Ir arriba

Comentarios (18)

Operación Colombo: "Exterminados como ratones" | 26.01.2009
[...] Operación Colombo: "Exterminados como ratones"ciperchile.cl/2008/05/29/el-rol-de-los-medios-en-la-operacio... por mystico hace pocos segundos [...]
pablo..911 | 24.06.2008
""PREOCUPASION"" ES UNA LASTIMA, QUE DESPUES DE CUATRO GOBIERNOS DE LA CONCERTACION, EN ESTE PAIS AUN SE HABLE DE LAS PERSONAS DEL PASADO TANTO DE TENDENCIA DE DERECHA COMO DE IZQUIERDA, CON TANTO ODIO - REVANCHISMO-PIENSO QUE ASI COMO VAMOS VAN A PASAR CIEN AÑOS Y TODABIA VAMOS A ESTAR EN LO MISMO, MAS LASTIMOSO ES NO PENSAR EN EL PAIS QUE LE ESTAMOS LEGANDO A NUESTROS HIJOS, LOS QUE SEGUIRAN ESCUCHANDO HABLAR DE LA - UP- DE LA DICTADURA- DE DERECHA E IZQUIERDA- CONSTRUYAMOS UN PAIS DEL QUE NOS SINTAMOS ORGULLOSOS DE NUESTROS MILITARES Y DE TODA NUESTRA CLASE POLITICA, QUE NO SEA EL TEMA DIARIO EL DE LA CORRUPCION- LA PROBIDAD -LA ETICA -PORQUE YA TODOS ESOS MALES DEL PASADO LOS SUPERAMOS, Y PODREMOS DECIR CON MUCHO ORGULLO SOY ""CHILENO MIERDA""
Ernesto | 11.06.2008
En mi modesta opinión, ellos no dispararon pero si faltaron gravemente a la verdad sobre los deudos y eso es una falta que pudieron reparar hace mucho tiempo y no lo hicieron. Entiendo el temor que les provocaba la dictura, pero pudieron hacer un mea culpa, no lo hicieron y eso es lo que agrava su falta !!! Pudieron dar todo de si para encontrar a los culpables hace mucho tiempo, pero hicieron como el avestruz !! Habían vidas, sueños, esperanzas !! Eso fue pulverizado, solo por pensar distinto ??
Lucía Escobar | 06.06.2008
Querida Mónica González: Felicitaciones por el artículo. Tengo la cultura suficiente para saber y reconocer quien eres. Ni soñaría darte cátedra sobre periodismo, ni ética, ni valor. Por deformación reviso casi toda la prensa on line. Poco antes de entrar a CIPER visité LUN y su portada era un póster de unas pechugas con silicona. Lo primero que pensé fue: "Vaya, la derecha está apoyando el paro de camioneros, aliados de siempre" (a diferencia de las portadas de LUN durante la revolución pingüina del 2006, que demostraban la inquietud derechista porque les tocaran uno de sus negocios). ¡Y después encuentro tanto pinochetista intentando denostarte por este artículo! ¡Estupendo! están preocupados, asustados quizás, de que exista prensa que no pueden controlar y que además es instantánea masiva y sin fronteras. Bien por CIPER. Un abrazo sincero.
antonia | 05.06.2008
Felicitaciones a Patricio Araya Gonzalez por su comentario, y tambien por las excelentes calificaciones al titularse. Lástima que don Guillermo no entendió mi comentario anterior. Mi retórica no es añeja, ni virulenta. En 1972, cuando tenía 15 años deje decreer en la izquierda, porque me di cuenta no practicaba lo que predicaba. Desde esa edad mi pensamiento es profundamente independiente y analítico. No pretendo restarle importancia al artículo de Monica Gonzalez, ni mucho menos desconocer los hechos en que se fundamenta. Viví en calama desde 1969 hasta 1977, y allí tambien sucedieron cosas tan terribles como ésta, las vi de cerca, y por eso le recuerdo a Mónica tener en cuenta los terribles odios y deseos de venganza que se agitaban en esa època. Odios y deseos de venganza que algunas personas aun hoy alimentan, y ello no contribuye a honrrar el sacrificio de todos los que murieron por sus ideales en tan horribles circunstancias. Si la prensa de esa época contribuyó a esconder la verdad de los terribles sucesos, y con ello legitimó tan tremenda mentira, esto debe hacer pensar a los periodistas en la importancia de su rol de comunicadores y presentar los hechos sin matices políticos personales. Reitero mis felicitaciones a Patricio Araya, y ojalá haya mas periodistas como el, que con su lenguaje contribuyan a un periodismo con altura de miras.
Patricio Araya González | 04.06.2008
Hice mi seminario para optar la título de periodista sobre la Operación Colombo, cuestión en la que me mantuve ocupado durante un año. Realicé una amplia investigación periodística, entevisté a muchas personas, hice una completa revisión del material bibliográfico y hemerográfico relativo a este caso, incluso, conversé con la periodista Mercedes Garrido, ex editora del diario La Segunda, a quien se sindica como autora intelectual del emblemático titular "EXTERMINADOS COMO RATONES", en fin, me lo tomé en serio. Mi tesis se titula "Estudio de la estrategia de los diarios El Mercurio, La Segunda y La Tercera en la Operación Colombo". Un selecto grupo de profesores de la Escuela de Periodismo de la USACH - sin militancia política alguna y con vasta experiencia académica - calificó este trabajo con nota máxima 7.0; lo mismo que mi examen de grado. En consecuencia, puedo - así lo imagino - hablar con cierta propiedad respecto a este montaje periodístico, el que no sólo se ha convertido en el capítulo más siniestro del periodismo chileno, sino que se sitúa entre los más deleznables de la prensa mundial. Toda una vergüenza. Con profunda humildad, le rogaría a quienes le niegan veracidad a los hechos descubiertos en relación a la Operación Colombo, y justicia y respeto a sus 119 víctimas, que, en primer lugar, se informen, para ello hay suficiente material; y en segundo término, que hagan ese imprescindible ejercicio cartesiano de deshacerse de todo lo sabido, que duden de todo, y luego, se armen su propia opinión, y que no continuén con esa gabela tan invalidante de la autocompasión. Soy periodista. A mucha honra. Y me provoca prurito leer tanta impresición. Informarse bien equivale a educarse bien. No vaya a ser cosa que después de treinta años terminemos leyendo en la prensa las disculpas de quienes opinaron a tientas y a locas, sin recabar, analizar y poner en circulación algo más que una primera impresión. Decía un antiguo jefe: "Nunca existe una segunda posiblidad de causar una primera buena impresión". Lo señalo como una reflexión respecto a quienes hoy me suenan como fascistas, a través de sus opiniones mal construidas, irracionales, y hasta, esquizoides. En cambio, me gustaría, aunque fuera un ejercicio lato y estéril, poder, en una segunda vuelta, conocer sus opiniones más sólidas, más informadas, y por qué no decirlo, más cultas y civilizadas. Esto no es farándula. No se trata de unos gramos de silicona de más o de menos, en los pechos de una rubia a la fuerza, se trata de 100 hombres y 19 mujeres que fueron arrancados de "entre nosotros" - según nos relata la periodista Lucía Sepúlveda; se trata, por nombrar sólo a dos ex compañeros de universidad, de Julio Fidel Flores Pérez, 22 años, soltero, estudiante de Ingeniería en Minas (sede Antofagasta), su hermana Arcadia, quien fue abatida en 1981, estudió Periodismo en la U. de Chile y fue editora del periódico El Miliciano, y una de las fundadoras de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. Julio fue detenido el 10 de enero de 1975 y visto por última vez en Villa Grimaldi…hoy tendría 54 años, y de Hugo Daniel Ríos Videla, 21 años, casado, un hijo, estudió Ingeniería Mecánica. Antonio, para sus seres queridos y amigos, escuchaba rancheras y boleros, también cantaba las canciones de Serrat, fue detenido el 14 de febrero de 1975 y visto por última vez en Villa Grimaldi… hoy tendría 53 años. Ambos tenían sueños, como nosotros; amaban la vida, como nosotros; y, a no mediar la mano de sus asesinos, hoy serían profesionales, como nosotros… De eso se trata, no de mera imaginería de unos otrora derrotados por el fascismo y ahora ufanos triunfadores de la democracia, cuya una misión en la vida es la venganza; no, no es eso; se trata de 119 personas que nos faltan... al final del día. Patricio Araya Periodista, a mucha honra.
Guillermo Campos | 03.06.2008
Roberto Ramírez, Antonia y Cía., opinen y defiendan a la dictadura con toda su añeja retórica...nadie los matar como ratones.
alberto contreras silva | 03.06.2008
Periodistas que creía objetivos, han demostrado que no lo son , los periodistas investigativos son transparentes y buscan la verdad , pero la verdad objetiva y no la que sirve a determinados grupos.
noemi lorca abarca | 03.06.2008
detengan a este mundo loco, que me quiero bajar. los que hicieron esta carniceria son las pobres victimas y los que murieron injustamente son los malos, porque quien dice que fueron juzgados.
Rodrigo | 02.06.2008
Trato de no leer artículos. Conocer los detalles de lo que paso, deja una depresión de varios días, hasta que la cotidianeidad te obliga a suavizar la memoria. Lo dicho por los periodistas involucrados en este fraude, es verdad; "...pero con el ambiente que vivíamos…" " ...viviendo en aquellos años..." Pero sin ser periodista, supongo que si no se pueden constatar los hechos por la razón fuese, no se publica. Y menos con los titulares que se hicieron. Lo que hicieron, no fue cuidar a la familia, fue colaboran con los que estaban cometiendo el crimen. Supongo también, que los Diarios involucrados tienen alguna responsabilidad ética consigo mismos y hacia sus lectores. Me disculpo si me equivoco, pero no vivo en Chile, y no he sabido de ninguna disculpa publica, y menos hecha en la magnitud en que colaboraron con el fraude. The new Republic hace algunos años atrás descubrió que uno de sus periodistas inventaba gran parte de sus artículos. La revista hizo una investigación, publico una lista de todos los artículos involucrados, e hizo un mea culpa. Ahora, ninguno de esos artículos estaba relacionado a muerte, tortura, ni nada parecido. La soberbia de los que dirigen estas instituciones tiene una consecuencia terrible, que es colaborar a que aun allá gente que piense y justifique lo injustificable como personas que ha escrito comentarios sobre este articulo. Mostrar arrepentimiento ante la gravedad de los hechos ayudaria enormemente a que la gente pensara distinto. Salí del país recientemente y no por razones políticas, para que no se me descalifique de entrada. Y me siento aliviado de no vivir en Chile, porque el caminar junto a directores, editores, periodistas de esos medios, y gente con una soberbia que da susto, y que siguen diciendo barbaridades ante cualquier hecho, da miedo.
antonia | 02.06.2008
Querida Mónica Gonzalez, no se que edad tienes, pero por tu lenguaje te imagino muy joven. El problema con tu falta de objetividad es el tinte político con el que escribes. Estoy de acuerdo con el comentario de Roberto Ramirez. No puedes escribir en forma objetiva si sólo tomas en cuenta un lado de la historia. Este es el problema con ustedes los periodistas cuando abrazan un color político, que les falta objetividad para presentar los hechos a la luz del contexto en que sucedieron, o mas bien dicho a la falta de luz en que ellos ocurrieron. Para los que vivimos los tres años de la UP, y posteriormente el golpe de Estado, sabemos que lo menos que se decía era la verdad. Debo recordarte que el golpe de Estado ocurrió porque CHILE ESTABA QUEBRADO EN TODOS LOS SENTIDOS. Todas las instituciones estaban intervenidas políticamente. El quiebre político, social, económico y moral era total. Las divisiones eran tales, los odios, los deseos de venganza lo oscurecían todo, y de este pasado debieran hacerse cargo todos los actores políticos de la época. Estos odios, este quiebre moral eran tan patentes que no sólo los políticos hacían cosas malas. Si tu vecino o tu compañero de trabajo te caia mal, bastaba que le inventeras algo y lo llevaban detenido. De este modo pagaron muchos inocentes que no tenían ninguna culpa. En esos dias no podías no estar de acuerdo. Por otra parte tu misma admites el poder de la prensa cuando se colude con el poder gobernante del momento, y calla porque no puede o no le conviene decir la verdad. En las dictaduras, sean de derecha o de izquierda no puedes ser dicidente, no puedes estar en contra del régimen establecido. Aun hoy en esta seudodemocrácia o democrácia en pañales, los medios de comunicación pintan la verdad con su tinte político favorito y entonces es una verdad a medias. Ningún actor político reconoce su responsabilidad en los hechos que oscurecieron nuestra historia reciente de 40 años. Todos son blancas palomas, el culpable es el otro, cada cual se considera mejor que el otro, y la mayoria de los periodistas les hacen el juego por desgracia.
Rafael Cárdenas | 02.06.2008
Lo que resulta en verdad increible es que a veinte años del triunfo del NO y la derrota de la dictadura en el plebiscito de 1988, con el exdictador ya muerto, al igual que su ideólogo, Jaime Guzmán, sigamos regidos por la institucionalidad autoritaria que nos impuso aquel régimen de facto y que creíamos haber derrotado en aquel acto cívico ejemplar de participación ciudadana. No es presentable ni decente y resulta completamente irracional e incomprensible en el concierto internacional de las democracias representativas, seguir prisioneros del legado institucional que nos dejaron dos finados de siniestra memoria.
Luis A Ruiz H | 02.06.2008
Es increible que a casi 40 años del Pronunciamiento Militar, se continue con el desfile de militares por los Tribunales de Justicia o es decir Tribunales de Injusticia y Corrupción, hasta cuando vamos a continuar y que psa con los que undiron a este país en los 70, hasta cuando los jueces van a saltar acorde con el Gobierno de turno, los que en los últimos años han ido de izquierda y de extrema como el actual, hay que recordar qu nos esta gobernando una ex mienbro de un grupo terrorista y que fun los causante de un grn número de victimas en este país, de eso se olvidan los jueces y no lo investigan. lo mejoes que de una vez por todas se termine con este show qe lo único queestn tratando de lograr, es sacar mas plata de lo que ya obtenido.
roberto ramirez | 01.06.2008
Sorprende la parcialidad del articulo, la falta de rigurosidad que uno siempre espera en un equipo periodístico, que sea capaz de colocar los hechos en el contexto histórico que se vivía, con un terrorismo organizado que mataba a mansalva también a victimas inocentes con bombas en la vía publica. Se transforman en un instrumento mas de la parcial y falsa información que la izquierda se ha encargado de difundir contando su propia verdad de un periodo complejo de nuestra historia. Que pobreza de recursos, cuanto espera este país un periodismo mas objetivo, es una nueva desilusión que contribuye a la "mentira organizada" que coloca a los próceres "democráticos" de hoy, antiguos seguidores de la dictadura del proletariado, como amantes de la pluralidad y de la libertad. No justifico las acciones de exceso cometidas, solo pido un poco mas de ecuanimidad de quienes tienen la enorme responsabilidad de difundir y analizar el pasado y sus enseñanzas para sacar las experiencias necesarias en el presente
Rafael Cárdenas | 01.06.2008
A propósito del comportamiento de tales medios, reproduzco mi comentario sobre ellos ya publicado anteriormente: "S.O.S. Ciudadano Al margen de que aún no hayamos alcanzado una democracia en serio, en que se dé el gobierno de la mayoría y no el cogobierno de aquélla con una minoría sobre representada -merced a una institucionalidad ad hoc legada por la Dictadura y cuya llave maestra es el antidemocrático sistema binominal-, hay que recordarle a nuestra autocomplaciente y extraviada clase política que tampoco resultará posible una situación de Estado de Derecho y democracia plena mientras no exista un verdadero pluralismo en un escenario de la más amplia libertad de prensa, lo que estamos muy lejos de cumplir. Como bien destaca el investigador norteamericano Ken Dermota en su trabajo traducido al castellano como “Chile Inédito” (Ediciones B Chile S.A., 2002), mientras en Estados Unidos (así como en las principales democracias occidentales) la libertad de prensa y el pluralismo constituyen basamentos fundamentales e imprescindibles de la democracia y el Rule of Law, en nuestro país, en cambio, se los considera como “la guinda de la torta”, i.e., como un plus deseable, pero que no representa un pre requisito o conditio sine qua non de la democracia. Quisiera destacar aquí lo que a mí me significa la pobreza extrema de nuestra prensa duopólica de derecha, a la que he motejado en varias ocasiones como la más pobre del Continente Americano, con la sola excepción de Cuba, como una forma de ejemplificar desde un punto de vista muy personal, conocido por experiencia propia, el grave problema de falta de pluralismo y libertad de prensa que sufrimos en esta democracia de mentira o Transición eterna en que vivimos prisioneros desde 1990. Puedo testimoniar que sufro de dicha situación de pobreza en forma muy directa a través del rechazo permanente para mis envíos de comentarios a los diversos medios nacionales. Efectivamente, no obstante haber dirigido siempre simultáneamente dichos comentarios a todos los diarios impresos de Santiago (salvo La Cuarta), junto a otras publicaciones periódicas y a El Sur de Concepción, es éste el único diario que, de vez en cuando, publicaba mis cartas (cosa que ya no ocurre), aunque casi siempre reducidas a no más de un tercio de su extensión original. También han acogido mis envíos las publicaciones periódicas El Periodista, Punto Final y The Clinic, lo que agradezco. En El Mercurio de Santiago, hace ya siete años que no se me publica nada, no obstante haber reclamado en forma explícita por ello en varias ocasiones, sin siquiera recibir un acuse de recibo al respecto. Como buena prueba de la grosera censura que sufro en dicho medio, puedo agregar que el desaparecido Diario Siete, durante su corta existencia de poco más de un año, me publicó más de 50 cartas, todas las cuales, fueron simultáneamente enviadas a El Mercurio (de hecho, varías de ellas daban respuesta o se referían a cartas o artículos publicados por dicho diario), así como al resto de los medios mencionados, sin que el decano publicara ninguna. Lo más exasperante de esta situación, es que no tengo explicación alguna de esta actitud discriminatoria hacia mí de parte de “la Tribu”, y sólo puedo especular acerca de un capricho de nuestro Rupert Murdoch criollo, lo que dista de ser un consuelo. Lo que sí hay que reconocer es que en El Mercurio se da una singular esquizofrenia editorial entre su versión impresa y el blog, donde se brinda amplia acogida a las más variadas opiniones. Ello, en tanto no critiquen a la primera o al blindado Hermógenes Pérez de Arce, cuyas panfletarias monsergas pinochetista de los días miércoles, en las que semanalmente insulta a medio mundo, hace años que sólo trasuntan senilidad y decadencia. En el caso del diario La Nación, éste tampoco me publica nada desde hace años, pese ha haber reclamado el año 2006 directamente ante Jorge Olave por recomendación de Felipe Portales, sin resultado alguno. Lo último que recuerdo publicado, eran cartas que decían relación con el caso Spiniak y sus protagonistas, tales como Longueira y el abogado Espejo (el mismo que pretendió ser nombrado Fiscal Nacional). Ello coincide con el término de la dirección de Alberto Luengo en La Nación, quien entiendo fue despedido por presión de la UDI, en uno más de los tantos actos de amedrentamiento que abundaron durante dicho período. La Tercera no recuerdo que me haya publicado nunca una carta, con excepción de una de ya muy antigua data, en que sugería, entre otros aportes a nuestra Transición, negociar con el Gobierno de Su Majestad británica el destierro de Pinochet en Santa Elena, para beneficio y satisfacción de todas las partes involucradas, incluido el ex dictador. Las Últimas Noticias, en tanto, me ha publicado muy esporádicamente una que otra carta. Como le ha de constar a cualquiera que haya leído páginas web como (hace tiempo desaparecida), , , elmostrador.cl> o (también desaparecido como blog), la ausencia de mis cartas en la prensa nacional, no tiene su explicación en que yo no las escriba. Finalmente, pregunto: ¿es que no hay nadie entre nuestros representantes que pueda influir en alguna forma para poner fin a esta situación de censura de que doy cuenta, si no en el duopolio El Mercurio-Copesa, al menos en el diario La Nación?; ante tal situación de miseria periodística, ¿cómo puede nuestro actual Gobierno, a través de su Ministro de Economía, tener el desparpajo para afirmar que se dispone a pedir la nulidad del fallo de CIADI -cuyo cumplimiento conllevaría la anunciada aparición de un nuevo medio que nos signifique un mínimo de pluralismo- "por una cuestión de principios"? Rafael Enrique Cárdenas Ortega.".
soledad | 01.06.2008
Gracias Mónica ojala estos "periodistas" hubieran sido como usted y no complices de la dictadura. Esperemos que sus conciencias les recuerden sus crimenes.
alberto contreras silva | 30.05.2008
Los periodistas que escribieron los citados artículos, lo hicieron de voluntad o fueron presionados por los directores o propietarios de los medios aludidos . Por analogía con lo que ocurrió en las FF.AA y de Orden , que hubiera pasado si sencillamente los periodistas se niegan a publicar lo que se les ordena. Los temas se deben abordar sin tanta pasión , ya que muchas veces por el temor al desempleo , periodistas publicaron cosas en contra de su voluntad , distinto es haberlo hecho con voluntad y sabiendo que todo era una falsedad o porqué eran miembros de servicios de inteligencia y parte de su trabajo, consistía en la publicación.
Montserrat Nicolas | 30.05.2008
¿El próximo paso sería los dueños de los medios?
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones