Ir arriba

Comentarios (1)

Valdiviano. | 08.04.2009
Hace unas pocas semanas viajé a Santiago y me parece que francamente es una ciudad horrible, sin clase, desorbitada. Tuve la oportunidad de pasar frente a el monstruo que pensaba construir Paulmann, con esos aires megalómanos, que algunos empresarios chilenos poseen y francamente es una vergüenza el caudal de excreciones que pasa a pocos metros de allí, Santiago es una ciudad que se les escapo de las manos a las autoridades, la calidad de vida es verdaderamente penosa, siento una profunda lástima por las pobres personas, transeúntes, ciudadanos de a pie, que deben vivir en una urbe tan desastrosa como lo es nuestra vergonzosa capital, por suerte vivo en una ciudad con una calidad de vida incomparable, con aire puro, bellos paisajes, donde la gran mayoría de las personas son amables, por supuesto que faltan muchas cosas por hacer, si todos los recursos no se los llevara la región metropolitana, tendríamos mejor locomoción, mejores carreteras, etc. Desfavorablemente el centralismo es un problema endémico que difícilmente terminará pronto. Santiago debe repensarse o terminará siendo un caos mayor del que ahora es.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones