacap fue una gran institución, la conocí en Talca en sus inicios. Esta una mas de las maniobras ilegitimas de la dictadura para hacer negocios. Los actuales administradores son en su mayoría de la UDI
Gustavo | 29.10.2013
Lo dicho por CERDA es la pura verdad.Fui FUNDADOR de INACAP en 1966, que nacio de SERCOTEC y en la dictadura el ministro de triste recuerdo, CAUAS nos quito el apoyo de CORFO, nos obligo a autofinanciarnos, con lo cual, si antes NO LUCRABAMOS haciendo capacitacion a los trabajadores, nos condujo a una debacle financiera que terrminó vendiendo casi todo el equipamiento del instituto, para capacitar.Y ademas, echando a los expertos extranjeros que ayudaban al proceso de enseñar.Despues de esto, SE REGALÓ la institucion a la CPC, que empezo a COBRAR la capacitacion bajando su calidad notoriamente pues ya era simplemente UN NEGOCIADO MAS, no una palanca de progreso.Y ademas devino transformandose en una universidad "pirula" que acogio a a los que no podian ingresar a otras de mas exigencias academicas, para finalizar hoy en un colosal maquina de hacer ganacias...
José Lecea | 28.10.2013
Primero hay que comenzar por casa, la SOFOFA que en su rol de OTIC recibe aporte vía franquicia tributaria de de $35,107 MM , de los cuales a través las empresas Invierten en capacitación $11,602 MM.  $4290 MM según fuentes del SENCE se canalizan a través de la OTEC Fundacion de Capacitación SOFOFA, la segunda del ranking nacional, pese a que la ley es clara los "OTIC no pueden participar" en la capacitación de sus afiliados". Practica habitual en el mercado así lo hace ASIMET Gestión , Capacita S.A de la Corporación chilena de la Construcción todas ellas están en una posición privilegiada en relación al resto de las OTEC.  Es claro que no es una Buena Practica y se aleja de su objetivo principal  de promover, organizar, supervisar actividades de capacitación actuando como intermediarios independientes entre organismos de capacitación y empresas demandantes, como puede estar promoviendo y  participando la SOFOFA  en el lanzamiento del proyecto "Bien común, dilemas éticos y compromisos empresariales", una iniciativa que busca plasmar principios y buenas prácticas empresariales en la gestión de compañías.
ignacio muñoz | 26.10.2013
que sinvergüenza el sr. Pinto... De que sirve tener un espacio que se hace llamar biblioteca, con uno que otro libro, de hace veinte años atrás y el resto del material, mucha revista conozca más, uno mismo, de ese estilo. y solo me he referido al área de biblioteca, por que la realidad en los laboratorios de computación o enfermería es triste. que rabia más grande escucharlo sr. Pinto. Atte. Ex alumno inacap.
Mario Cerda Allende | 25.10.2013
Sr. Pinto: suponerme intenciones y más encima calificarlas me parece poco razonable y desmedido. Sería más apropiado atenerse al texto de lo que he sostenido; los hechos, por si solos, configuran lo que he planteado. No hay una palabra que yo haya expresado que califique lo que hace y cómo hace el INACAP hoy su tarea. Distinguir lo que es legítimo, lo que es ético, de aquello que no lo es, resulta fundamental al abordar y opinar sobre situaciones como ésta, especialmente cuando se pretende reafirmar principios empresariales y hacer recomendaciones que permitan gestionar los dilemas éticos que orientan el actuar de la empresa y, en base a ello, generar y fortalecer confianzas entre los distintos actores sociales, como lo pretende la cúpula del gran empresariado de nuestro país con su proyecto “Bien común, dilemas éticos y compromisos empresariales. Le recomendaría al señor Pinto, que se informe sobre la misión que al INACAP se le asignó desde su creación y la alta calidad con la que ese INACAP llevaba a cabo su tarea, la actualización y evaluación permanente de su quehacer, así como la vigencia de esa misión hoy. No obstante, el fondo de mi planteamiento es si es o no es legítimo el traspaso del INACAP a manos privadas y por esa vía distraer un importante patrimonio de todos los chilenos – del orden de US$ 500 millones – para asumir una misión y tareas que otros desarrollan de buena manera como algunas prestigiosas universidades chilenas y, entre otros, el propio DUOC, destacada institución que no ha sacado utilidad de recursos del estado sino que surge del esfuerzo de los propios alumnos de la Pontificia Universidad Católica, a lo cual se agrega posteriormente y, con mucho acierto, la propia Universidad. El sector empresarial tiene todo el derecho a llevar adelante funciones formativas y educacionales, pero para ello debería ocupar sus propios recursos, su propio esfuerzo económico. Atentamente, Mario Cerda Allende
Aníbal Pinto F. | 24.10.2013
Estimado Sr. Cerda: en mi calidad de Presidente de Sercotec me correspondió integrar el Directorio de Inacap entre 2010 y 2011. Asimismo, como Presidente de la Fundación Acción Emprendedora he estado estrechamente vinculado al mundo social, del desarrollo y de la educación durante varios años. Al respecto, sólo puedo decirle que después de conocerla de cerca, me es muy difícil pensar en una organización que agregue más valor al país y a los jóvenes con menos recursos que Inacap, y que lo haga en forma tan sobresaliente. Asimismo, me es muy difícil pensar en una organización que esté mejor administrada, por personas mejor preparadas y con más alto sentido de responsabilidad social y pública que aquellas a quienes conocí en Inacap, en su Directorio y a nivel gerencial. Recuerdo haber participado en dos años en la inauguración de 3 sedes y la ampliación de otras 2, para capacidades que excedían los 20.000 nuevos alumnos. Todo era impecable. Las bibliotecas, los baños, las salas de computación, desde luego las salas de clases. Recuerdo las palabras del entonces Presidente de Inacap: "el proceso de formación parte en que seamos capaces de ofrecer a nuestros alumnos una infraestructura de calidad extraordinaria, que lo dignifique y lo estimule. Ofrecerles los mejores profesores, las mejores metodologías de enseñanza y las mejores posibilidades de crecimiento profesional y humano. Hacer de sus talentos competencias que les permitan desarrollarse profesionalmente en forma fecunda. Al final del día, hacer de todo lo que hacemos, un proceso que transforme la vida de las personas". Al margen de las consideraciones que se tuvieron para traspasar Inacap a las entidades que Ud. menciona, a la luz del resultado final es indiscutible que no pudo haber sido una decisión más acertada. Sostener lo contrario sólo puede tener como fundamento el pensar que quienes actualmente la administran y que la han desarrollado a los niveles de excelencia superior que tiene hoy día no lo hacen bien, o que tal vez Ud. u otro podría hacerlo mejor. Cualquiera sea su fundamento, no sólo es gravemente equivocado sino además sumamente mesquino, pues en ningún momento se detiene a pensar qué es lo mejor para los alumnos, para sus familias y para el país. Exposiciones como las suyas generan cuestionamientos injustos y tendenciosos sobre una institución que ha logrado fijar el más alto estándar de excelencia nacional e internacional en procesos de formación técnico profesional. Un mínimo de justicia de su parte exigiría que reconozca lo anterior, y considere seriamente que lo que debe evaluarse es cuán efectiva es esta institución para generar competencias valiosas, transferir conocimiento y en general transformar el futuro de las personas, particularmente de aquellos con menores recursos. Todo lo demás es sólo pensar en uno mismo, en nuestros propios y personales deseos e intereses individuales, en nuestras frustraciones y en nuestros prejuicios, y no en aquellos a quienes Inacap está verdaderamente llamada a servir: sus alumnos, sus familias y al País. Atentamente, Aníbal Pinto F.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones