Ir arriba

Comentarios (16)

Octavio | 05.06.2019
La verdad es que yo no soy un hombre de fe,....razon por la cual miro esto un poco de afuera.Igual me parece atroz .Mi esposa argentina me cuents que por alla por los 60 en su colegio de niñas en Buenos Aires .....pasaba lo mismo con el cura.le preguntaba si se "tocaba"........a una niña de 10 años¡¡¡. Osea,....el tema toda la vida fue asi. Solo me llama la atencion la ingenuidad de los creyentes.Esto HOY sigue pasando.Si le paso a todas estas personas,....si le paso a mi esposa.....es lo mas probable que en Antofagasta, Linares o Tongoy hoy este pasando lo mismo.
Carolina Figueroa | 16.01.2013 | Socio/a 1 año y 9 meses
Juan Pablo, tremendo testimonio y quiero felicitarte y agradecer tu valentìa y felicitarte también por tu mamá. La imagen de ella alegando por tus derechos en la puerta de la iglesia, exigiendo explicaciones a un cura del Bosque en los 60...madre mía hay que tener cojones. Y tu mamà los tuvo y eso, eso es lo que quiero entregarle a mis hijos, los cojones para estar con ellos y cuidarlos como ella lo hizo contigo.
johizzz buxxi | 19.08.2011
yo creo qe no todos los curas son asi pues al igual si deciden escojer su profecion creo qe deeben respetarla
Luisito | 12.05.2011
Creo que hemos sido demasiado pasivos ante esta  espantosa realidad, esto que esta sucediendo con los curas afecta gravemente y en forma irreparable a lo mas preciado que tenemos, nuestros niños  Por lo menos deberíamos luchar por el fin del celibato para que no sigan proliferando estos curas con tan graves desviaciones Hay que organizarse y crear una organización que podría llamarse Green Peace for child A que se debe que hayan tantas organizaciones "pro" muchas cosas y ninguna pro niños? Es urgente tomar conciencia de este flagelo 
fabian | 21.04.2011
Dios te bendiga y te ayude a superar ese acto delesnable con la gracia del perdon de Dios , la falta de perdon hace mucho daño (aunque en tu caso tienes mucha razon) , s , Todo abuso a niños es terrible , Pero la cantidad de abusos de niños en nuestros dias es tremenda y no solo de sacerdotes si no de propios familiares directos , cercanos , como por ej la mama que abusaba de su hija de 5 años y la grababa , Dios tenga misericordia de nosotros ,
Flor | 16.04.2011
Mientras más cerca de Dios, más lejos de la iglesia. Vade retro satanas...
Octavio | 07.04.2011
Si Marcela Paz estuviera viva, escribiría el libro: "Papelucho abusado"
Proibita | 07.04.2011
Estoy contigo.
enrivalle | 05.04.2011
¡ que tanto odio contra la Iglesia Católica ! Igual el proximo ctaclismo en que salgan los milicos  a tomarse el poder todos van a correr como ratas a esconderse en las sotanas de los curas como hicieron en la dictadura Pinochetista.  Ah !! curioso, nunca he leído en Ciper denuncias de aberraciones que han cometido "pastores" evangélicos violando niños...y no son "poquitos"...Igual me encanta leer Ciper. Podían hacer una revista. Saludos.-
Enrique León | 04.04.2011
De una buena vez en Chile -antes en europa y norteamérica ya se dieron a conocer numerosos casos de abusos sexuales de sacerdotes católicos- se expone la verdad de importantes personalidades de la iglesia católica. Verdad que debe ser reconocida por creyentes y ateos como testimonio de que la religión cumple una función social perversa, excluyente y violenta. De la perversidad no hay dudas, sometimiento y abuso de una figura empoderada y legitimada socialmente; de la exclusión que son víctimas miles de personas que pensando bajo la misma matriz, donde la fe y epifania concentran los argumentos que intentan sustentar la maquinaria orquestada de intereses que hay detrás, intentan sin éxito encontrar respuestas a preguntas simples; y de la violencia que históricamente han ejercitado en campañas, cruzadas y conquistas son reflejo de lo que la iglesia es: una maquina perversa que somete al débil a creer en aquello que no existe y dejar de creer en lo que sí hay, invirtiendo la realidad de manera intencionada y con un sólo propósito, hacer del hombre un insumo más para el éxito de su industria comercial de poder y facticidad. Ojalá se siga explicitando lo que históricamente ha hecho la iglesia en Chile y para ello el relato es fundamental. Gracias por el testimonio.
carlos | 04.04.2011
Que terrible lo que cuentas, Juan Pablo.Tengo fé, pero después de enterarme de tantas cosas a través de este caso, cada día creo menor en la Iglesia Católica. Desconfío de la iglesia, incluso siento rabia con todos los curas que han ido apareciendo en esta inmensa trama, no sólo Karadima, también Ossa, Arteaga, Claro, y Errázuriz, sino que a todos esos curas que por "prudencia" permitieron que estos abominables hechos continuarán ocurriendo mucho tiempo...
segundo pino | 04.04.2011
La doctrina de la confesión es una de las prácticas más perversas de la iglesia católica romana. Ha sido usada por siglos para manipular a las personas, mantenerlas en temor, y usarlas para satisfacer los bajos instintos de algunos clérigos. Hay miles y miles de personas que nunca más volvieron al confesionario porque el cura comenzó a hacerles preguntas de índole sexual, tanto niños como niñas, y mujeres adultas, han caído presa de estos curas depredadores. No hay nada realmente cristiano en esta práctica, es sólo un instrumento ideológico para mantener a los feligreses bajo control, usando el miedo como instrumento. Es realmente absurdo pensar que Dios necesite intermediarios para perdonar los pecados, al final la persona que desea desarrollar una comunión con Dios termina con una dependencia malévola de un hombre, que abusará de ella si puede. La iglesia católica necesita más que nunca un nuevo Lutero, ¿estaría la jerarquía dispuesta a escuchar y cambiar una ideología perniciosa por un evangelio realmente fiel a sus orígenes?
Maria Ester Elton | 04.04.2011
Te felicito Juan Pablo,por tu valentía Espero que seas un ejemplo,para que todos los que fueron afectados DENUNCIEN,para que por lo menos podamos salvar a nuestros nietos Maria Ester Elton
Sara Estevez Fuenzalida | 04.04.2011
Monseñor Zatti por favor limpie nuestra iglesia ya que me da repugnancia como se comporta la cúpula de Iglesia, lamentablemente uno no puede creer en nuestros sacerdotes con todos los sufrimientos de estos jóvenes . Lamento mucho el comentario de Monseñor Medina el es el primero tiene a acatar lo que dice de Vaticano. Para las víctimas todo mi apoyo y respeto por haber hablado y y decir lo que realmente es Karadima las personas que han pasado por esto que hablen no tengan miedo.
Pablo Huneeus | 03.04.2011
Raúl, Si lo que dice CIPER es mentira, queréllate por injurias y calumnias. Si es verdad, asúmelo como hombre e indemniza a la víctima de tus desviaciones con la platada que te cae por la obra literaria de la tía Ester. Pablo Huneeus
Waldo Valderrama R. | 03.04.2011
Esto es lo más esclarecedor que he leído sobre el significado del abuso, de cómo lo vive un niño preadolescente, de la manera en que es indefenso, y de por qué el daño puede llegar a ser tan profundo. Por eso mismo, aplicando el principio de Hanlon, resulta estremecedor contemplar las diversas formas de ceguera con que cardenales y otros líderes de la Iglesia han enfrentado estos hechos. Lejos de asumir el control y actuar con celeridad para identificar y extirpar la corrupción, les vemos perplejos ellos mismos ante su propia podredumbre, sin atinar a reconocerla como tal. Las reacciones han ido desde negar los hechos, descalificando a los denunciantes como pervertidos, dementes, malhechores o traidores; ocultar información y hechos; proteger abusadores trasladándolos allí donde son desconocidos para vivir la ficción de que su conducta fue alguna desviación pasajera; cuando ya la corrupción no admite duda, recluir al individuo en la seguridad de algún lugar alejado de los rigores de la justicia y las cárceles, como corresponde a cualquier ciudadano; tratar los abusos como si fueran faltas individuales, eludiendo asumir que se requiere una estructura de soporte y encubrimiento para operar; omitir aplicar las propias leyes internas de la Iglesia cuando correspondía, las que indican que DEBE investigarse cada caso en vez de prejuzgar si corresponde o no; e incluso, lo último que hemos visto, un cardenal endosando a las víctimas las debilidades humanas de sus ministros. La gerencia eclesiástica no da señales claras de percibir que tiene responsabilidad en los actos que se cometen en el nombre de su organización. Por su antigüedad, parece suponer la existencia de un fuero implícito de sus miembros consagrados, un estatus por encima de los ciudadanos comunes concebidos como pecadores inferiores, una licencia propia de agentes secretos para burlar las leyes en nombre de un objetivo superior. Lejos de la digna y sabia pobreza de su fundador, asistimos al espectáculo de una organización de toques renacentistas, donde la virtud oficial convive con el vicio furtivo en un cuidadoso manejo de las apariencias. Para tantos que han ofrecido su vida con sinceridad y disciplina, esto debe ser demoledor. Como tantas veces, la voz sensata viene de la Universidad jesuita, en boca de su admirable Rector, quien sí parece tener claras las dimensiones de lo que ocurre y la humildad para asumirlo: Espero que su ejemplo señale nuevos caminos que rescaten lo más valioso del mensaje cristiano: la valoración del pobre, del humilde, del indefenso, del que cree.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones