Ir arriba

Comentarios (11)

Gonzalo Chávez | 31.08.2011
Oye Felipe, termina de dar lata. El artículo es breve y claro (sin pretenciones academicistas). Se huele un tufillo a chaqueteo en tus contradictorios y pobres comentarios. Ahora, si estas de acuerdo en el fondo y hechas de menos opiniones personales del autor, entonces expone las tuyas has perdido harto rato en hacerlo y no has aportado un gramo al debate.
felipe | 31.08.2011
Me parece que no estoy tergiversando. Es cosa de leer lo que dijiste. Lo repito: “en realidad no estoy al tanto de lo que publica El Mostrador pero sí de la enorme producción sociológica e histórica que se ha escrito sobre el tema de los movimientos sociales, el sistema electoral y el constitucionalismo chileno desde la transición democrática. De hecho, mis reflexiones no parten de la opinología que inunda de manera oportunista los medios de comunicación sino de una investigación histórica que preparo junto a otro historiador desde un año y medio atrás y que espero aparezca pronto publicada”. Con eso nos estas diciendo que tu NO haces opinología barata, sino que te basas en un trabajo serio (sociológico e histórico), y además vas a escribir un libro. Me pregunto si a caso es necesario haber leído todas las obras sobre sociología e historia sobre sistema electoral y el constitucionalismo para escribir una columna? Acusar al resto de la producción intelectual de “opinología” para validar tus argumentos es lo que me parece poco serio intelectualmente. Tus ideas deben defenderse por sí mismas, en base a su originalidad y no en base a calificativos morales. De todos modos agradezco tu columna, es un buen diagnóstico, pero como te dije en un principio, eche de menos un punto de vista TUYO, menos collage y mas atrevimiento. saludos
Nicolás | 30.08.2011
Te pido que no tergiverses las palabras de tu interlocutor si pretendes iniciar un debate en serio, eso es lo mínimo que se puede exigir a alguien que apela al rigor pero que no lo demuestra en lo que escribe. Nunca he siquiera sugerido el argumento de mi "larga trayectoria", eso lo has dicho tu de manera muy poco correcta. Difícilmente apelaría a un argumento como ese a mi corta edad. Por último, en El Mostrador escriben personas de todo tipo (políticos, estudiantes e investigadores), éstos últimos son desgraciadamente una minoría y solo muy pocos realmente han realizado estudios sistemáticos sobre los temas que ahora aparecen en el debate público. Los políticos, en cambio, han inundado los espacios con columnas acomodaticias a sus propios intereses y causas particulares.
felipe | 30.08.2011
La falta de rigor intelectual lo muestras nuevamente cuando dices “mis reflexiones no parten de la opinología que inunda de manera oportunista los medios de comunicación” sino que de mi larga trayectoria y del libro que voy publicar sobre la materia. Tener que recurrir a la descalificación de los demás (cuando en el Mostrador escriben personas con trayectorias reconocidas) para defender tus argumentos me parece pobre intelectualmente. El tema de los derechos sociales sería interesante que los hubiera abordado en tu columna, pues va mucho más allá de un simple reconocimiento: Chile ha firmando varios tratados donde se reconocen, los mismo Estados Unidos, y ahí estamos.
Nicolás | 29.08.2011
Gracias por la aclaración Felipe. En realidad no estoy al tanto de lo que publica El Mostrador pero sí de la enorme producción sociológica e histórica que se ha escrito sobre el tema de los movimientos sociales, el sistema electoral y el constitucionalismo chileno desde la transición democrática. De hecho, mis reflexiones no parten de la opinología que inunda de manera oportunista los medios de comunicación sino de una investigación histórica que preparo junto a otro historiador desde un año y medio atrás y que espero aparezca pronto publicada. Respecto a tu pregunta, retomo el concepto de democracia y constitucionalismo igualitario de Pierre Rosanvallon y Roberto Gargarella, que supone una premisa muy básica pero que recién en estos meses comienza a hacer sentido en Chile: el reconocimiento de los derechos sociales y de una democracia participativa solo puede asegurarse por la vía de un nuevo orden legal y constitucional.
Marce* | 29.08.2011
Sr columnista y Sr Aldana, que buenos articulos he leido hoy gracias a Uds dos.  Creo que nos vamos aclarando un poco mas de lo que va pasando en nuestro pais. Creo que hasta hace algunos meses hemos estado viviendo como ovejas y ya era hora de ir despertando, los estudiantes nos han puesto el despertador y ahora es tiempo de acompaniarlos en esta,que ya no es solo una batalla educacional si no una batalla por el pais entero. Gracias a ambos Saludos
felipe | 28.08.2011
No quise ser ofensivo. Mis disculpas si lo fui. Con rigor intelectual me refiero con tener un argumento claro y original (y no varios entremezclados). Por eso dije que parecía resumen del Mostrador. Pareces más empeñado en mostrar tu indignación moral que en producir un marco interpretativo propio. Tal vez es una cuestión de forma, pero tengo la impresión que mezclas demasiados registros, sin definirte por ninguno, lo que finalmente deja al lector con una impresión vaga, aunque ciertamente comprometida. ¿Pero es suficiente ser comprometido tener un pensamiento riguroso? No lo creo. Pero te dejo una pregunta: a qué te refiere con democracia igualitaria?
Nicolás | 27.08.2011
Gracias por vuestras lecturas y comentarios. Comparto con ustedes y al igual que muchos otros estudiantes la inquietud sobre la excesiva mercantilización de la educación y cómo esto termina afectando al igualitarismo. Respecto a lo que Felipe menciona, me gustaría saber a qué se refiere con "rigor intelectual". Cuando se escribe una columna de opinión y no un texto académico hay que sintetizar y problematizar evitando las eternas referencias bibliográficas. Si no era eso a lo que hacías mención, podrías contra-argumentar qué puntos del texto parecen poco rigurosos desde tu punto de vista y proponer una lectura alternativa.
Jose Trujillo | 27.08.2011
Me parece de manera justa lo que se esta exigiendo en la educacion, hoy la educacion en chile se ha vuelto un verdadero negocio verdaderas empresas trabajando amparadas por leyes que necesitan ser analizadas en profundidas pero no se acabara hasta que los mismos entes participativos de nuestras politica dejen de lado sus intereses economicos, cual dudo q sea de esa manera chile necesita un cambio realmente y no solo es la culpa de este gobierno si no de los que nos gobernaron nunca se hicieron participe de cambiar realmente esta situacion que ya no da para mas siempre actuaron muy sigilosamente y hoy quieren a la vez sacar provecho de esto ha no elegir mas politicos que aprovechadores e oportunistas que le estan haciendo mal a chile. politicas con vision de futuro adecuadas a los nuevos tiempos que se viven hoy y terminar con la desigualdad social necesitamos educacion para todos sin discrinacion social.
felipe | 27.08.2011
La columna dice todo y a la vez nada. Parece un resumen de columnas del diario el Mostrador. Un poco más de rigor intelectual hubiera sido recomendable. saludos
Víctor R. Aldana | 26.08.2011
Nicolás, me gustó mucho tu columna, se me hace como una sinfonía bella donde cada nota está en un lugar inmejorable, es clara y comprensible para todos los oídos y es sencilla, lúcida y poco pretenciosa.  De cierta manera es bonito que, siendo que Chile lleva unas cuantas décadas de retraso en el desarrollo de políticas que promuevan la igualdad y el bienestar común, sea justo ahora, cuando en los países desarrollados (los gozan de estas políticas) éstas se están viendo cuestionadas y restringidas por la presión de un modelo de libre mercado predominante, que el pueblo chileno arremeta y demande por fin un sistema equitativo de desarrollo que permita crecer según intereses humanos integrales y no sólo monetarios. Me resulta emocionante que a pesar del descrédito que estos ideales tienen actualmente, los chilenos creamos aún que otra vía es posible, es más sana y es más justa. Pero me sorprende, y me inquieta a la vez, que la prosperidad económica de Chile (no así la justa distribución de los bienes) coincida con que las políticas chilenas durante los últimos casi 40 años no han hecho más que obedecer, como buenos discípulos, a las necesidades del libre mercado y de aquellos que de él se benefician, y que si no fuese así -como se ha visto que ha ocurrido con algunos gobiernos de países que lo han intentado, como por ejemplo el comienzo de la era Zapatero en España- este desarrollo económico no sería posible, o más bien, no dejarían que fuera posible por no respetar las reglas del libre mercado que favorece a aquellos que al final son los que toman las decisiones sobre la economía mundial. Y bueno, en Chile, como en un viejo fundo aislado, o detenido en el tiempo, coincide con que los dueños del poder económico son los mismos que administran el país a nivel político, el gobierno no se ve presionado por el lobby, el gobierno ES un gran lobby (y durante la Concertación también) entonces, es de esperar que ellos hayan perdido toda legitimidad y que los jóvenes no quieran prestarse a participar en ese juego de apariencias y poder y mugre. Bueno, me extendí más de lo que quería, lo siento, pero es que es lo que pasa cuando a uno le dan tribuna, aunque sea que nadie le lea a uno, uno se pone cocoroco. Un saludo. Y gracias de nuevo por tu gran columna. 
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones