Ir arriba

Comentarios (26)

Marcela | 18.04.2013
Hola, bueno lo que dicen ahí es la pura verdad, bueno yo soy una ex rea, salí hace un año y estuve cerca de siete años presa y no hay ningún cambio, no aprendí nada y ahora nadie me contrata para trabajar ya que piden los papeles de antecedentes. quisiera saber si alguna vez de borran los antecedentes gracias Marcelamaca_30@ hotmail.com si alguna ex rea sabe algo escríbanme, gracias
Valeria Acuña | 07.11.2012
He leído el articulo, mientras me empapo y conozco la forma en que viven las mujeres que están privadas de libertad, desconocía que el centro antes pertenecía a un convento, dos formas de encierro bastante particulares, y que de alguna forma me hacen pensar en la relación que puedan tener ambas entidades, en la linea de la corrección y también el control social.  De lo poco que conozco, tengo la sensación de que una vez más, estamos muy atrasados en materias de género, y en la vida de estas mujeres, existe aún la mirada dominante de un patriarcado, y sus derechos como mujer son gravemente vulnerados, el derecho a estar con sus hijos, el derecho a decidir sobre su sexualidad... y también, es interesante el hecho de que el caracter o la "choreza" sea comparable con como son los hombres...  he tenido la oportunidad de conocer carceles masculinas y femeninas, y claramente son muy diferentes...  Pero tengo sed de recursos, y tengo sed de una mirada más positiva por el tema... Porque recursos deben haber... claramente...  Muy interesante el articulo! abre un debate importante y necesario...  Saludos fraternos. 
marcela | 21.06.2012
hola me interesa contactarme con alguna exrea como yo soy chilena y me gustaria conversar algo sobre mis derechos  mi correo es marcelamaca_30@hotmail.com
marcela | 14.06.2012
hola yo estube recluida en la carce de mujeres de chile y quisiera compartir experiencias con otrs reclusas me llamo marcela y este es mi correo marcelamaca_@hotmail.com gracias.
CIPER | 11.03.2009 | Socio/a 11 años y 8 meses
Estimada Pilar, Las normas al interior del CPF establecen que sólo los niños menores de dos años pueden vivir junto a sus madres en un sector especial dentro del penal (Cuna). Eso quiere decir que si una mujer recluida tiene un hijo mayor a esa edad, éste no puede convivir con ella dentro del recinto, o que al cuplir esa edad, debe salir de la prisión. En ese momento se entrega su tuición a algún familiar o, en su defecto, a centros del Sename. Sobre las mujeres en estado de gestación, hay muchas en esa situación al interior del penal. Para poder trabajar con ellas debe acercarse hasta el CPF y conversar con la persona que esté a cargo. Equipo CIPER
pilar rodriguez alvarez | 07.03.2009
hola soy pilar me gustaria que me contesten lo que les voy a preguntar 1.-porque se le quita la maternidad a la mujer que esta presa 2.-porque los bebes que nacen dentro de un recinto penitenciario son marginados y marcados desde que nacen 3me gustaria trabajar en ayuda a la mujer presa en periodo de gestacion
Ale | 23.01.2009
Hola! es muy cierto lo de citar las fuentes bibliográficas porque le resta creidibilidad. Me pareceria interesante que hablaras mas de la escuela carcel que les da muchas oportunidades a las reclusas muy importantes. Esto muy interesada en este tema, porque estoy haciendo una investigación en la carcel...podrias darme mas info????? gracias!!!!!
luis patricio | 21.01.2009
porque cuando un ser como nosotros mismos por un error lo condenan a pasar como un animal encerrado sin tener un poco de cariño, me gustaria saber de esa perpona que desea lo peor para ellas se ponga en el lugar de una de ella Somos unos canallas esto es para todos e incluido yo El Estado deberia financiar un proyecto que sea no solo "mejorar"sino rehabilitar a estas mujeres y entregarles herramientas que sean util a la sociedad y vuelvan a ser seres humanos "como nosotros"
paulina alias la cachito | 06.09.2008
yo estuve ahy mas de 5 años y no crean que todo es tan tan malo es verdad lo que dice esto pero igual hay cosas positivas dverian publicarlas salen bkn las cabras en las fotos xao y gracias por decir la realidad de las cosas
paulina alias la cachito | 06.09.2008
yo estuve ahy mas de 5 años y no crean que todo es tan tan malo es verdad lo que dice esto pero igual hay cosas positivas dverian publicarlas salen bkn las cabras en las fotos xao y gracias
miguel ángel rendón escobar | 26.08.2008
..interesantísimo vuestro artículo, muestra una cara poco conocida del sistema carcelario chileno, y en éste, la sociología puede ayudar no sólo a explicar, sino también puede apoyar en la gestión e implementación de sistemas más humanos que, junto con atender las normas y procedimientos de gendarmería, promueva estrategias y acciones que entregue luz y esperanza a las reclusas, punto especialmente relevante cuando se asume que un alto porcentaje de las reclusas son madres y, por lo mismo,tienen mucho peso en la crianza y en los modelos de madre, mujer y ciudadana.. ..si se les apoya como madres, no sólo se puede contribuir a un mejor proceso dentro de la cárcel, sino además, se favorecerán mejores oportunidades para sus hij@s, y ese es un esfuerzo que bien vale la pena promover
saludos | 17.07.2008
bueno primero que nada. muy bueno el reportaje de diana felicito a la primera reina y pucha hojalas se porten bien para que tengan mas beneficios .les deceo lo mejor
Carolina | 12.07.2008
Encontré muy interesante el artículo, aunque concuerdo con los primeros comentarios sobre la falta de referencia hacia la proveniencia de los datos. Eso es fundamental al momento de realizar juicios como los que se hacen aqui. Además, seria muy interesante saber de donde viene tal investigacion, ya que dudo que sea de manos de Gendarmeria, debido a la poca consistencia y regularidad de los estudios realizados ahi (que en realidad provienen de Unicrim, el cual ni siquiera tiene los datos actualizados del CPF). Yo acabo de terminar mi tesis en el CPF y me gustaria añadir algo. Este articulo expone muy negativamente la vida de las internas, y por el contrario aquellas entrevistadas en mi estudio hablan bastante bien de su vida adentro, refiriendose a ella como tranquila (si se quiere), no les falta nada, y a parte de los problemas psicologicos y las enormes penas de estar privadas de libertad, hay poco que le cambiarian al sistema de reclusion. La situacion no es ni cercanamente tan terrible como la de la carcel de hombres, y dicho por las mismas gendarmes, ambas carceles no pueden siquera ser comparables (especialmente para efectos metodologicos).
para nancy velasquez | 12.07.2008
bueno espero que este super bien
para nancy velasquez | 11.07.2008
hola señorita nancy. la verdad yo creo conocerla si no mal recuerdo usted estava de novicia cierto. conocio a las religiosas tanto como yo yo estuve interna en puente alto si es usted me gustaria saver yo le devo muchas disculpa a usted ya que comportamiento no fue muy grato ya que las dos corpartiamos mucho con las religiosas y si es usted yo era la regalona de la madre eliana recuerda bueno espero tener contacto con usted dejeme su correo.
yo apoyo el pasado | 10.07.2008
primero que nada el que hable mal de las religioasa es un fracasado. porque cuando las religiosa tomaron el mando todo era hermoso. la mujer no era descrimidad. era tratada con amor era escuchada,comprendida. por ende tenia su libertad dentro de la carcel tenia muchos beneficios que hoy no tienen . y maldigo el dia en que sacaron a las religioas del buen pastor a ellas las respenta. sobre todo el hombrecito que se atreve hablar mal porque .1 tu no las conoces. .2 tu no viviste con ellas no sabes. culturisate para hablar de ellas hombre tenias que ser . simpre ocpacando cuando tu no eres nada a mis religioas me las respetas
daniel | 02.07.2008
Esto es lo que la mujer encacelaa ha perdido. Y Chile ha perdido. Y la familia chilena ha perdido”, a final de cuentas, son para la risa y demuestran a ojo de buey desde donde son proferidas. yo, por mi parte, valoro la intensión de contrarrestrar el pasado del presente del CPF, pero soy una persona desconfiada si el presente (y esto se nota en los comentarios de las reclusas expuestos en el artículo, elegidos explicitamente para provocar un efecto de luz, el antes con sus jardines con caballos al aire libre, y la sobra, la actual delectividad intracarcelaria) es una isla separada del pasado. si alguien me viene con esa frase cliché, pegada a la boca de los chilenos, de que todo tiempo pasado fue mejor, me vienen naúseas y me siento como cuando a uno lo caga la paloma que, feliz, uno contempla sobrevolar los cielos. eso es cosa de revisar nuestra historia.
daniel | 02.07.2008
hola, me parece patético y aburdos los comentarios sobre en centro de reclusión de mujeres cuando estaba a cargo de una congregación de religiosas. para hacer ese tipo de comentarios, ¡joder!, hay que informarse, una cosa es la superficie y otra, muy distinta, la de fondo con respecto al adoctrimiento y la clase de rehabilitación que estas hermanas propugnaban. existen tantos fuentes litetarias (un libro publicado por LOM llamado, curiosamente, cárcel de mujeres), como ensayísticas al respecto. llegar a decir una burrada (no se le puede llamr de otra forma) como "La ayuda mas efectiva la están proporcionando las distintas instituciones de la iglesia" es exagerar y betaificar el rol de la iglesia (la mejor persona que ayuda se queja de la injusticia, pero nunca, nunca, dice que él es el justo). cualquier sociólogo o antropólogo con dos dedos de frente dirá que en gra parte, la imagen representacional o simbólico de la mujer impulsado por la iglesia católica en latinoamerica (es decir, obvio, la virgen maría) ha sido la culpable en gran medida de los espacios en los cuales ha sido marginada la mujer (quien quiera saber más al respecto, que lea huesos en el desierto, del periodista sergio gonzález rodríguez, sobre las asesinadas de ciudad huárez, en méxico). realmente, este tipo de opiniones "ellas ahi adentro representaban una presencia moral,una presencia espiritual que cualquier encarcelado valora muchisimo. Eran Cristo y eran Maria. Esto es lo que la mujer encacelaa ha perdido. Y Chile ha perdido. Y la familia chilena ha perdido", a final de cuentas, son para la risa y demuestran a ojo de buey desde donde son proferidas. yo, por mi parte, valoro la intensión de contrarrestrar el pasado del presente del CPF, pero soy una persona desconfiada si el presente (y esto se nota en los comentarios de las reclusas expuestos en el artículo, elegidos explicitamente para provocar un efecto de luz, el antes con sus jardines con caballos al aire libre, y la sobra, la actual delectividad intracarcelaria). si alguien me viene con esa frase cliché, pegada a la boca de los chilenos, de que todo tiempo pasado fue mejor, me vienen naúseas y me siento como cuando a uno lo caga la paloma que, feliz, uno contempla sobrevolar los cielos. eso es cosa de revisar nuestra historia.
fran | 20.06.2008
Hola, pienso que Gendarmería de Chile, debería tomar conciencoa con respecto a esta realidad, el Centro Penitenciario Femenino de Santiago, siempre ha sido el hermano pobre de las carceles de Santiago, la Institución no ha sido capza de visualizar la construcción de un nuevo penal femenino en santiago, el cual ayudaria a disminuir el hacinamiento que allí se encuentra y de alguna forma velar por la seguridad del personal uniformado que allií labora, además de inyectar más personal, buscar la forma de motivar a las uniformadas, par que quieran trabajar en ese establecimiento.
Roberto Cabrera Araya | 20.06.2008
Me ha gustado mucho el artículo. Da una pincelada fiel, o por lo menos eso espero, de lo que acontece en el recinto. Sin embargo, me parece innecesario que se hable de esa manera del lesbianismo, equiparándolo a delitos al nombrarlo de la siguente manera:"Hoy, las drogas, el lesbianismo, las jerarquías, las peleas, las carretas y el Coa son la tónica de una prisión que da cuenta de otra faceta del nuevo protagonismo femenino en Chile". Así se insinúa el lesbianismo como algo negativo. El que se diga que entre ellas tienen relaciones amorosas y sexuales (aquí se podría poner el porcentaje, por ejemplo), incluso se peleen en caso de infidelidad, es más que suficiente para que el lector sepa de qué se está hablando. La insinuación, con independencia a lo que piense el periodista o haya sido su intención, solamente revela una mentalidad que subyace en nuestra cultura chilensis, haciéndonos más daño aún. Saludos y gracias, Roberto
nancy velasquez | 18.06.2008
Yo evangelice en la carcel de mujeres durante el periodo en que las madres del Buen Pastor tenian a cargo esa funcion. Ellas no eran las carceleras. Siempre lo fue Gendarmeria de Chile. La diferencia estaba en que las madres llevaban el control de las situaciones sociales que alli se daban y el Estado respetaba sus orientaciones. A medida que fue creciendo el $$ destinado a las carceles fue creciendo tambien el interes de hacer a un lado a la organizacion religiosa. Asi ahogadas por no poder sustentar economicamente su maravillosa labor fueron sacadas de los penales por sus autoridades religiosas. Eso marco la gran diferencia. Yo segui evangelizando en los tiempos posteriores. Cuando ellas ya no estaban. Y soy testigo de que cada dia el nuevo sistema fue ahogando y poniendo rejas tambien a una labor de humanidad y de rescate de personas. Entro Gendarmeria de Chile con todos sus sistemas de control de la poblacion y sus profesionales. Entraron las rejas, salieron los jardines. Entraron nuevas formas de orientacion de la realidad penal y salieron los verdaderos encuentros humanitarios, espirituales. Nunca mas las internas salieron de paseo con las madres en la vieja Van que ellas conducian. Nunca mas las Gendarmes volvieron a compartir de esa forma tan cercana con mujeres que no habian tenido la misma suerte de llevar una vida diferente. No quiero decir que Gendarmeria no sea humanitario. No. Quiero decir que pastelero a tus pasteles. Para Gendarmeria un interno en las carceles es alguien del que debe dudar siempre y a quien debe quitarle espacios de llibertad. Para las religiosas un preso es alguien con quien se puede sonar con la rehabiitacion y el cambio. Y para ello se tomaban mucho tiempo. Regalaban su tiempo para oir,para acompanar. Hoy la Iglesia sigue estando presente a traves de la P.Penitenciaria, pero es una presencia limitada por las autoridades a dias y horas y si les acomoda tambien a la ausencia de esas visitas. La diferencia esta en que las madres vivian con ellas. Hoy son "visitadas" La droga, el lesbianismo han siempre parte de la cultura carcelaria. Y las madres sabian de la existencia de ese cancer. Pero este era ocultado porque ellas ahi adentro representaban una presencia moral,una presencia espiritual que cualquier encarcelado valora muchisimo. Eran Cristo y eran Maria. Esto es lo que la mujer encacelaa ha perdido. Y Chile ha perdido. Y la familia chilena ha perdido. Por que no volver a pensar en reconstruir pasos bien dados en pos de la rehabilitacion de verdad?
Francisca C | 18.06.2008
Si no entiendo mal, la intención de este artículo es dar a conocer los cambios negativos, en términos de calidad de vida para las reclusas, que ha experimentado la cárcel de mujeres de Santiago. Si es esa la intensión no logro entender el tratamiento que se le da al tema del lesbianismo, dado que se le equipara absurdamente con otros elementos como la droga y la violencia "Hoy, las drogas, el lesbianismo, las jerarquías, las peleas, las carretas y el Coa son la tónica de una prisión que da cuenta de otra faceta del nuevo protagonismo femenino en Chile." Generalmente en esta web se publican artículos que destacan por su objetividad y por el respeto y valoración de las personas, creo que este artículo es la excepción.
antonia | 17.06.2008
Que tal Juan Pablo. Es verdad que te faltó citar la fuente de varios de los porcentajes que nos expones, pues sólo en el recuadro las consideras. Esto no quiere decir que el artículo no sea importante, por el contrario, el que no hayas citado todas las fuentes nos hace preocuparnos mas del tema, y nos lleva a preguntarnos sobre qué otros organismos gubernamentales trabajan en el tema en cuestión. El sociólogo tiene razón, al decir que el quiebre cultural y valórico es en gran medida el responsable del aumento en la cantidad de mujeres que van a parar a la carcel, además del tráfico y consumo de drogas y de la baja escolaridad de las involucradas. Hay que agregar tambien, que si bien es cierto que las hermanas del Buen Pastor ya no están a cargo del manejo de las cárceles de mujeres, no por ello se han desligado de participar en la asistencia espiritual de las detenidas y de su entorno familiar. Tambien a ésta contracultura delictual y todos los otros cambios que han contribuido negativamente al desenvolvimiento de la mujer en la sociedad actual, hay que agregar el tibio rol protector del Estado, que no ha contribuido a minimizar los múltiples problemas que afectan no sólo a la mujer, sino a toda la sociedad en su conjunto, pues todos los organismos creados por éste para ayudar a solucionar las falencias de la misma, tienden sólo a mejorar lo ya deteriorado, sin muchos resultados positivos. La ayuda mas efectiva la están proporcionando las distintas instituciones de la iglesia como Hogar de Cristo, Fundación las Rosas, Un Techo para Chile, y tantas otras. Sin esta ayuda el problema sería mucho mas grave, y todas estas instituciones se financian con aportes privados en gran medida. Si bien es cierto que por parte del Estado tenemos a Sename a Sernam y otras, son todavía muy insuficientes para ofrecer una verdadera prevención de los problemas dela sociedad. Hay que recalcar que ni el estado, ni los gobiernos del momento, ni la sociedad en su conjunto han sabido ejercer su rol protector, para contrarrestar la influencia negativa de la globalización y su avalancha de anti-valores llegados desde afuera, y de los adquiridos made in home. Anti-valores que propugnan el debilitamiento del rol de la familia y su importancia básica y principal. Especialmente los distintos gobiernos de turno parecen haberse coludido con este sistema neoliberal que propugna sólo la importancia de los bienes materiales, y pisotea y destruye los valores más básicos de la sociedad, y que es a mi juicio el verdadero responsable de tanto descalabro. Tambien hay que recalcar el poder destructivo de las drogas, tanto en su poder corruptor, como la rápida adicción a ellas por parte de quienes las consumen, y su dificil y escasa reabilitación. Por ello lo mas importante de para revertir en forma eficaz el problema de la mujer y su rol en la sociedad actual, el Estado y toda la sociedad en su conjunto tiene que ocuparse principalmente de prevenir los males que la atacan, además de tratar de arreglar lo que no está bien. Construir una sociedad mas justa, que de a cada uno lo que necesita es tarea de todos, pero principalmente del estado y sus gobernantes, que son a quienes la sociedad les confía su manejo.
Francisca | 16.06.2008
Me gustaría saber de dónde obtuvieron las cifras y datos estadísticos, los que no son siempre citados en el texto, lo que me parece una falencia, ya que le resta credibilidad al reportaje de investigación. Por ejemplo, cuando se habla de que el 84,8% es madre, el 61,2% es soltera, el 46,2% es dueña de casa, el 9,8% es extranjera y el 67,5% está condenada.... esos porcentajes quedan en el aire. Igualmente, cuándo se menciona que el lesbianismo al interior del penal corresponde al 26% de la población, y se refiere un estudio realizado en 2003 por la socióloga Paula Silva, creo que debería vincularse a más información sobre este estudio. Tampoco me parecen sólidos los datos relativos al porcentaje de mujeres privadas de libertad que estudian o trabajan. Cuando se entrega información específica al CPF de Santiago, puedo deducir que esa cifra se obtuvo de Gendarmería, pero eso tampoco queda claro, ni siquiera se cita a la fuente.
Raúl Gutiérrez V. | 14.06.2008
Corrijan el error ortográfico que hay en el texto "si bien los cortes auto infringidos en brazos y estómago y las sobredosis de pastillas para la depresión son comunes... Obviamente los cortes son AUTO INFLIGIDOS
HQ. Gatica | 13.06.2008
Si bien es cierto que La Cárcel de Mujeres de Santiago ha experimentado un empeoramiento radical esto no quiere decir que esta antes haya estado mejor porque no es lo más adecuado que monjas se hagan cargo de personas que han cometido delitos y que estas cumplan un rol de carceleras. El aumento en la cantidad de reclusas es una muestra clara del empeoramiento social que Chile está sufriendo y donde las mujeres no quedan excluidas. El periodo de reclusión tiene que ser un período de rehabilitación y debe estar acoplado a los avances en el reacondicionamiento social más que al tiempo de castigo emitido en las cortes. Si se envía a mujeres a lugares donde van a ser escolarizadas en el delito y en la inmoralidad con la escusa que están pagando una condena es mejor dejarlas en libertad porque la medicina hoy es peor que la enfermedad.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones