Ir arriba

Comentarios (3)

Ivan Quero | 30.05.2008
Es verdad que existen muchas anomalías en este bello y sorprendente país. Pero, esta cambiando, poco a poco. Estuve un par de semanas allá (febrero de 2008), en Asunción y Ciudad del Este, y algunas cosas han cambiado. El desorden de tanta gente transitar, en la frontera, en el día, ya no se ve, por ejemplo. Para mi, la gente paraguaya es maravillosa. Como todo país sudamericano, tiene muchos problemas, y mas que otros. Pero su gente avanza y es muy cálida. Conocí, en esta visita, después de seis años sin ir, a personas muy hospitalarias, modestas y de bastantes recursos. Podemos focalizar, también, en lo positivo de esa sociedad. Esperemos que con el nuevo presidente, Sr. Lugo, las cosas continúen cambiando para mejor, por el bien de Paraguay, por el bien de Sudamérica.
antonia | 15.05.2008
Que bueno que por CIPER y por el señor Cantelmi, nos enteramos en Chile de lo que pasa al otro lado de los Andes. Pero el señor Cantelmi se equivoca al decir que la dictadura paraguaya es la mas extensa de América latina, creo que se le olvidó que en Cuba todavía persiste un gobierno dictatorial, que ya lleva c incuenta años y todavía tiene para no se cuanto. Allí tambien hacen elecciones truchas, tan truchas, que en ellas sólo se cambian los dirigentes del único partido existente en el país, tampoco nadie puede expresar disconformidad, y la iglesia ha sido duramente reprimmida, tanto que hasta la ida del papa Juan Pablo II a ese país, la iglesia y el pueblo no pudieron celebrar ni siquiera Navidad. Por lo menos en Paraguay, al igual que en Chile la Iglesia pudo ser la defensora de los que no tenían voz, y al igual que en Paraguay, en Chile tambien había "un cardenal rojo". En las dictaduras izquierdistas lo mínimo que le dicen a la Iglesia es que "es la adormecedora de la conciencia del pueblo" y no solo los curas y seminaristas, sino tambien las religiosas son perseguidos a muerte. Sólo basta revisar un poquito la historia para comprobarlo. En Chile nuestro dictador, después de 17 años de gobernar, llamó a un plebiscito en 1989 a todo el pueblo para preguntarnos si queríamos que siguiera gobernando, y perdió por un margen mas bien estrecho y en 1990, entregó el poder a un gobierno elegido por el pueblo, volvió la democracia. Una democracia que desde entonces y hasta el dia de hoy nuestros políticos no han sabido valorar ni respetar, ni mejorar. Hoy en el Chile democrático, si el pueblo sale a la calle a manifestar su descontento por los múltiples problemas que el gobierno no ha solucionado , es reprimido por la policía uniformada, tan duramente como en dictadura. Los políticos tienen la piel muy delicada, y aquellos que se llenan la boca con el pueblo, a la hora de la verdad se olvidan de el. Por último, es increible, pero en democracia hay mas corrupción que en la dictadura. Ojalá no ocurra la mismo en Paraguay.
Loreto Fernández M. | 14.05.2008
Por favor suscribir, gracias.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones