Ir arriba

Comentarios (15)

ALFREDO ANDRADE C | 22.02.2014
Primero que todo el reportaje está muy bien desarrollado en su globalidad, pero hay un detalle en que no se hace reparo y paso a corregir. Aquí se nombra al colegio SAINT PHILLIP OF NERY 2 DE LA COMUNA DE LOESPEJO, como el peor colegio de la comuna y que sus resultados son malos en cuarto. Bueno aclaro que esos resultados eran ciertos hasta el año 2009, los invito a revisar la página simce.cl y el colegio desde el 2010 hasta el 2013 ha subido todos los años tanto en cuarto como en octavo. Y agrego que los resultados de segundo básico lo ubicaron en 7° lugar de la comuna ENTRE 32 COLEGIOS en el año 2013, es por esto que desprestigiar a una excelente institución no cuesta nada, se aclara el tema por que cuando se hace un esfuerzo por mejorar la calidad de nuestra educación se debe destacar y recompensar con el reconocimiento publico. (He aqui el el extracto del cual comento) El Saint Phillip of Nery de Lo Espejo es uno de esos casos. No sólo tiene el peor rendimiento de la comuna en la medición de cuarto básico, lo que ya es mucho decir, sino que en casi toda la Región Metropolitana. (COMPLETAMENTE FALSO SEÑORA Patricia Coloma) En apariencia no es un colegio venido a menos. Ocupa un enorme edificio de la zona sur de la comuna, donde priman las casas quinta y un ambiente campestre, y exhibe comodidades y equipamientos más que aceptables. También tiene el mismo afán competitivo de cualquier otro negocio. En su entrada, bajo un gran lienzo que anuncia “Escuela Competitiva, Educación de Calidad. Promedio 25 alumnos por curso”, hay afiches pegados a la pared con el siguiente aviso: PROMOCION 2011 Apoderados antiguos: Por un nuevo estudiante que traiga al establecimiento será beneficiado con una beca del 50% de rebaja en mensualidad. Por dos estudiantes nuevos, beca del 100%. eSO YA NO OCURRE SOLO EN EL PASADO. La Escuela Básica Saint Phillip of Nery, que cobra 5 mil pesos mensuales, consiguió poco más de 200 alumnos matriculados para este año.
ricardo labra | 07.07.2013
El gran problema de la educacion hoy son los sostenedores a cargo de colegios subvencionados. Un porcentaje considerable de colegio a cargo de estos sostenedores han sido multados por irregularidades, reciben recursos que no llegan a los estudiantes y profesores. A lo anterior se suma que estos llamados sostenedores nadie los fiscaliza en sus empresas anexas abusando de sus Poderes economicos. La ley debe ser mas drastica co
El engañoso éxito académico de los colegios privados que reciben subvención estatal | Metiendo Ruido | 03.10.2011
[...] (LGE), dictada en 2009, y refiere una serie de procedimientos para el proceso de admisión (ver recuadro 2). Procedimientos que muy rara vez se cumplen a cabalidad y que el ministerio fiscaliza únicamente [...]
Diego B. | 17.05.2011
Hay que mencionar que según la ley 19.979, que modifica la JEC, el 15 % de los alumnos de un Establecimiento que recibe aportes del Estado debe ser vulnerable, y al ser vulnerables son becados en un 100%. Es un concepto interesante contra la discriminación y la desigualdad en la educación, ya que la ley obliga a que la prioridad la tengan los postulantes vulnerables hasta que se llegue al 15% del total de la matrícula. La vulnerabilidad está dada principalmente por el puntaje en la FPS y por la escolaridad de la madre. Si yo apoderado soy calificado como "vulnerable" según el reglamento que rige esta ley, puedo ir a un particular subvencionado que cobra 50 mil mensual, postular , y si no tienen el 15% de vulnerabilidad en la matrícula exigir que mi hijo sea aceptado, si no, puedo hacer la denuncia en la Provincial de Educación correspondiente por incumplimiento de la ley. Entonces puedo ir a postular sin preocuparme cuanto cobran mensualmente. Otra cosa es que los colegios cumplan con esta ley, pero como ciudadanos debemos exigir que así sea.
Juan Gajardo | 19.04.2011
Liceos de Excelencia ¿Calidad certificada? Un líder inteligente es aquel que es capaz rodearse de personas tan o más inteligentes que él (JFK), lo contrario es siempre querer ser cabeza de ratón. En un diario de distribución regional, apareció el domingo recién pasado una carta firmada por un profesor que se quejaba amargamente de las contradicciones existentes entre el discurso y la práctica en el ámbito educativo. El remitente se presentaba como un docente debidamente acreditado por las evaluaciones oficiales, al haber alcanzado la categoría de Destacado y haber demostrado un alto nivel en la prueba ADVI, rendida voluntariamente, que le significaría un estímulo en sus ingresos. Todo esto si estuviera trabajando. Uno de los mecanismos para mejorar los estándares educativos, consagrados desde la más alta autoridad, es justamente premiar a aquellos educadores que exhiban excelencia tanto en su preparación como su gestión. Por lo cual el aludido no se explica, ni nosotros tampoco, cómo un elemento de su calidad es despreciado por el sistema, en tanto que otros con menos laureles, se mantienen firmes y favorecidos por la simpatía y preferencia de quienes circunstancialmente dirigen el sistema. En otras palabras, es posible que dentro de los empeños que se supone que se están haciendo para mejorar la calidad de la educación chilena, el cambio de etiqueta y rotulaje supere a las medidas concretas que signifiquen avances sustanciales en la materia. Otro ejemplo de esto, es la interpretación que se hace con la superación relativa observada en los dominios de Lenguaje en la prueba Simce. Se ha señalado por la prensa como una de las causas, la puesta en marcha desde 2008, de la Ley Sep, justo en momentos en que en tres municipios capitalinos y en Talca, se denuncian abusos perpretrados con ítem a los recursos contemplados por dicha Ley. Nuestra observación directa en contextos en que hemos laborado, nos dice precisamente que en nuestra región estos recursos han servido para alargar horarios de determinados privilegiados, financiar dudosas asesorías e implementar talleres no del todo pertinentes en relación a las necesidades reales. No le echemos toda la culpa al terremoto. De hecho, en la región aparecen varios establecimientos que, por el contrario, elevan el promedio nacional. Si ellos han podido, hay menos excusa para los demás. Hagamos notar que, por otra parte, una variación de menos de 5 puntos es es! tadísticamente no significativo, es decir, equivale a seguir estancado. Volvamos al caso del susodicho profesor y uniéndolo al tema del etiquetaje al que somos tan aficionados. Un maestro con tales antecedentes debería encontrarse trabajando en un Liceo de Excelencia. ¿Recuerda alguno por aquí cerca? La gigantografía exhibida en su frontis declama a los cuatro vientos su calidad. Pero los gestores locales han preferido jóvenes recién egresados, incluso carentes de título profesional, ahuyentando a otros que pudieran competir con las eminencias allí enclaustradas. Y muchas veces recurriendo a triquiñuelas condenables. Como lo que le ocurrió a un docente que realizaba una suplencia, profesor experimentado y reconocido en el medio local, valorado por aquellos ven la educación como una vocación y no como un rentable oficio. Mientras se reunía con apoderados y alumnos, apareció la profesora titular, (que se encontraba con licencia prenatal) dispuesta a dirigir la reunión. El docente sorprendido al principio, luego le cedió la ! testera para que procediera de acuerdo a su voluntad. La reunión se hizo sin incidentes y todos felices. Pero cuál no sería la sorpresa del profesor suplente, cuando días más tarde en un largo libelo era acusado por aquella maestra, de comportamientos agresivos y destemplados hacia su persona. Conclusión, el director decidió solicitar al Daem prescindir por el resto de los siglos de los servicios de ese profesional. Y eso después que había acordado averiguar con los participantes de aquella reunión, si los hechos descritos por la docente reemplazada se ajustaban a la verdad o no. Nada, por sí y ante sí, resolvió. Frente a eso, nos preguntamos cómo una persona puede, con su sola presencia, influir en las determinaciones de un superior que tiene enormes responsabilidades en su mano. Si queremos un establecimiento de excelencia, debemos ser exigentes en lo ético. ¿O eso pasó de moda? En La Tercera, una noticia relacionada con este mismo liceo. Un opina! nte observaba la necesidad de contar con docentes de excelenci! a. No p uede ser que quienes más influencia ejercen, presenten cada año dos o tres largas licencias médicas, privando a los alumnos de una adecuada secuencia programática. ¿No se le exige a los funcionarios públicos salud compatible con el cargo? Tampoco puede haber divorcio entre lo que promueve el titular y su equipo asesor, es decir el equipo técnico regular, no los asesores extraoficiales. En la prensa ni siquiera hemos podido apreciar una foto donde aparezcan juntos. Menos aún es aceptable que la autoridad piense siquiera en blindar a unos en desmedro de otros. La excelencia debe dejar de ser una etiqueta.
rosa | 04.04.2011
cada vez me convenzo mas que estamos en un pais bananero¡¡
krizkazema | 20.03.2011
encontre notable el reportaje y tb excepcional los comentarios sobre uniforme y textos escolares de Sr. Miranda. Saludos.
krizkazema | 20.03.2011
encontre notable el reportaje y tb excepcional los comentarios sobre uniforme y textos escolares de Sr. Miranda. Saludos.
Leonardo | 19.03.2011
Según se desprende de los resultados de pruebas internacionales (como la prueba PISA), los resultados académicos de los alumnos en nuestro país son explicados, fundamentalmente, por su origen socioeconómico. De hecho, el peso del origen del alumno es más del doble que el peso el colegio en el cual se educa, a la hora de explicar los resultados en pruebas estandarizadas. Bajo esta perspectiva, el análisis de los colegios debe hacerse respecto a los resultados que obtiene, pero tomando en cuenta el nivel de vulnerabilidad de los alumnos en sus aulas. Y bajo este punto de vista, los colegios municipales obtienen un mejor resultado que los colegios particulares subvencionados, pese a que los primeros obtienen puntajes SIMCE un poco inferiores a los segundos. Aún así, dudo que un padre se incline por matricular a su hij@ en un colegio que, por muy eficaz que sea, tenga un gran porcentaje de alumnos de alta vulnerabilidad (en chileno, hijos de delincuentes, en entornos de consumo de drogas y violencia). En ese nivel, tal vez no interese tanto el éxito académico, como la necesidad de alejar a un hijo de un ambiente que se considere nocivo. Finalmente, el tema de la segregación social a partir de los colegios, es una de las causas de las grandes diferencias culturales que se han producido en Chile a partir del dominio del mercado en el mundo de la educación. Lamentablemente, sus efectos ahora son irreversibles, y hemos generado una gran masa de personas condenadas a una vida con pocas oportunidades de movilidad social. Tal vez podamos paliar un poco el efecto de esta segregación, pero la tendencia es que las diferencias de "cuna" sigan extremándose en la generación que viene.
Francisca | 16.03.2011
Son los profesores los que agregan o pueden agregar calidad a la educación, mientras mejor preparados y pagados estén, los resultados serán mejores, Los primeros años de la educación básica son primordiales para la base y competencia de los estudiantes, como sea, es en los Colegios Particulares pagados, donde se le exige a profesores tener resultados, prepararse, etc Tengo 4 hijos y uno de ellos me salió diferente, no calzaba ni siquiera en la prueba de admisión a un colegio tradicional, que podía hacer? tuve que abrirme a los llamados colegios personalizados, y ya no buscar la competitividad de mi hijo sino la felicidad, la comprensión, el que lo acogieran. Hoy en dia está en 2 año de Sociólogia salio del Colegio Life Support, donde realmente lo animaron y sus profesores estaban altamente especializados en tecnicas pedagógicas. espero a laguien le sirva mi experiencia y sólo obtuve resultados
Concejala Claudia Pizarro | 16.03.2011
Quiero agregar como concejala que una de nuestras principales funciones es fiscalizar los fondos pùblicos y al excelente reportaje de ciperchile, falta agregar que esa baja sostenible de matrìcula fue siendo rebajada por el municipio (cursos de atràs para adelante) desde la pre-bàsica desde aprox. 6 años atràs eliminando la prebàsica el primer año, al año siguiente los 1º bàsicos, al subsiguiente los 2ºbàsicos y asì sucesivamente hasta este año correspondìa que funcionarà desde 5º bàsico a 4º medio, era cierto tenìa en esos momento una matrìcula de 900 alumnos cuàndo en el 2007 restringieron los recorridos de locomociòn municipal de acercamiento al ùnico Liceo Humanista Villa La Pintana que fue fundado en el año 1950. Quiero entregar un dato adicional en el año 2005 se construyo un pabellòn nuevo para agregar a la infraestructura del colegio por un monto apròx. $300.000.000.- construido con aporte capital del Mineduc (tenìa seguro contradado por incendio) el cuàl no fue cobrado y porque no fue informado el Ministerio de Educaciòn en ese tiempo,ignoro si el municipio se querello contra los presuntos responsables, he solicitados los informes al respecto en reiteradas ocasiones y aùn no me los entregan, responsablemente al enterarme de esta situaciòn informe personalmente mi preocupaciòn a la Seremi de Educaciòn de este hecho. Un hecho muy singular este cierre de este Liceo al parecer se ha producido sin autorizaciòn del Ministerio de Educaciòn porque cuenta con un convenio JEC vigente y de seguir sosteniendo este cierre significa un daño al patrimonio municipal de La Pintana. La densidad habitacional ha ido creciendo 3 veces màs desde que nacio la comuna de La Pintana por lo tanto, cada dìa hay menos oportunidades de seguir estudiando nuestros niños en la comuna, sino que tienen que emigrar fuera de la comuna. Yo me pregunto habràn municipios que descriminen a los niños por no ser de su comuna?? El informe no se habla de los excelente resultados y esfuerzos para que este Liceo Villa La Pintana en ùltimos resultados SIMCE hayan subido los resultados que han hecho los docentes, los alumnos y los apoderados, porque en 4º bàsicos y estan por un punto sobre la media nacional. Reitero que es un crìmen lo que se esta haciendo con la educaciòn municipal, siendo que tenemos a nuestra primera autoridad local que es miembro del Panel de Experto de Educaciòn del Presidente Sebastian Piñera. Penosamente debo decir que de la tragedìa ocurrida en la Càrcel de San Miguel 10 jòvenes "primerizos" eran de la comuna (no es un dato para seguir flagelàndonos) su edad fluctuaba entre 19 y 22 años con deserciòn escolar muchos de ellos, hijos de familias numerosas, no sacamos nada con mejorar y hacer màs recintos carcelarios e invertiendo el presupuesto nacional, si por otro lado seguimos cerrando escuelas y liceos municipales en comunas que tienen sobre el 65% los alumnos vulnerables. ¿Dònde estudiaràn??
Gonza | 16.03.2011
buen reportaje, seguiremos siendo un país de simios, educado por simios con plata que tuvieron la suerte de recibir una educación no-simia o en otros países
Daniel Miranda | 16.03.2011
Uniformes escolares No sé si se han fijado, pero desde los años 80s vemos que se ha desvirtuado el uso del uniforme escolar, herramienta pensada en el ahorro de los padres en ropa para sus hijos durante el gobierno de Frei Montalva, el Pantalón Gris, Camisa Celeste y Vestón azul; y Jumper Azul Blusa Blanca y Calcetas Azules o Blancas, ya se ven cada vez menos y parecen haber desaparecido casi por completo. Como distintivo en esos tiempos se usaba, la corbata y la insignia del colegio. Poco a poco, aparecieron las calcetas diferentes, los cinturones en las niñas, corbatines para ellas, en lugar de la corbata, la camisa blanca para ellos en lugar de la celeste; y así. Pronto, nos encontramos con la magnífica idea de algunos directores de colegio, sobretodo de “particulares subvencionados”, de primero agregar accesorios o cambiar algunas prendas, como en lugar de jumper, una falda plisada, boinas y chalecos diferentes. Luego se agregaron los buzos, polerones y parkas, llegando al extremo, de poleras en lugar de camisas, piochas en lugar de insignias, vestones de colores (burdeos, verdes, etc) y poleras para deporte. Es tanta la aberración que incluso hay dos uniformes en el año, entre marzo y abril, uno; y entre mayo y septiembre, otro; regresando al primero entre octubre y diciembre. La verdad, no sé como los padres han permitido esto, el cual es un tremendo negocio para los colegios y también se ha creado una industria comercial alrededor de estas estúpidas exigencias que no hacen más que delatar nuestro espíritu arribista y ese ánimo permanente de distinguirse por el aspecto. Les pregunto: ¿cuál es la verdadera utilidad del uniforme como tal, como un aporte al aprendizaje de los niños en el colegio? Que se vean lindos y ordenados, no es un aporte mayor al que lo es usar una marca X de cuadernos. Economía, porque me ahorro plata en ropa, me han dicho. Puede ser, siempre que la ropa fuera genérica, pero no lo es, sin mencionar que se convierte en un trauma financiero, cambiar a un niño de colegio, o que el colegio cambie de uniforme, o agregue prendas a él. Entonces, se ha perdido el espíritu de la economía con que el uniforme escolar fue creado, eso de “uniforme”, se refiere a uniformidad, pero a nivel social, entre clases sociales. Los padres que desean inculcar en sus hijos valores; deberían entender que la solidaridad nace de la empatía y de la igualdad, pero nuestros niños crecen con el germen de la segregación, los colegios fuerzan estas situaciones, con el afán de aparentar calidad y “diferencia” a través de los atuendos de sus alumnos, descuidando ítems –a mi juicio- mucho más importantes, como la Educación Cívica, la Educación Sexual, Economía Doméstica, entre otras, que son materias que los niños deberían aprender desde pequeños. Los padres deben desembolsar mucho dinero, no en la poca ropa estándar que queda del uniforme original, sino sobretodo en los uniformes diferenciados (¿oxímoron?), tiendo a creer que solo van quedando los pantalones grises en ellos; y los zapatos negros en general; ya que las camisas, poleras, chalecos, polerones, parkas, calcetas, buzos, poleras de deporte, boinas, jockeys y más, cambian, y son más costosos; debido a que no son producidos en masa. Todo esto sin mencionar de la malísima calidad en que son confeccionados, sobre todo aquellos que se venden en las casas comerciales, que encontraron en este segmento; un gran negociado; tanto es así, que se han “repartido los colegios”, y así ni siquiera compiten, salvo muy pocas excepciones. Textos escolares He aquí, uno de los más cuestionables negocios de Chile, que muchos critican, pero nadie remedia. El gobierno, con nuestros impuestos, hace el esfuerzo de comprar textos estándar según el currículo escolar, para todos los alumnos de colegios públicos o con aportes del estado. Pero este beneficio, no es aprovechado por todos los alumnos a los que está dirigido. ¿Porqué?, porque se les permite a los colegios (profesores, UTP, dirección y sostenedor) cambiar los textos, con el pretexto de que son mejores que los que da el gobierno, o porque el currículo elegido por el colegio se basa en esos textos, etc. Las justificaciones sobran. El problema es que los libros en Chile son muy caros, un texto escolar puede llegar a costar 25 o 30 mil pesos, dinero que se multiplica con la cantidad de asignaturas y cantidad de hijos; imaginen una familia con dos niños en edad escolar, unos en primer ciclo y otro en segundo ciclo. En total son 7 textos escolares (3 y 4), sin mencionar el libro de idioma extranjero. Seria esperable que en un país que avanza hacia la igualdad siempre nivele hacia arriba y quitar el pretexto de mejor calidad seria simple si el estado entrega dicha mejor calidad, cualquier colegio que reciba aportes del estado debe usar el currículo del estado (que sería el de mejor calidad), y así los textos son aportados por el estado, y no se hace el negociado a las Editoriales, que -debo decir, que los libros podrían tener estructuras que permitan su reutilización, o que no por cambiarles la portada o el nombre de los personajes, el texto quede obsoleto. Podrían -los libros- traer un cuaderno de desarrollo, para que el texto no reciba rayas y así, al año siguiente, se compra el cuaderno de desarrollo. Que el colegio siempre (o casi) use los mismos títulos de los libros, así pueden ser reutilizados por los nuevos alumnos o hermanos menores, y así, reglas simples para colaborar con la economía del país y la calidad de vida de las familias. Pero no, se hace -sin control- todo lo contrario. Dinero, y más dinero Se rebusca la forma de sacar más dinero a las familias con estos pretextos, uniformes, textos escolares, listas de útiles excesivas; lectura escolar, si, porque se usan libros que a veces son caros o difíciles de conseguir, pero el colegio tiene la solución, vender fotocopias de los libros; vulnerando la ley de derechos de autor y de pasada haciendo un negocio totalmente ilegal. Se venden las guías de ejercicios o estudio a los niños, se les piden hasta los plumones de pizarra y útiles de aseo, artículos que estimo son gastos administrativos de un colegio, y nada tienen que ver con la educación de los niños, como mejorar los sueldos de los profesores, aumentar la cantidad de horas o incluir talleres en las jornadas completas. Es un hecho que muchos colegios sí incluyen este tipo de medidas, pero los vicios, aun así, existen. Lo ideal Como escenario ideal de educación, y sin ser un experto en educación, creo que debería contemplar temas como: incluir Educación Cívica y Sexual en los colegios, Economía Doméstica, Ética o Filosofía, excluir todo tipo de sesgo religioso de las aulas; supongo que estarán de acuerdo que no es válido que un Estado separado de la(s) iglesia(s) este subvencionando con impuestos el hecho que ciertas instituciones divulguen sus dogmas co-financiados por el estado, que debe asegurar educación y no adoctrinamiento; mas allá de mis creencias, también encontraría no valido que un colegio cuyo sostenedor fuera una institución atea, e incluyera ramos relativos al ateísmo e intervenciones masivas a sus alumnos. Siento que primero, un colegio no puede involucrarse en temas que son solo relativos a la libertad de cada familia y cada persona; se debería privilegiar la libertad, la curiosidad, la diversidad de conocimiento. Inculcar dogmas, creencias, tradiciones religiosas a niños indefensos en su edad más vulnerable, es por lo menos un error, sino una aberración en un país libre, estado/iglesia separados y con libertad de credo. Me dirán, es que pueden eximirse de religión, pero esos niños son apartados de los demás, por ende discriminados, lo que a esa edad es al menos cuestionable. Además, aun eximidos, los colegios incluyen en sus actos, acciones como discursos religiosos (sermones) y oraciones, además de actividades como ir a misa o agregar como actividades extra el catecismo y celebraciones de sacramentos y fechas religiosas. Adicionalmente al currículo, creo que los profesores deberían acercarse más a las familias y colaborar en la mejor educación llevando a las reuniones temas de la escolaridad, consejos de estudio, y no limitarse a organizar días del alumno, actos, celebraciones varias, y paseo de fin de año. He sido testigo de reuniones donde he perdido 2 horas escuchando la planificación de un paseo, en lugar de hablar de los problemas de conducta de algunos chicos, o del rendimiento, o de los planes para el siguiente semestre o año, de nuestras experiencias como padres y nuestras críticas. Para eso somos citados de a uno, donde tenemos un tiempo limitado y una discusión focalizada en nuestro hijo, donde ante el temor de que nos lo discriminen o etiqueten, somos solo oyentes de un discurso lejano. He de reconocer que hay excepciones, a nivel de colegio y de profesores, pero no es una política gubernamental, no es parte de nuestro sistema educativo y no es parte de una tradición familiar/escolar. La individualidad se refleja incluso a la hora de la colación. La educación de calidad, creo, no está dada por la cantidad de kilos en libros que lleven nuestros hijos en la espalda, sino por un método y contenido actualizado, que fomente la curiosidad, que entregue herramientas para aprender a pensar, a razonar críticamente, a ver el mundo desde la horizontalidad de la empatía, y la verticalidad de la planificación. Queremos hijos conscientes, que guarden el papel de dulce en su bolsillo, que comprendan lo que leen, que se interesen por mas cosas que los realities, que algunos de nosotros los padres los dejamos ver. Que conozcan el respeto, aprendan a defender sus ideales y a respetar los de otros. Que sepan debatir y argumentar. Los niños son nuestro mayor tesoro, son los futuros administradores de la sociedad que les dejaremos y habitantes de este país y planeta, que ya está cansado. Los mejores, no son los que cuelgan más MBA en su pared, sino los que hacen las cosas bien, siempre. Con honestidad. Con verdad. Mirando al frente, sabiendo que tras ellos vienen más. Que tras ellos el camino y el paisaje deben quedar mejor de cómo estaba. Epilogo Esta nota no es un lamento, sino una búsqueda de expresar mi descontento con una de las instituciones más importantes en una sociedad, la educativa, siento que es aquí donde se forjan conductas que llevaran a nuestra sociedad en una u otra dirección, amistad, igualdad, empatía, solidaridad; que se solo se ven a modo de caricatura, juntando ropa usada “para repartir a los pobres”; los valores no se quedan en los niños, solo son testigos de la desigualdad, la que ven de lejos y con recelo, llegan a temerle, y para ello se les enseña a ser mejores, “tú, sólo tú, TÚ; no debes estudiar para hacer lo que te gusta, debes hacerlo para que ganes plata, o quiere barrer los baños como el auxiliar de tu colegio? ”, cuantas veces, hasta yo me he visto con esas lamentables frases en la boca? Soy padre de dos hijos maravillosos, uno ya de 9 y ella de 3, y vive con nosotros un sobrino de 10, a quien intentamos darle lo mismo que a nuestros hijos; es difícil, y caro, muy caro. Y creo que no debería ser así. Veo que se gastan miles de millones en cosas que mal funcionan, o simplemente se pierden entre corrupción y mala gestión, siento que tengo el derecho y el deber de reclamar, argumentando mi posición con mis propias sensaciones y vivencias.
Iván Pérez | 16.03.2011
Es triste cerrar un colegio, pero a vuestra investigación le falta información importante. Desde el año 2006 a la fecha, la matricula del colegio Villa La Pintana disminuyo desde más de 900 alumnos a menos de 300, siendo al momento del cierre, menos de un 25% de ellos, provenientes de la comuna de La Pintana. Esa merma, no es un fenómeno local, corresponde a una tendencia que es acreditable por muchos estudios y que dan cuenta de las difíciles condiciones en que debe competir la educación pública. Como tal atribuir este cierre a una intención de favorecer los intereses privados de integrante del Concejo es antojadiza, Se debe recordar que es ese mismo Concejo y el Municipio, el que ante la merma de matricula, lo que incide directamente en el financiamiento de cualquier escuela, mantuvo abierto el colegio, pese que desde el año 2006, el Municipio ha debido suplir fondos por en una cifra superior al US$1.000.000,-. Sin esos antecedentes, escribir sobre el cierre de este colegio en los términos de lo publicado, adolece de carecer de aspectos relevantes de las razones por las que se cerró el colegio, Por otro atribuir a que la propuesta entregada por el Municipio para el traslado de los alumnos, a conducirlos a un lugar dominado por la droga, sólo ayuda a estigmatizar aun más a los habitantes de ese sector de la comuna. La Pintana vive realidades complejas, difíciles de superar, hija de profundas desigualdades y estigmatizaciones, pero también vive realidades que apuntan a mejorar su presente y futuro y para ellos remitirse a toda la complejidad de esa realidad, es imprescindible para hablar con propiedad sobre ella.
Raúl Reyes | 15.03.2011
Hay algo que no consideran en esta investigación que creo que es fundamental también en determinar la calidad y equidad de la educación municipal.  En los establecimiento municipales existe un ente llamado Corporación o Daem que administra la educación y que en muchos casos se hayan sobre dimensionados por favores políticos y por contratos con amarres cuando hay cambios de administración municipal. Todo este despilfarro de dinero estatales por administración, no llega a los liceos y escuela municipales originándose un sin de precariedades, 
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones